¿Genética entre padres e hijos? La impronta parental

¿Nunca os habéis preguntado cómo nos afecta la genética entre padres e hijos? Todo esto está muy relacionado con la impronta parental. ¡Entra y descubre-lo!

¿Nunca os habéis preguntado cómo nos afecta la genética entre padres e hijos? El color de los ojos, la forma de la cara, la altura, el metabolismo… todo esto está muy relacionado con la genética y la epigenética, pero en esta ocasión nos vamos a centrar en otro concepto que a menudo pasa desapercibido: la impronta parental. Para este artículo nos vamos a poner un poco técnicos, así que si no estás familiarizado/a con algunos de los términos que usamos a continuación coméntalo por la caja de comentarios y te ayudaremos con tus dudas.

La impronta parental o genómica es un proceso biológico por el cual un gen o dominio genético se encuentra marcado bioquímicamente indicando su origen parental. Las improntas genómicas pueden ser covalentes (por metilación de ADN) o no covalentes (por interacciones proteínas-ADN, ADN-ARN o localización genómica en el espacio nuclear). El proceso de impronta requiere de una maquinaria enzimática nuclear que mantenga estas marcas epigenéticas del ciclo celular.

En otras palabras, las impronta parental es el fenómeno por el cual la expresión de determinados genes maternos (ovulo) es diferente a los mismos genes paternos (espermatozoides). De ese modo, los dos pares de cromosomas (maternos y paternos) tienen funciones diferentes. Se trata de un proceso de herencia independiente de la clásica herencia mendeliana. La impronta se da durante la gametogénesis por la metilación de unas bases determinadas (sobre todo la citosina). Esta metilación hace que el gen afectado tenga una expresión diferente durante el desarrollo embrionario i, también, a lo largo de la vida adulta.

Resultat d'imatges de impronta parental

Clásico ejemplo de como funciona la impronta parental

En los organismos diploides, las células somáticas tienen dos copias del genoma. Por lo tanto, cada gen autosomación está representado por dos copias o alelos, cada una de ella heredada de un progenitor en la fertilización.

Para entender un poco mejor la impronta parental, vamos a poner algunos ejemplos de alteración genética dados por la impronta parental son:

  • Síndrome de Beckwith- Wiedemann: Este síndrome se da debido a una afectación del cromosoma 11 con impronta parental.
    Este cromosoma tiene una región para el gen lgf2 que codifica el factor de crecimiento tipo insulina II, es activo en el cromosoma paterno y fomenta la proliferación celular.
    En este mismo cromosoma, existe otro gen, el lgf2r, que codifica un producto que se une y degrada el exceso de lgf2, es decir, evita un crecimiento excesivo y se expresa en el cromosoma materno.
  • Síndrome de Angelman: Esta Síndrome, al igual que el Síndrome de Prader -Willi, está relacionada con la ausencia de la expresión de genes que se encuentran en el mismo locus del cromosoma 15. Una persona sana recibe dos copias del cromosoma 15; una de la madre y la otra del padre. La expresión de los genes que se encuentran en el locus relacionado con estas dos enfermedades es diferente según se encuentre en el cromosoma materno o paterno debido a la epigenética.
    Por tanto, en un individuo sano se expresan unos genes en el cromosoma materno y otros en el paterno. Si el locus materno se pierde o está mutado, se produce el Síndrome de Angelman, mientras que si lo que se pierde o muta es el paterno, se desarrolla el Síndrome de Prader-Willi.

Según la impronta parental, los niños tienen más o menos posibilidades de adquirir el síndrome

En resumen: la impronta genómica tiene la consecuencia funcional de reducir la expresión génica de una de las copias parentales, lo que tiene como resultado la expresión desequilibrada de ambos alelos homólogos. Como resultado de la impronta, se favorece la expresión de un determinado el alelo sobre el otro en función de su origen parental.

¡Ahora llega tu turno! ¿Conocías la impronta parental? ¿Os gustaría profundizar más en otros temas de biología y genética? ¿Qué te ha parecido este artículo? No dudes en participar, preguntar cualquier cosa y en dejar tu comentario.

Muchas gracias y hasta la próxima

Jaume Jubany

 

Materiales consultados:

Anuncios

Los sistemas propioceptivo y vestibular

¿Sabías que tenemos más de cinco sentidos? En esta ocasión vamos a hablar de los sistemas propioceptivo y vestibular. ¡Entra y descubre-lo!

