El lenguaje no verbal

Siguiendo la explicación que habíamos iniciado  en  la Comunicación del lenguaje , esta vez nos centraremos en  la comunicación no verbal, ya que su papel en cualquier trabajo psicológico e incluso en nuestra vida diaria es tan elemental que hemos considerado oportuno dedicarle un post.

En la Importancia del lenguaje hablábamos de lo increiblemente  complejo que puede llegar a ser el  hablar con otras personas y de la relevancia que tenía este hecho en todas las relaciones que hacemos en nuestra vida cuotidiana: pues bien, la comunicación no verbal Es la responsable de la enorme mayoría de mensajes que enviamos y recibimos cuando nos comunicamos.

 Con solo una rápida ojeada a estos gráficos vemos que el lenguaje corporal junto con el tono de voz (ambos se engloban dentro de la comunicación no verbal) sumamos más del 90% de la comunicación

La expresión comunicación no verbal hace referencia a todos los signos y sistemas de signos no lingüísticos que comunican o que tratan de comunicar. El conocimiento que tenemos hoy día sobre la comunicación no verbal es relativamente escasa y muy fragmentada; tanto es así que, a principios del siglo XXI aún no tenemos una base teórica sólida que nos permita explicar la comunicación no verbal en su totalidad (Serrano, 1981)

Podemos distinguir dos tipos diferentes de elementos constitutivos sobre la comunicación no verbal:

  • Los signos y sistemas de signos culturales, es decir, el conjunto de hábitos de comportamiento, ambientales y las creencias de una comunidad. También se suelen relacionar con el sistema diacrítico.
  • Los sistemas de comunicación no verbal propiamente dichos, que son el conjunto de signos que constituyen los diferentes sistemas de comunicación no verbal; el sistema paralingüístico, el cinésico o kinésico, el proxémico y el cronémico.

El paralenguaje, la cinésica, la proxémica y la cronémia son los cuatro sistemas principales de comunicación no verbal reconocidos hasta el momento. De todos ellos, los dos primeros, un fónico y el otro corporal, son considerados los sistemas básicos por su implicación directa en cualquier acto de la comunicación humana, ya que se ponen en funcionamiento a la vez que el sistema verbal para producir cualquier anunciado. Los otros dos, la proxémica y la cronémia, son concebidos como sistemas secundarios o culturales, ya que generalmente actúan como modificadores o reforzadores del significado de los elementos del paralenguaje y la cinésica (Ma certera Mancera, Ana. 2006).

 

Los principales sistemas de la comunicación no verbal

Para poder estudiar y entender correctamente toda la comunicación no verbal, necesario hablar individualmente de los principales sistemas. Es por este motivo que a continuación nos disponemos a exponer las principales peculiaridades y características de cada uno:

 1) El sistema paralingüístico

Está formado por las cualidades físicas del sonido, como el tono, el timbre, la duración, la cantidad y la intensidad, y los modificadores fónicos o de tipo de voz. Dependiendo del control que ejercemos sobre la voz podemos aportado cualquier expresión oral con componentes que, convencionalmente, pueden determinar la información que se desea o matizar el contenido / sentido de un anunciado.Por ejemplo, una expresión como “sé lo que quieres decir” poder comunicar comprensión,  alegría o rabia según el tono que se use o la duración de alguna de las palabras. 

Algunas reacciones fisiológicas o emocionales, como la risa, suspirar, gritar, la tos, escupir, estornudar, etc. producen sonidos que contienen ciertos componentes comunicativos que varían entre las diferentes culturas.

Se tratan de signos sonoros, conscientes o inconscientes, que tienen un gran rendimiento funcional. También sirven para indicar ironía; por ejemplo, (tos) + “Qué bien habla!”, (bostezo) + “que entretenido!”.

 También tenemos que destacar los elementos considerados “casi-léxicos”; Son vocalizaciones y consonantizaciones de escaso contenido léxico, pero de gran valor funcional, como los clásicos Ay! Uy! Aja !, las onomatopeyas Miau, Croac y muchos otros sonidos Uff, Ajjj, Uaaaah, Ouu, …

Por último, cabe recordar que la ausencia de sonido también comunica.

En distinguimos:
– La pausa, que tiene como función principal regular el cambio de turno, indicar el final de un y el principio comienzo del otro.
– Los silencios, que por su parte, pueden ser confirmadores del enunciado previo o venir generados por errores en los mecanismos interactivos tales como el cambio de hablante, el de corrección y el de respuesta de la pregunta. También se pueden dar por motivos de reflexión, de dudas, etc.

