Habitabilidad planetaria

El tema de la posibilidad de vida en otros planetas es algo que siempre, a los humanos, nos ha intrigado. En nuestra galaxia hay, entre 400.000 i 800.000 millones de estrellas, según estimaciones recientes. Es conocido también que, contra lo que se creía tiempo atrás, la enorme mayoría de estrellas poseen al menos un planeta.

A estos hechos hay que añadir que las estrellas binarias (estrellas que se orbitan mutuamente una a otra), son muy comunes, y se ha debatido largo y tendido sobre la habitabilidad de planetas que orbiten un sistema binario (o de más estrellas, múltiple). Ya no solo la habitabilidad, sino la posibilidad de que existan dichos planetas directamente y no fueran destruidos, quizá antes de su formación, por las propias estrellas.

¿Qué elementos deberíamos considerar para hablar de un planeta que pueda albergar vida terrestre?

A todos nos viene la cabeza una propiedad muy clave, que es la temperatura. Es de las más importantes ya que permite que exista agua líquida en el planeta, cosa harto importante ya no solo para el desarrollo de la vida, sino porqué los seres vivos estamos constituidos en gran parte por agua, y que la temperatura la hiciera transformarse en vapor no sería para nada beneficioso.

La temperatura viene determinada en su mayoría por la distancia a la estrella, y el tipo de estrella. Hay estrellas más cálidas que otras, como comentamos en (insertar enlace). También afecta la composición de la atmósfera, si hay gases de efecto invernadero, el albedo planetario (capacidad del planeta para reflejar, y no absorber, la luz procedente de la estrella).

Otra propiedad es la gravedad, estrechamente relacionado con la densidad del planeta. ¿Por qué la densidad? Bueno, podría existir un planeta relativamente masivo, pero poco denso, en tal caso la superficie estaría alejada del centro del planeta y se vería menos afectada por la gravedad del mismo (no nos olvidemos que, en física, suponemos que el origen de la fuerza es el centro de masas, o sea, el centro del planeta).

Concepción artística de un exoplaneta visto desde su luna.

Hay otras propiedades que pasan más desapercibidas, como por ejemplo el tipo de estrella, al margen de la temperatura. Las estrellas con más masa, suelen ser más inestables y viven menos, quizá no dando tiempo a que se desarrollara la vida antes de perecer, normalmente en forma de supernova destruyendo los posibles planetas.

También puede el planeta estar muy cercano a una estrella fría (como una enana roja), y tener una temperatura adecuada pero al estar tan cerca puede estar anclado por marea, lo que significa que siempre daría la misma cara a la estrella, justo como la Luna hace con la Tierra. En una zona del planeta sería siempre sol (calor y radiación), y en la otra noche (frío absoluto). Lo ideal sería, vivir en el terminador, en un amanecer/anochecer eterno.

Más adelante hablaremos de la habitabilidad de planetas conocidos, sobretodo del sistema solar ya que son de los que más datos disponemos, lógicamente.

Saludos y hasta la próxima

Kapteyn

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s