¿Recuerdas ese día, en el colegio y de pequeño, cuando tu profesor/a te conto que las personas tenemos 5 sentidos? Pues bien, está mal. Es como cuando te dicen que los reyes magos son reales y de pronto… ¡Puf! Pues era mentida, son los padres. Bien, con los sistemas sensoriales pasa lo mismo. A los sentidos del olfato, el gusto, la visión, el oído y el tacto hay que sumarles los sentidos vestibular y propioceptivo. Es decir, tenemos un total de 7 sentidos (no 5) y estos dos últimos son tan o más importantes que los 5 primeros, ya que sin ellos nuestra adaptación al entorno puede verse seriamente comprometida.

Comprender la mente y la psicología implica, innegablemente, aceptar que nuestro cerebro es un órgano biológico que percibe los estímulos de su entorno a través de los sentidos. Y es precisamente por esto que no se pueden dejar de lado dos sentidos tan importantes como lo son el vestibular y el propioceptivo. Como los 5 primeros sistemas sensoriales son sobradamente conocidos por todos, queridos lectores de CienciaPoliticamenteIncorrecta, en esta ocasión nos centraremos en hablar de estos dos últimos.

El sistema propioceptivo nos informa sobre la posición de nuestro cuerpo, es decir, si una persona coloca sus brazos por detrás de la espalda y cierra las manos, no hace falta que se vea para saber cómo tiene colocadas las manos. Sabemos la posición de nuestro cuerpo gracias a la información que mandan las articulaciones y los músculos al cerebro. Además, nos permite percibir los movimientos de todo el cuerpo, la posición de éste o de sus partes, la velocidad y la dirección del movimiento y percibir la fuerza generada por nuestros músculos. Cuando alguien tiene problemas en el procesamiento de las sensaciones propioceptivas mostrará poca fluidez en sus movimientos, debido a la escasa percepción que tiene de su propio cuerpo.

La propiocepción nos da información sobre nuestro propio cuerpo
principalmente des de la tensión muscular y ángulos de las articulaciones

El sistema vestibular es el encargado de recibir los estímulos que provocan los movimientos de la cabeza y la fuerza de la gravedad. Es decir, nos da información sobre el movimiento, nos ayuda a realizar actividades de una manera coordinada, a mantener el equilibrio y a ajustar nuestros ojos mientras nos movemos. Gracias a él, sabemos dónde se encuentra nuestro cuerpo en relación al resto de objetos del espacio. Por ejemplo, cuando una persona se encuentra bajando las escaleras, es el sistema vestibular el que se encarga principalmente de que esta acción se realice con éxito.

Este sistema constituye, pues, una de las tres exoentradas y se puede aislar su contribución al mantenimiento de la postura ortostática y dinámica a través de las mediciones mencionadas. Su participación en la dinámica postural y equilibradora se produce, principalmente, a través de tres reflejos: el reflejo vestíbulo-ocular, el reflejo vestíbulo-espinal y el reflejo optocinético, que analizamos en nuestra última publicación (Lázaro y otros, 2006).

 

El sistema vestibular, que se encuentra próximo al sistema auditivo interno,
nos permite percibir nuestro propio movimiento y la velocidad

Estos dos sistemas no son fáciles ni de comprender ni de localizar (no es como en el caso de la vista, que sabemos que se centra en los ojos). Es por este motivo que los profesores solo nos enseñan los cinco primeros sentidos (no es que todos los profesores sean malos… solo algunos); a las edades que se suelen explicar, los sentidos vestibulares y propioceptivos representan conceptos demasiado complejos para que podamos comprenderlos correctamente y es preferible dejarlos para más adelante.

Por internet os encontrareis lista larguísimas de distintos sentidos (hay gente que llega a encontrar hasta un total de 26 sentidos distintos), explicando que si despedazamos y separamos completamente todas las capacidades sensoriales de nuestro cuerpo podemos encontrar muchos sentidos. Esta separación, aunque común, se trata de un error; en realidad, podemos agrupar todos estos estímulos en les 7 grandes sistemas sensoriales que ya hemos comentado. ¡Y es importante, ya que los sentidos trabajan conjuntamente!

Las experiencias sensoriales incluyen tocar, moverse, controlar el cuerpo, ver, oír y elevarse contra la gravedad. Pero no son experiencias aisladas, porque los sentidos trabajan juntos. Cada sensorio interacciona con los otros para componer un cuadro completo de quiénes somos, dónde estamos y qué hay a nuestro alrededor. A través de estas sensaciones, el cerebro produce una composición completa y organiza la información sensorial para nuestro propio uso. En muchos de nosotros, esta proceso se sucede de manera automática, inconsciente, sin esfuerzo. En algunos, este proceso es ineficaz y demanda esfuerzo y atención con pocas garantías de éxito… y es cuando debemos hacer un trabajo de integración sensorial.

