Un poco de Psicologia Positiva

Se acercan las fiestas de navidad y para estas fechas siempre es agradable tener lecturas atractivas, alegres, que nos llenen de ilusiones y de esperanzas. Es por esto que esta vez trataremos sobre la psicología positiva.

¿Y qué es la psicología positiva? A menudo, cuando se hace referencia a este término se tiende a interpretar como alguna nueva corriente de filosofía espiritual o un nuevo método milagroso de autoayuda. Sin embargo, la psicología positiva no es sino una rama de la psicología, que, con la misma rigurosidad científica, focaliza su atención en un campo de investigación e interés a las cualidades y características positivas humanas. La cuestión está en que las personas no somos únicamente síntomas y problemas; es por esto que la psicología positiva proponer un modelo de trabajo distinto.

El nombre de Psicología Positiva no quiere decir que la otra psicología sea negativa: simplemente se hace énfasis en actitudes y emociones positivas, centrándose en las estrategias, los recursos individuales y las fortalezas que todas las personas tienen presentes. A diferencia de los programas tradicionales que tienden a focalizar su atención en los trastornos, la psicología positiva focaliza su atención en el crecimiento personal para mejorar el bienestar del individuo.

La importancia de la psicología positiva radica en que es un campo dedicado al mejoramiento de la calidad de vida, que es el punto central de la psicología positiva, ya que teniendo un estilo de vida sano incrementamos las probabilidades de ser saludables física y psicológicamente.

Así pues, la Terapia Positiva es un método innovador y eficaz en el tratamiento del malestar psicológico. Incluso a hoy en día, los profesionales suelen centrar los esfuerzos en  reducir o eliminar aquello que generaba malestar y desadaptación mediante la psicoterapia.

La definición de este término de Psicología Positiva quedará mucho más amplia al ir hablando de sus temáticas y de sus técnicas, que como puede apreciarse, apuntan a una psicología de la prevención y de promoción de comportamientos, emociones y pensamientos positivos. Miremos pues esta serie de temas y técnicas:

Son muchas las estrategias que nos permiten regular nuestro comportamiento, pero el principal en psicología es el autocontrol, el cual nos permite desechar comportamientos y actitudes nocivas para nuestra salud.

Hay elementos propios de la terapia positiva, más allá del autocontrol, que se pueden practicar por uno mismo/a sin necesidad de terapia ni profesional: simplemente, fijarnos en estos elementos y practicarlos por nuestra cuenta. Aquí os dejo algunos de los principales:

  • El perdón como recurso psicológico: saber pedir perdón o perdonarse a uno mismo
  • Autoestima: quererse, apreciar-se y respetar-se a uno mismo es básico para garantizar nuestra propia calidad de vida
  • Incrementar la resiliencia: adaptarse a las situaciones que nos son duras confiando en que las superaremos
  • Emociones positivas: el buen humor, sentir y vivir con emociones positivas alarga nuestras vidas y las llena de significado
  • Inteligencia emocional: notar que sentimos, identificarlo e integrarlo dentro de nuestro ser
  • Motivación: sentir ganas de progresar, de aceptar retos y llegar a unos objetivos nos hace crecer y progresar. Y, para lograrlo, siempre necesitamos estar llenos de motivación
  • Asumir riesgos: salir del área de confort, experimentar con nuevas experiencias
  • Fomentar la asertividad: ser capaz de decir lo que sientes sin imponer tu criterio y sin avergonzarte
  • Aprecie lo positivo: agradecer aquellas acciones y situaciones que té hacen feliz
  • Vea el fracaso como enseñanza: vivir un error como un fracaso nos suele haces sentir culpable, inútiles. En vez de ello, lo mejor siempre es aprender de nuestros fallos hasta lograr el éxito
  • Hacer ejercicio: nos mantiene saludables, activa nuestro sistema inmunitario y secreta los neurotransmisores de la relajación y la felicidad
  • Guiarme por el “quiero” o “deseo” y no por el “debería“: si no haces lo que quieres… ¿quién lo va a hacer por ti? Estamos demasiado acostumbrados a hacer lo correcto; igual, de vez en cuando, deberíamos permitirnos el lujo de “hacer lo que me dé la gana”, realizar actividades placenteras que nos llenan y nos hacen sentir bien

Así que ya sabéis: si queréis lograr los objetivos de vuestras listas de inicio de años o tenéis algunos retos en mente que queréis cumplir si o si… practicad un poco de psicología positiva.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s