Ondas gravitacionales

Hace unos días se hizo pública la detección de ondas gravitacionales por parte del laboratorio LIGO, procedentes de dos agujeros negros en colisión.

Esta noticia tiene grandes implicaciones, ya que es la primera vez que se logra algo así. Albert Einstein hace cosa de un siglo desarrolló la hipótesis, a grandes rasgos y entre otras propiedades, que el espacio va ligado al tiempo, y puede alterarse mediante la gravedad. Esto es que, en el seno de un campo gravitatorio el espacio se curva o pliega, dependiendo de la intensidad de dicho campo. Esta deformación, tal como una onda en cuenco con agua, podría propagarse por todo el espacio. Esto mismamente es lo que ocurre y lo que se ha podido detectar. Ahí reside la importancia, podemos deducir que Einstein estaba en lo cierto, y que la gravedad altera el espacio.

gravitational-waves-sound

¿Cómo han logrado detectar esa deformación? Explicado de forma breve y seguramente poco precisa: Tenemos dos tubos con un haz de luz (un láser) en cada uno, que llegan a un espejo y rebotan para volver por donde han ido. Dentro de estos tubos hay el vacío. Como bien sabemos, la velocidad de la luz “c” es una constante, lo que significa que en ningún caso dicha velocidad varía. Realizando un cálculo sencillo, en base a esa velocidad y sabiendo la distancia del tubo, sabremos el tiempo que tarda el haz de luz en llegar al espejo y volver. ¿Qué pasaría si tardara menos el haz de luz en completar el ciclo? Sabemos que la velocidad no puede variar, así que lo único que puede pasar es que la distancia entre el espejo y el foco, sea menor (que se pliegue el espacio).

Ondas gravitacionales, mostradas en sonido (Youtube)

Podemos entender ahora como se han podido detectar estas perturbaciones en el espacio.

 Pasamos a hablar de las implicaciones de esto, más allá de la reafirmación de las hipótesis de A. Einstein. Ahora sabemos que podemos observar el cosmos de otra forma que hasta ahora no podíamos, ya que insistimos, es la primera vez que se detectan este tipo de perturbaciones. Una propiedad de las ondas gravitacionales, es que pueden transmitirse a una velocidad superior a la de la luz. Esto nos permitiría obtener información sobre eventos que ocurrieron antes de que la luz llegara a nosotros (entiéndase luz como radiación electromagnética en general, puesto que toda se propaga a dicha velocidad “c”, sea infrarroja, de radio, microondas..). Y pensando un poco, podría llegar algún día a ser un método de telecomunicaciones, con muchas ventajas en la colonización del espacio. La señal que se manda y se recibe, de Marte por ejemplo, tarda varios minutos en llegar desde y hacia la Tierra (el tiempo dependerá de la posición de la Tierra y de Marte, en cada instante). Con este sistema, podría hacerse llegar la información en un tiempo mucho menor ya que hemos comentado que pueden superar la velocidad de la luz. Hoy día ese desfase que hay en las comunicaciones interplanetarias es un inconveniente bastante molesto, ya que ha de dotarse a las sondas y rovers, de cierta autonomía al no poder ser controlados en tiempo real por, usualmente, el Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la NASA.

Saludos y hasta la próxima

Kapteyn

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s