Cuando esto ocurre, las metas que nos proponemos no se alcanzan de manera fácil. La integración sensorial provee una información crucial para ser utilizada después, cuando los aprendizajes y las conductas sean más complejas. Pero esto ya lo trataremos con más profundad en otro post centrado en el tema.

¡Ahora llega tu turno! ¿Cómo crees que nos afectan las alteraciones de nuestros sentidos? ¿Conoces otra teoría que hable de las necesidades humanas más allá de esta? No dudes en participar, preguntar cualquier cosa y en dejar tu comentario.

Muchas gracias y hasta la próxima

Jaume Jubany

 

Materiales consultados

Los antidepresivos

Seguimos con los temas relacionados con la farmacología. En esta ocasión, nos centramos en los antidepresivos, sus tipos, efectos e impactos. ¿A que estas esperando a leer más? ¡Entra y descubre-lo!

Los antidepresivos son un tipo de psicofármaco que está orientado, principalmente, a tratar la depresión y sus síntomas, ya que estos medicamentos están sintetizados con el objetivo de mejorar la forma en que el cerebro utiliza ciertas sustancias químicas naturales. Debido a las afectaciones que conllevan los trastornos depresivos para la persona que los padece, estos fármacos conllevan importantes impactos químicos y psicológicos/conductuales para el consumidor (como los efectos secundarios no deseados) que se deben tener en cuenta. En este post, trataremos de las acciones farmacológicas de los antidepresivos, de sus principales tipos, usos y efectos secundarios.

Los antidepresivos tienen numeros efectos, tanto deseados como negativos.
Es importante conocerlos para hacer un buen uso.

Los antidepresivos tienen números efectos clínicos deseados, provocando cambios de comportamiento ansiados y tapando parte de los síntomas más negativos de los trastornos depresivos. Sus principales acciones farmacológicas son:

a) Antidepresiva: tal y como indica el propio nombre del fármaco, su principal acción terapéutica está relacionada con el tratamiento de los trastornos depresivos. Sus efectos minimizan los síntomas más negativos de dicho trastorno y sirven para normalizar la vida cuotidiana del que lo toma.

b) Anticolinérgicos: tienen efectos de relajación del sistema nervioso central, de tal modo que afecta al control de las náuseas, vómitos y del temblor muscular típico del síndrome de Parkinson.

c) Sedativa: puede ser beneficioso o indeseado en función de la situación. Los efectos sedativos hacen entrar al sujeto en un estado de relajación y de hipotonía muscular. Además, como pasaba con los ansiolíticos hipnóticos, suelen generar mucho sueño y somnolencia.

d) Analgésica: es el segundo motivo por el que se usan los antidepresivos. Calman o eliminan totalmente cualquier tipo de dolor, ya sea muscular, de cabeza, artritis, etc. Una acción farmacológica muy usada que, junto al efecto sedativo, suele dejar bastante adormecidos a los usuarios de los antidepresivos.

Aunque todos los fármacos generan, con mayor o menor impacto, las mismas acciones farmacológicas, hay 2 grandes familias de antidepresivos a nivel químico: los clásicos, que son los que ya hace tiempo que existen,  los más baratos, con muchos efectos secundarios  poco específicos y los nuevos antidepresivos (más modernos y eficaces).

 

LOS CLÁSICOS

Son los antidepresivos más antiguos. Se caracterizan por tener un uso clínico largamente comprobado y por tener más efectos secundarios negativos que los antidepresivos con una fabricación más moderna. Sus indicaciones clínicas están orientadas hacia depresiones atípicas, trastornos fóbicos y trastornos de dolor crónico. Uso reservado en pacientes que no hayan respondido a otros tratamientos indicado y controlado por psiquiatra.

Los más empleados, en este sentido, son los clásicos antidepresivos heterocíclicos (ADH), destacando los triciclicos (ADT) e inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO).

Heterociclos

Son los que producen la inhibición de la recaptación de noradrenalina y serotonina. Algunos fármacos también inhiben la recaptación de la dopamina. Tienen una eficacia antidepresiva en un 70% y  reaccionan de forma significativa ante las depresiones graves o moderadas (especialmente cuando hay muchos síntomas biológicos). Además, tienen actividad anticolinérgica que puede dar numerosos efectos secundarios y limita su uso en algunas patologías, como por ejemplo la hipertrofia prostática.

