Introducción a los factores de riesgos

Al empezar a redactar este post me di cuenta de que sería un texto más largo de lo habitual… tan largo, de hecho, que muy posiblemente hubiese resultado aburrido. El problema está en que trataremos de un tema recurrente y aplicable a todo el futuro material de psicología del blog, de modo que me interesa que los conceptos estén bien explicados y redactados para poderlos referenciar más adelante como información bibliográfica. Es por este motivo que he optado por el tema del que me gustaría hablar en 4 post distintos:

  • El primero post es este, que actúa a modo de introducción para definir algunos conceptos clave y para preparar el terreno para tratar los factores tal y como se merecen.
  • El segundo tratará de los factores predisponentes: qué son, en qué se caracterizan y en qué modo podemos tratarlos des de la psicología.
  • El tercero hablará de los factores detonantes, haciendo especial referencia al impacto que generan en las personas que los padecen y de qué modo podemos minimizar sus efectos.
  • Finalmente, en el cuarto post se definirán los factores de mantenimiento, que son los que más preocupan a la psicología y dónde se suelen centrar los esfuerzos de la terapia.

Estos factores suelen estar presentes en cualquier situación de dificultad física y/o psicológica y sus definiciones y explicaciones son cruciales para poder entender la psicopatología y los trastornos mentales (es por este motivo que aún no me he podido centrar en los temas de la salud mental, ya que sin la base teórica adecuada resulta prácticamente imposible comprender los motivos que llevan a las personas a cometer actos extraños o bizarros).

Al hablar de la Teoría de la Vulnerabilidad sacamos a tema los factores predisponentes, los factores detonantes y los factores de mantenimiento… pero ¿qué son estos factores? ¿En qué consisten? ¿De qué modo pueden afectar a la psique humana?

Pues bien, todos estos factores se englobarían dentro de los factores de riesgo. Entendemos por factores de riesgo todas aquellas circunstancias o situaciones que aumentan las probabilidades de una persona pueda contraer una enfermedad o cualquier otro problema de salud.

Los factores de riesgo pueden afectar a la salud, ya sea a nivel físico o mental.
Nosotros nos centramos en los psicológicos.

Eso quiere decir que los factores de riesgo implican que las personas afectadas por dicho factor/es puedan presentar un número de problemáticas sanitarias mayor al de las personas sin estas características. Dicho de otro modo, si tener un problema sanitario (ya sea físico o mental) fuera como ganar un premio a la lotería, los factores de riesgo serian papeletas con opciones al lote ganador.

Evidentemente, eso no quiere decir que cualquier persona con factores de riesgo ya tengan automáticamente un futuro de trastornos o enfermedades; siguiendo con la analogía, puedes tener las papeletas con opciones a premio pero no por eso ganar el premio gordo: puede que las papeletas no tengan el orden de número correcto, que solo te toque un premio menor o incluso que optes por no jugar a la lotería y lanzar tus boletos a la basura.

Estos factores se clasifican en personales y contextuales en función de su origen. Los factores de riesgo personales son aquellas características que dependen únicamente del propio sujeto, de carácter individual e intransferible, y suelen guardar relación con su personalidad. Por su parte, los factores contextuales son aquellos que dependen del entorno y de las experiencias vitales del sujeto, así como su relación con las otras personas y el trato que ha dado/recibido de ellos. A menudo encontramos que la persona con problemáticas presenta distintos factores de riesgos, tanto personales como contextuales, y no es extraño que estos estén relacionados uno con los otros; por ejemplo, una inteligencia baja (factor de riesgo personal) que suele estar relacionado con la falta de estimulación intelectual (factor de riesgo contextual).

Aun con todas sus semejanzas, los factores de riesgos predisponentes, detonantes y de mantenimiento presentan tantas diferencias significativas entre ellos en el modo en que pueden afectar a la salud que deben ser tratados aparte y trabajados a distintos niveles en términos psicológicos.

Saludos y hasta la próxima

Jaume Jubany

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s