Los factores de riesgo detonantes

Hemos llegado a la madre de los huevos.

Los factores detonantes se caracterizan por ser aquella situación que desencadena la problemática; la gota que hace colmar el vaso, la chispa que hace arder el bosque. Ellos son los responsables directos de la aparición de cualquier problemática psicológica, sin importar su origen ni procedencia. Es muy simple: no hay ningún trastorno mental que aparezca sin un factor detonante (por esto también suelen recibir el nombre de desencadenantes).

Los factores detonantes pueden ser más o menos serios en función de la situación personal del individuo, pero guardan una enorme relación con los factores predisponentes (por este motivo publicamos Los factores de riesgo predisponentes antes de este post). De hecho, diríamos que los factores predisponentes son los causantes indirectos de la aparición del trastorno, pero realmente son los detonantes los que hacen que la enfermedad aflore con todo su peso y son los responsables de superar la resiliencia e recursos psicológicos de la persona.

En la psicopatología y en la psicología clínica es muy importante entender esto: la persona ha ido recogiendo, agrupando y guardando a lo largo del tiempo (ya sean semanas, meses o años) experiencias negativas en forma de factores predisponentes. Pero en un momento dado, se da una situación que supera a cualquiera de las otras: puede que sea una situación mucho más fuerte que las anteriores, puede que sea una más del montón… pero no importa, la persona estalla. Ya no puede aguantar más, ya no puede seguir. Es en este momento en el que la persona desarrolla el trastorno mental y enferma.

No es que un día por la mañana, al azar, el cerebro diga ¡Hoy enfermas! Nunca aparece porque si y siempre guarda una estrecha relación directa con sus experiencias personales.

Vamos a poner un ejemplo bastante cuotidiano: un adolescente saca malas notas en el colegio. Como es muy tímido y no se le dan demasiado bien los deportes también le cuesta mucho hacer amigos, de modo que a menudo recibe las burlas y mofas de sus compañeros de clase (ya sea porque es tonto o porque es un patoso).

El adolescente odia esta situación diaria, que se le hace cuesta arriba y le hace sacar las lágrimas cuándo se encuentra solo, pero está en la E.S.O y tiene que pasar por esto sí o sí, de modo que va aguantado como puede (hasta aquí llegaríamos al contexto con los riegos predisponentes).

Un día, el profesor les encomienda una tarea en la que deberán hacer una exposición oral delante de toda la clase. Lógicamente, al adolescente no le hace ninguna gracia (¿cómo va a ser capaz de contar algo delante de todo el mundo si ni siquiera es capaz de hablar con un grupo de personas a solas?) pero no se puede permitir el lujo de suspender y repetir otro año más, de modo que se prepara la exposición como buenamente puede para no hacer el ridículo total.

Ya sabéis como continúa la historia: el adolescente se pone a hacer la exposición delante de todo el mundo, sudando y temblándole la voz. El típico gracioso de turno, en un arrebato de inteligencia, se ríe de él en público y toda la clase se le suma en su burla en plena exposición (hemos llegado al factor detonante).

bullying-en-la-escuela

El factor detonante ha sido la burla que ha recibido durante la exposición oral

El adolescente se promete a si mismo que nunca más volverá a pasar por semejante experiencia, que jamás hablará en público porque se reirán de él. Le coge miedo a exponerse ante un grupo grande de personas y evita cualquier situación que pueda volver a implicarle en una exposición grupal (aún a riesgo de suspender)… el adolescente ha desarrollado un trastorno de ansiedad social, a menudo nombrado terror escénico.

He puesto este ejemplo por dos motivos:

  • No hace falta que tengas unos factores predisponentes terribles para desarrollar un trastorno mental. En la lista de los factores predisponentes puse situaciones realmente severas (cómo la muerte de los padres, abusos verbales-físicos-sexuales, abuso de drogas) pero no hace falta llegar a tales extremos para poder tener problemas: el chico/a del ejemplo es una persona totalmente normal, con una familia que le cuida y le quiere. Es una persona cualquiera, un poco tímida y torpe en clase (no un trastornado drogadicto y traficante de armas, que la televisión y el cine han hecho mucho daño al respeto).
  • Los trastornos psicológicos no son “enfermedades mentales” en el sentido de que te vuelves un loco estilo el Joker; hay mucha gente que tiene terror escénico, (que entra dentro de la categoría “trastorno mental”) y no por eso son considerados locos – psicópatas – aberrantes. Los trastornos son otro problema de la salud física, como un resfriado o un problema de cervicales; cualquier de nosotros puede contraerlos en cualquier momento.

A nivel psicológico es muy difícil enfrentarse al detonante ya que una vez ha aparecido ya no se puede evitar. Lo que haremos es estabilizar los síntomas del trastorno y fijar-nos en los factores de mantenimiento para poder resolver el problema.

Muchas gracias y hasta la próxima

Jaume Jubany

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.