Su nombre proviene de la estructura química de estos compuestos, constituida por tres anillos. La acción de estos fármacos consiste en la inhibición de la recaptación de monoaminas, fundamentalmente noradrenalina (NA) y 5-hidroxitriptamina o serotonina (5-HT), a nivel de las terminaciones sinápticas. Para ello, tiene lugar una unión especifica del fármaco a nivel de membrana presináptica, que bloquea el mecanismo de transporte la amina. Cada fármaco posee su propia afinidad por los transportadores de unas u otras aminas, siendo los fármacos más modernos más selectivos para la 5-HT. De esta forma, aumenta la tasa de aminas en la hendidura sináptica, manteniéndose su acción sobre los receptores específicos, tanto pre como postsinápticos.

Los principales heterociclos con altos índices de eficacia son los Tricíclicos, fármacos como la Amitriptilina (Typtizol), la Clomipramina (Anafranil) y la Imipramina (Tofranil) y los Tetracíclico / bicíclicos, destacando la Maproptilina (Ludiomil) y la Mianserina.

Entre sus principales efectos secundarios destacamos sequedad de boca y mucosas, estreñimiento, visión borrosa, taquicardia, retención urinaria, estados confusionales, trastornos de memoria, concentración, sedación excesiva y retención hídrica y hambre (lo que provoca un aumento de peso), hipertensión ortostática (mareo al levantarse), intolerancia gástrica y disfunciones eréctiles.

IMAO

Son los que producen la inhibición de la monoaminooxidasa. La inhibición de la IMAO conlleva un aumento de las monoaminas cerebrales (serotonina, noradrenalina y dopamina). Ahora mismo tienen pocos usos, ya que algunos de sus efectos secundarios son muy graves. Presentan muchas interacciones con fármacos y sustancias presentes en la dieta y pueden aparecer crisis hipersensibles graves.

Los IMAO se caracterizan también por una notable absorción oral y fenómeno de primer paso hepático, si bien este mecanismo puede ser saturable, por lo que habría que aumentar la dosis para incrementar el efecto clínico.

La dosificación del fármaco antidepresivo en los cuadros dolorosos debe ser cuidadosa, buscando la mínima dosis eficaz, por lo que hay que comenzar siempre con dosis bajas, para luego ir incrementándola progresivamente. Si no se obtiene resultado con estas pautas, sería necesario asociar otro fármaco o cambiar de antidepresivo.

Entre sus efectos secundarios destacamos problemas gastrointestinales (náuseas, diarreas), cefaleas (dolores de cabeza), disfunciones sexuales, pérdida de peso, insomnio. También produce hipotensión ortostática, ciertos efectos anticolinérgicos moderados y la reacción tiramínica derivada de su ingestión.

Una sobredosis de este tipo de fármaco puede llevar a la muerte.

LOS NUEVOS

Selectivos

Sólo afecta a un neurotransmisor concreto. Por su especificidad al trabajar sobre el neurotransmisor determinado y sus implicaciones químicas, distinguimos entre los antidepresivos llamados Inhibidores selectivos receptores de la serotonina (ISRS) y los Inhibidores selectivos receptivos de la noradrenalina (ISRN).

En general, los antidepresivos selectivos tienen una eficacia similar a la de los tricíclicos pero cuentan con un perfil de efectos secundarios más benigno. Además, son menos tóxicos que los clásicos en el caso de la sobredosis y esto es muy importante en los pacientes con riesgo de suicidio. Entre sus principales efectos secundarios destacamos la sequedad de boca, taquicardias, hipertensión arterial, ansiedad / agitación disfunciones sexuales, pérdida de peso, insomnio.

Sus indicaciones clínicas están orientadas hacia los trastornos depresivos, los trastornos obsesivo-compulsivo (TOC), la bulimia nerviosa, el dolor crónico y distintos trastornos fóbicos (agorafobia / fobia social/ ansiedad generalizada).

Los principales antidepresivos selectivos usados en el mercado actualmente son la Paroxetina (Frosinor), la Fluoxetina (Prozac), la Fluvoxamina (Dumirox), la Citalopram (Prisdal, Seropram), la Reboxetina y la Escitalopram (Esertia, Cipralex).

No selectivos

Estos antidepresivos se incluyen dentro de la clasificación de los nuevos pero afectan a más de un neurotransmisor, generando más efectos secundarios, de modo que comparten muchas de sus características con los con los heterocíclicos. Podemos distinguir tres tipos: los Inhibidores de la noradrenalina y serotonina (IRNS), los Inhibidores reversibles de la MAO-A (RIMA) y los noradrenérgico parciales.

