Hay que hablar de la muerte

Cuando publique el post La muerte en nuestra sociedad algunos lectores me comentaron que era un tema interesante y que había escrito un contenido atrayente, pero que había intentado tocar demasiada información, que había conceptos (como los tipos de muerte o sus impactos psicológicos) que precisaban de un análisis más completo. Es por este motivo que hoy os presento este nuevo post; vamos a hablar de la muerte.

La muerte, como concepción, es tan compleja que la podemos diferenciar entre tres grandes tipos:

  • La muerte social: es la que hace referencia a aquellos que están apartados de la sociedad y son considerados muertos por el resto de gente (ejemplo: enfermos terminales en centros hospitalarios).
  • La muerte psicológica: que hace referencia a aquellos que han perdido la conciencia sobre sí mismos (ejemplo: coma irreversible).
  • La muerte física o existencial: que hace referencia a aquellos que no viven porque han perdido sus funciones vitales (su cuerpo ha dejado de funcionar).

Independientemente del tipo de muerte del que estemos tratando, lo cierto es que a nivel social, la muerte es un tema tabú estrictamente ligado a la negación de este proceso natural que nos afecta a todos por igual.

¿Cómo reaccionamos ante la muerte? ¿Qué sentimos cuando nos acercamos a ella?  La muerte nos afecta de distinto modo en función del estadio vital en la que nos toca vivirla; no vivimos la muerte del mismo modo cuándo somos niños que cuando somos adultos. Esto es vital para poder comprender nuestras conductas ante este fenómeno, ya que la muerte puede ser vivida de dos maneras: como propia muerte o como muerte del otro.

Ante la propia muerte, a no ser que la persona en cuestión haya tenido un accidente o esté sufriendo de una enfermedad terminal (hablaremos de ellos más tarde), prácticamente siempre estaremos hablando de una etapa de nuestras vidas que nos relaciona especialmente con la muerte: la vejez -“Morir de viejo”-. En esta etapa, la muerte toma un significado diferente para el individuo ya que sabe que le queda poco tiempo de vida y pasa mucho tiempo reflexionando su propio final, de modo que en la ancianidad hay una mayor aceptación de la muerte.

Suele dedicar gran parte de sus esfuerzos en buscar una muerte apacible, digna y rodeada de las personas estimadas (busca significado a su muerte). La actitud de aceptación que tiene el anciano hacia la muerte está justificada por varios motivos entre los que destacamos el distanciamiento con el estilo de vida y la cultura de su contexto, su día a día no tiene productividad, disminución de capacidades físicas y la sensación de llegar al final del camino porque ya han hecho su vida. Aun con todo, cada persona tiene varias formas de afrontamiento a su propio fin según las experiencias y vivencias de cada uno, de modo que su acercamiento siempre resulta diferente, subjetivo e individual.

Por otra parte, la pérdida de otra persona suele iniciar un proceso de duelo. Este está estrictamente relacionado con la pérdida de un ser querido y es un proceso que ocurre en todas las personas al menos una vez en la vida. Se suele dividir en las famosas etapas de Wysocki y Averill (1990):

  • Shock: el individuo se siente aturdido y cree que la situación es irreal. En este periodo es común la apatía, la paralización y una escasa manifestación de emociones, incapaz de asimilar lo que acaba de pasar.
  • Protesta y añoranza: en este periodo se reconoce la pérdida de la persona pero no se acepta. A nivel de conducto es un período estresante y se dedica a recordar los momentos de felicidad que había vivido con esa persona.
  • Desorganización y desesperación: Se empieza a aceptar la pérdida y eres consciente de que no podrás recuperarla pero persiste su recuerdo. Se despierta emociones como la desesperación, vergüenza, culpabilidad, furia, etc.
  • Desarraigo, reorganización y recuperación: Finalmente se acepta de forma definitiva la muerte del ser querido, se superpone a la situación de duelo y el individuo desarrolla nuevas formas de ver y vivir en el mundo.

 

Fases del duelo según Wysocki-Averill

 

Finalmente hablaremos de la fase terminal de la vida, muy vinculada a la muerte en los centros institucionalizados, como hospitales o geriátricos. Este concepto explica a todas aquellas personas que mueren por enfermedad crónica. Una probable explicación de la trayectoria emocional del moribundo está explicada por Kúbler-Ross (1969) y su teoría de etapas; la respuesta inicial del paciente es la negación seguida por la fase de la ira y por un corto momento de negociación, después de tener una negociación fallida entra en depresión hasta que se llega a la aceptación final de la muerte (la propia autora reconoce que no todos los enfermos pasan por estas fases).

 

Fases del duelo según Kúbler-Ross

La fase terminal de la vida en estos centros a sufrido una deshumanización progresiva de la muerte ya que los médicos el enfermo terminal es “un número más ” (no establecen vínculo emocional) y la familia, que confía en el médico, le suaviza la realidad al familiar enfermo haciendo que la muerte sea enmascarada. Es interesante recalcar que esta actitud es un claro reflejo de la negación social que tenemos para con la muerte.

Para finalizar el tema de la muerte, concluiremos diciendo que la muerte forma parte del proceso natural de vivir. Es lógico tenerle miedo, pero es seguro afirmar que si la normalizáramos y la integrásemos más dentro de nuestro propio ciclo vital, nos sería mucho más fácil aceptarla.

Muchas gracias por todo.

Jaume Jubany

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.