 2) El sistema cinésico

Está formado por los movimientos y las posturas corporales que comunican el significado de los anunciados verbales, incluyendo aspectos tan relevantes como la mirada o el contacto corporal. (L. Birdwhistell , R. 1952).

De forma general, se pueden distinguir tres categorías básicas de signos cinésicos; los gestos / movimientos faciales y corporales, los modos o formas convencionales de realizar estos movimientos o acciones y las posturas estáticas comunicativas.

Sin embargo, de los tres grupos, el más estudiado es el primero y se tiene en cuenta los gestos, las formas y las posturas:

a) Los gestos son movimientos psicomusculars con valor comunicativo. Los agrupamos en dos categorías:

  • Gestos faciales, realizados fundamentalmente por los ojos, las cejas , la frente , la nariz , los labios , la boca y la barbilla
  • Gestos corporales, realizados fundamentalmente por la cara , el hombro , los brazos , las manos , los dedos, las caderas , las piernas y los pies. Es difícil encontrar estos gestos de forma aislada cuando los producimos, ya que normalmente es que actúen en combinación y coestructuración, con varios órganos actuando de forma simultánea. Por ejemplo, cuando hacemos un saludo con la mano levantamos el brazo y movemos la mano, levantamos (aunque sea ligeramente ) las cejas, arrugamos la frente y realizamos una sonrisa.

b) Las formas son las formas en que se hacen los movimientos, las posturas y, en general, cómo se realizan los actos no verbales de la comunicación. En distinguimos las formas gestuales y de posturas (como se han de identificar y describir) y las maneras de realizar los hábitos de comportamiento corporal.

c) Las posturas son las posiciones estáticas que adopta o que puede adoptar el cuerpo humano y que comunican, ya sea de forma activa o pasiva. Son signos que forman parte de los gestos, ya que su significado puede variar dependiendo de la postura final, pero también llegar a funcionar como signos comunicativos independientes. 

3) El sistema proxémico  

Está conformado por los hábitos relativos al comportamiento, al ambiente ya las creencias de una comunidad que tienen que ver con la concepción, el uso y la distribución del espacio y con las distancias culturales que mantienen las personas en interacción. Se consideran signos proxémicos culturales la distribución que hacemos los seres humanos de los espacios naturales y el comportamiento de las personas respecto al uso del espacio. (L. Birdwhistell, R. 1952) 

En relación esto se estudia la proxemia interaccional, a través de las cuales se establecen las distancias a las que las personas de una comunidad realizan diferentes actividades interactivas / comunicativas y el sentido cultural de la intrusión o violación de la territorialidad y la privacidad.  

4) El sistema cronémico 

Y, finalmente, el tiempo también comunica. Lo hace de forma pasiva, ofreciendo información cultural, modificando o reforzando el significado de los elementos de los otros sistemas de la comunicación humana. Su estudio se ha denominado cronémica, que se define como la concepción, la estructuración del tiempo social y el tiempo interactivo (Cestero y Gil, 1995). 

En general se pueden hablar de tres categorías dentro del estudio del tiempo: el tiempo conceptual, el tiempo social y el tiempo interactivo. 

– Forma parte de lo que llamamos como tiempo conceptual los hábitos de comportamiento y las creencias relacionadas con el concepto que tienen del tiempo las diferentes culturas. En distinguimos conceptos como puntualidad / impuntualidad, la tardanza, un momento, un rato, mucho tiempo, eternidad,… 

– El tiempo social, que depende de forma directa de lo anterior, está constituido por los signos culturales que muestran el manejo del tiempo en las relaciones sociales. Se deriva la estructuración diaria de actividades tales como desayuno, comida, merienda, cena u otros momentos determinados para realizar las actividades sociales. 

– Por último, se incluye dentro del tiempo interactivo la mayor / menor duración de signos de otros sistemas de comunicación que tienen valor informativo. Por ejemplo, la duración de los sonidos de algunas palabras, de algún gesto o pausa, con las connotaciones que conlleva, o el aumento de velocidad en la emisión de un enunciado como “no pueden hacerlo así, se debe hacer de esta manera… “, que disminuye su efecto crítico o corrector.

Muchas gracias por tu atención y hasta la próxima.

Jaume Jubany

Anuncios

4 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s