Sus indicaciones clínicas están orientadas hacia depresiones, trastornos fóbicos/ansiosos y trastornos de dolor crónico. Y de sus principales fármacos destacamos la Venlafaxina (inhibidores recaptación noradrenalina y serotonina ISNS), que participa en la recaptación de noradrenalina y serotonina.

Saludos y hasta la próxima

Jaume Jubany

Referencias:

¿Por qué somos curiosos?

¡Aaaah la curiosidad! Mucha gente piensa  que es algo que se debe a la personalidad de cada uno… pero ¿y si todos tuviésemos una predisposición hacía ella? ¿Así que… Por qué somos curiosos? ¡Entra y descubre-lo!

¡Aaaah la curiosidad! Mucha gente piensa  que es algo que se debe a la personalidad de cada uno… pero ¿y si todos tuviésemos una predisposición hacía ella?

La curiosidad es la intención de descubrir algo que uno no conoce. Dicha voluntad suele enfocarse a cosas que a la persona no le afectan o que, supuestamente, no le tendrían que importar. Suele considerarse que la curiosidad constituye una conducta natural, compartida por el ser humano y los animales. En el caso de las personas, entran en juego diversos factores psicológicos y emocionales que llevan a un individuo a la búsqueda de información para saciar su interés por ciertos datos o para confirmar alguna creencia. Gracias a la curiosidad, las personas interactúan con otros sujetos y con el entorno en general.

¿Y si todos nacemos curiosos por naturaleza?

Al ser algo tan básico, las personas siempre hemos tenido interés en indagar de dónde viene la curiosidad, que es lo que la genera y mantiene, así como de qué modo nos afecta y regula nuestro comportamiento. Y es, a raíz de esto, que encontraron el gen de la curiosidad.

Antes de centrarnos en la investigación del gen y en sus descubrimientos, hace falta poner un poco de contextos teórico. Como ciencia biológica y social, la psicología sigue la las corrientes de pensamiento basadas en la epigenética, donde el entorno y su adaptación a él modifica parte de la expresión final de los caracteres del genoma. Así pues, aunque en este post nos centraremos en los efectos biológicos del gen, siempre partimos del postulado teórico en el que todos tenemos este gen pero lo manifestamos de distintos modos y con diferente intensidad según nuestras vivencias y experiencias personales. Aclarado esto, vamos a centrarnos en el gen de la curiosidad.

En 1999, cuatro científicos de UC Irvine publicaron un artículo titulado “La migración de la población y la variación de la dopamina D4 receptor (DRD4): Las frecuencias de alelos Alrededor del Mundo “, que exploró los patrones de migración y la distribución de la reserva genética en los seres humanos prehistóricos. Originalmente estaban investigando los vínculos entre el receptor de dopamina (DRD4) y el Trastorno por Déficit de Atención pero mientras realizaban el estudio descubrieron otra correlación: la gente con los genes DRD4 poseen una tendencia natural a la búsqueda de emociones y a la exploración de nuevos entornos, además de favorecer los aprendizajes en edades tempranas.

Algunos años más tarde David Dobbs hizo su propia investigación/revisión del artículo de UC Irvine, encontrando nuevos datos interesantes a tener en cuenta, hasta el punto de llamarlo “el gen del viaje”. Por lo visto, en la especie humana, el gen DRD4 puede presentar una pequeña mutación llamada 7R que provoca una potenciación de sus efectos. Hace que las personas  se vuelvan más propensas a tomar riesgos, aumentado sus ganas de explorar nuevos lugares, descubrir y generar nuevas relaciones sociales, experimentar nuevas sensaciones (nuevos sabores, nuevas culturas, probar drogas, etc.), incrementar la aproximación hacía el sexo contrario, etc. Se calcula que, aunque esté presente en todas las personas,  sólo el 20% de la población tiene altos niveles de DRD4 7r en su mapa genético.

gen1

El R7 vendria a ser una mutación en la parte del gen responsable del DRD4

En conclusión, este gen parece tener la capacidad de regular químicamente el nivel de curiosidad de las personas y de activar en mayor o menor medida la sensibilidad a los estímulos externos, de modo que la pasión por los cambios, por la exploración de nuevas metas o el interés hacia cosas distintas parece ser obra de este gen.

Referencias en castellano

http://www.amazings.com/ciencia/noticias/070607b.html

http://www.clarin.com/buena-vida/salud/viajeros-natos-escrito-ADN_0_1315668652.html

http://www.minutouno.com/notas/33211-encontraron-un-gen-la-curiosidad-pajaros-cantores

http://definicion.de/curiosidad/

 

Referencias en inglés

http://elitedaily.com/life/culture/wanderlust-gene-people-born-travel/953464/

http://news.bitofnews.com/the-wanderlust-gene-why-some-people-are-born-to-travel-all-over-the-world/

Los ansiolíticos

Seguimos con los temas relacionados con la farmacología. En esta ocasión, nos centramos en los ansiolíticos, sus tipos, efectos e impactos. ¿A que estas esperando a leer más? ¡Entra y descubre-lo!

