La importancia de ver más allá de las palabras

Solemos relacionar la psicología a los test y a pruebas rarísimas que conducen a hablar sobre los trastornos, de cómo se debe actuar ante determinadas situaciones, de encontrar el momento oportuno para sacar los temas claves, etc. Pero la gran meta de cualquier psicólogo para hacer bien su trabajo es saber cómo identificar los momentos oportunos para preguntar/hablar sobre determinados temas… Y la pregunta es “¿cómo lo hacemos para notar que ese es el momento adecuado para hablarlo?”

Aquí es donde entra todo el material que he ido exponiendo a lo largo del post acerca del lenguaje (especialmente en El lenguaje no verbal) y las técnicas del lenguaje de las microexpresiones faciales de Paul Ekman. En resumen: lo que notas es el estado anímico del paciente a través de su lenguaje corporal y no verbal; de hecho, no sólo la del paciente, sino que a gracias a esta comunicación no verbal también identificas el estado anímico de cualquier persona en cualquier contexto. Y es al saber el estado anímico de la persona cuando detectas si es oportuno (o no) hablar del tema en cuestión.

Este post tiene como objetivo hablar sobre lo importante que es la comunicación no verbal, concretamente la corporal, por su importancia en el acto comunicativo entre las personas. Un símbolo, un gesto, una posición determinada, etc. son fuente de información que recibimos de forma constante sin ser demasiado conscientes de que recibimos estos signos y suelen acompañar continuamente lo que decimos a nivel verbal; ya sea para reforzar o contradecir este mensaje.

De hecho, el lenguaje corporal es considerando tan importante que dos personas que no saben la lengua oral de la otra se podríamos hacer entender mínimamente únicamente a partir de sus gestos corporales.

p118_4_00_02 2270989

Aunque sea en tono cómico, esta imagen refleja perfectamente la comunicación corporal de la que estamos hablando en este post: mira toda la comunicación que llega a haber si ni siquiera abrir la boca (algunas cara lo dicen todo por si solas).

Es por esta importancia y relevancia, además de la enorme utilidad que se puede sacar de cara a terapia y en el desarrollo de las actividades cotidianas del día a día que me propuse hacer un trabajo centrado en este tipo de comunicación.

Lo primero que destaca sobre el lenguaje corporal es el poco uso y comprensión consciente que hacemos teniendo en cuenta la enorme trascendencia que tiene en nuestras habilidades comunicativas. ¿Por qué sucede esto? De teorías (algunas de las cuales se irán viendo a lo largo del trabajo) de las que hay explican que hemos aprendido este código mediante el aprendizaje de observación e imitación desde pequeños y de su uso reiterado desde la del infancia ha llevado a una automatización de esta habilidad hasta hacerla prácticamente imperceptible. Otros, dicen que es una característica innata, que tenemos una programación de tipo biológico en los genes o en la Plasticidad cerebral que, ante un número y frecuencia de estímulos afloran y adquirimos de forma automática.

Sean cuales sean los motivos, el hecho estar en que la comunicación corporal es un tipo de lenguaje que tiene sus propias características y sus propias interpretaciones, por lo que antes de llegar a este tema habrá que hacer un pequeño bagaje sobre todos los elementos previos que tal tener controlados para poder comprender el lenguaje corporal en todo su esplendor.

Esto implica que como futuros profesionales de la psicología deberíamos dedicar parte de nuestras atenciones y esfuerzos en aprender a interpretar correctamente estos gestos y símbolos con el objetivo de entender mejor que nos dicen las personas a consulta , su estado anímico o la importancia que tienen para ellos aquel mensaje que nos están contando. Menudo en centramos demasiado en el que decimos y dejamos de lado el cómo lo decimos y qué elementos son los que utilizamos para decirlo y una de las intenciones que tiene esta reflexión es la de concienciación de estas prácticas. Hay que hacer una buena terapia, claro que sí, pero también tenemos que aprender a saber hacerla llegar y a captar cuando el receptor la ha recibido (y los cambios que esto le genera) en nuestra vida cuotidiana.

Un Saludo y hasta la próxima

Jaume Jubany

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s