Una vez terminada la larga introducción de los psicofármacos, nos podemos centrar específicamente en sus tipos, efectos y acciones. En concreto, hoy hablaremos de los ansiolíticos, sus indicadores clínicos, su clasificación, etc.

Entendemos como ansiolítico todo medicamento o actitud para el tratamiento de los trastornos de ansiedad, siendo las benzodiacepinas los más comunes. Tienen un efecto rápido y disminuyen los síntomas físicos y emocionales. Su uso debe ser muy cuidadoso, ya que algunas moléculas pueden crear adicción o dependencia. Una psicoterapia puede acompañar o reemplazar la toma de ansiolíticos cuando la ansiedad persiste a largo plazo.

Sus principales acciones farmacológicas son:

Ansiolíticos (saca ansiedad)

Hipnótica-sedante (adormece)

Miorelajante (relajante muscular)

Anticomissial (contra los ataques epilépticos).

Algunas de estas acciones pueden ser dependientes de la dosis. Así, muchas benzodiazepinas (BZA) presentan a dosis bajas una clara acción ansiolítica con poca capacidad para producir sedación o inducir el sueño. A dosis superiores, la capacidad de inducir al sueño aumenta. Por el contrario, en las dosis más bajas, no siempre es cierto, ya que algunas BZA son directamente hipnóticas a dosis habituales y deben utilizarse con este fin y no como ansiolíticos.

Su farmacocinética

Buena absorción vía oral (que es lo habitual). Por vía endovenosa, la absorción es irregular y la vía rectal es errática (evitar hacerlo). Las diferencias farmacológicas más importantes entre ellas son: – Vida media de eliminación (corta, media y larga) – Existencia (o no) de metabolitos activos. Las de vida media-larga, en general, son preferibles para el tratamiento a medio plazo de la ansiedad, pues, la posibilidad de dependencia es menor y permiten una dosis única al día. En el caso de insuficiencia apática (hígado) y renal se ajustarán las dosis para que los efectos los efectos secundarios no aumenten: es preferible la de vida corta (más fácil eliminación). Hay que tener en cuenta que son liposolubles (solubles en grasa); amplía distribución por el organismo y rápida llegada al sistema nervioso central. Atraviesan la barrera placentaria y pasan a la leche materna (todo esto no saldrá al examen). La mayoría se unen en <90% a las proteínas plasmáticas y la eliminación suele ser por vía urinaria.

 

Su farmacodinamia

Se unen a receptores específicos estrechamente relacionados por GABA (àcidogammaaminobutil) por los canales del Cloro (Cl -) . El conjunto de receptores más el canal de Cl – forman el complejo GABA. El GABA es un neurotransmisor inhibidor que provoca la apertura de los canales de Cloro y el resultado de la unión de las BZA con su receptor provoca un aumento de la eficacia del GABA en la apertura del canal de Cloro a través de la membrana neuronal y una potenciación del efecto inhibidor del GABA .

Conclusión: La acción inhibidora del complejo GABA determina una disminución de la actividad de otros neurotransmisores ( noradrenalina, dopamina y serotonina), que sería la responsable del efecto ansiolítico. Así pues, la unión de las BZA aumentan la afinidad de los receptores GABA por GABA; aumentando el flujo de iones del Cloro sobre las neuronas.

Principales indicadores clínicos

  1. Trastornos de ansiedad: Especialmente indicadas para la ansiedad reactiva y la ansiedad generalizada. Son de menor utilidad en trastornos del pánico, trastorno obsesivo compulsivo (TOC) y fobia social.
  2. Insomnio: Prácticamente todas son eficaces en el insomnio de conciliación. En el insomnio de mantenimiento (3-4 a.m) son eficaces las de vida intermedia – larga. Es importante buscar siempre la causa del sueño.
  3. Estados mixtos ansioso – depresivos
  4. Espasticidad: contractura muscular (típico en epilepsias)
  5. Estados comiciales: epilepsias

 

Clasificación

 

Efectos secundarios

 – Sedación

– Riesgo de dependencia

– Hipotonía (disminución del tono muscular)

– Trastornos amnésicos

– Ansiedad y / o insomnio rebote

– Reacción paradójica, como la irritabilidad

– Alteraciones de la coordinación en dosis altas

 

Interacciones

Con el alcohol, depresores del sistema nervioso central, antidepresivos y otros fármacos.

Contraindicaciones

Tienen muchas, pero algunas que preferimos destacar son: hipersensibilidad, síndrome de las amneas del sueño y no dar como personas con insuficiencia apática, renal y respiratoria.

Precauciones

Pueden disminuir la capacidad de respuesta rápida ante los estímulos, por tanto, hay que vigilar con la conducción de vehículos, maquinaria y en trabajos que requieren reflejos rápidos y fuerza física.

Saludos y hasta la próxima

Jaume Jubany

La farmacodinamia y sus características

Seguimos con los conocimientos más básicos de la psicofarmacología. En este post trataremos a la farmacodinamia y algunos de sus conceptos clave, como la tolerancia o la dependencia. ¿Quieres saber más? ¡Entra y descubre-lo!

Seguimos con los conocimientos más básicos de la psicofarmacología. Hoy trataremos a la farmacodinamia y algunos de sus conceptos clave, como la tolerancia o la dependencia.

La farmacodinamia estudia los efectos de los fármacos en el organismo y es la parte de la farmacología que estudia el mecanismo de acción de los fármacos y sus efectos biológicos. Se centra en estudiar los lugares y los cambios que provocan los fármacos a nivel celular y molecular, así como los mecanismos responsables de los efectos terapéuticos y de los efectos secundarios / adversos.

En general, el mecanismo de acción de los psicofármacos se basa en la interacción con los receptores, que suelen ser estructuras específicas (proteínas) de la membrana celular con una función psicológica concreta en relación los diversos transmisores.

Los psicofármacos pueden actuar como agonistas (potencian el efecto fisiológico normal) o antagonistas (no hacen la misma función que el neurotransmisor). En psicofarmacología, aparte de los aspectos que trataremos en este post, también depende de aspectos farmacocineticos.

En cualquiera de los casos, la duración del efecto de un fármaco dependerá de lo que dure su actuación sobre los receptores, más que el tiempo que está circulando en sangre.

Por ejemplo, un antidepresivo IMAO (inhibidor de la monoaminooxidasa) se elimina en unas horas por la sangre, pero la inhibición de la MAO es irreversible; sus efectos sobre la enzima se alargan hasta que se sintetiza de nuevo el siguiente enzima (al cabo de unos 14 días). Estos detalles son importantes de conocer si queremos combinar el tratamiento con otros fármacos.

En farmacodinamia hay una serie de conceptos clave que hace falta conocer como base para poder entender adecuadamente como nos afectan los fármacos.

  • El índice terapéutico
  • La curva dosis-respuesta
  • Potencia de un fármaco
  • Tolerancia
  • Dependencia física

Índice terapéutico

Es una medida relativa a la seguridad / toxicidad de un fármaco. Es el cociente entre la dosis tóxica media (dosis que provoca efectos tóxicos en el 50% de los sujetos) y la dosis eficaz media (dosis que es eficaz al 50% de los sujetos).

Por ejemplo, las BRD (benzodiazepinas) tienen un índice terapéutico relativamente alto; hay bastante distancia entre las dosis eficaces y las tóxicas. En cambio, el litio tiene un índice muy bajo ya que con dos dosis ya corres el riesgo de morir.

Ejemplo de índices terapéuticos

Curva dosis-respuesta

Indica la concentración del fármaco frente a los efectos, tanto positivos como negativos. Esta dosis en sí misma no suele tener mucha importancia, ya que suele seguir la relación de “más dosis = más respuesta”, pero cuando combinamos esta corva con el índice terapéutico y con la potencia del fármaco es cuando solemos escoger la cantidad de fármaco adecuado que administramos a los pacientes.

La curva dosis-respuesta suele estar sujeta a la relación causal “a mayor dosis administrada, mayor respuesta”

Potencia de un fármaco

Es la dosis relativa que se necesita para lograr un efecto determinado. Cuanta más potencia tenga un fármaco, mayor serán sus efectos, de modo que con menos administraciones tendrás los mismos resultados que otros fármacos de menor potencia.  Por ejemplo, un Haloperidol es más potente que la clorpromazina, ya que necesitan 5 mg de haloperidol para conseguir el mismo efecto que 100 mg de clorpromazina. Los efectos especiales de los fármacos, a menudo, son el resultado directo de sus efectos farmacodinámicos principales y se denominan efectos adversos.

Debemos vigilar con la potencia de los fármacos, ya que una mayor potencia tiende a generar una mayor respuesta. Tanto es así, que si nos pasamos con la dosis de administración, podemos generar problema de toxicidad y exceso de respuesta.

Tolerancia

No se debe confundir con la dependencia.  La tolerancia es la capacidad que tiene el cuerpo humano a adaptarse a los efectos de cualquier sustancia, ya sea un fármaco o una droga. La tolerancia hace que con la misma dosis que te administrabas de una sustancia, ahora genera un efecto menor, de forma que debemos incrementar la dosis para mantener el efecto inicial.

Dependencia física

La dependencia es la necesidad de continuar administrando el fármaco para prevenir la aparición de síntomas de abstinencia. O dicho de otro modo, es cuando una persona desarrolla adicción hacia un fármaco determinado.  Aún así, en este caso hablamos exclusivamente de  la dependencia física, es decir, de aquella necesidad  que tiene el organismo a nivel metabólico para el buen funcionamiento del organismo (de la necesidad psicológica o abstinencia ya hablaremos en otro post).

Saludos y hasta la próxima

Jaume Jubany

La farmacocinética y las vías de administración

Seguimos con los conocimientos más básicos de la psicofarmacología. En este post trataremos a la farmacocinética y algunos de sus conceptos clave, como la absorción, la distribución y la biotransformación. ¿Quieres saber más? ¡Entra y descubre-lo!

Como ya dijimos en Introducción a la psicofarmacología, recetar y dar medicación nunca resulta tan sencillo como aparenta. Como veremos a continuación, tener en cuenta la farmacocinética, las vías de administración y la distribución del fármaco resulta algo básico para garantizar los efectos positivos de una terapia basada en los medicamentos.

La farmacocinética es el modo como el organismo trata a un fármaco, así como la parte de la farmacología que estudia los procesos de absorción, distribución y biotransformación:

– La absorción es el proceso por el que un fármaco llega a la sangre (la sangre es el medio de transporte para llegar al encéfalo).
– La distribución es, como su nombre indica, el transporte y reparto por cuerpo del psicofármaco.
– La biotransformación es la metabolización y excreción de los fármacos y de sus metabolitos; el metabolismo del fármaco (donde llega y como efecto) y su excreción. También es relevante saber si los metabolitos son activos o pasivos (depende la vida del fármaco).

Por su parte, las vías de administración se suelen clasificar por:

Vía oral: el fármaco se ha de disolver el estómago antes de pasar a la sangre. Depende de unos factores locales (mecánicos del aparato) y características del fármaco.
Vía intramuscular: “Inyección el culo”, Algunos fármacos (con sus características) tienen una absorción y distribución más alta. Más peligrosa por los efectos secundarios.
Vía intravenosa: pasa lo mismo que el muscular, pero más rápido tanto en lo positivo como el negativo.
• Otros: por ejemplo, la vía rectal.

Y, finalmente, tenemos en cuenta la distribución del fármaco, que Se relaciona con su capacidad de disolverse libre en la sangre o de unirse a las proteínas circulantes en el plasma, que es el canal de transporte de la sangre. Principalmente solemos distinguir entre dos tipos de fármaco:

– El fármaco libre
– El fármaco circulante (unido a las proteínas)

Sólo es activo el fármaco libre, que actúa sobre el sustrato. El fármaco libre llega al receptor y, por ello, aumentar la dosis no aumenta su eficacia. Por ejemplo, si hay 10 receptores, el organismo solo será capaz de absorber 10 fármacos… de modo que si nos tomamos 20 fármacos de los que solo disponemos 10 receptores empezaran a aparecer los efectos secundarios, porque ¡los receptores ya están saturados! Y No pueden recibir más: No se puede captar más dosis aunque duplicásemos el fármaco, pero los efectos secundarios SI que se duplican (por eso hay la típica norma de “una pastilla cada 8 horas”)

El volumen de distribución, que es una medida del volumen del organismo en el que se nos dice cuánto fármaco se puede disolver y que depende de características del sujeto (por ejemplo, el peso, la edad, la talla, el sexo -por temas hormonales-, etc.) y la biotransformación, que define el proceso de metabolización y excreción (eliminación) de un fármaco, acaban determinando cantidad de tiempo que se tarda en eliminar el fármaco de un organismo vivo.

Muchos fármacos se eliminan por el hígado o los riñones, pero una pequeña proporción también se expulsan del cuerpo a partir de la saliva, el sudor, la leche materna, las lágrimas… dada la importancia del hígado y el riñón en la biotransformación de los fármacos, es obvio que en casos de alteración de la función apática o renal repercutirá en la biotransformación del fármaco del que se deberá ajustado la dosis (de cara a los efectos secundarios).

Esta es la corba de los efectos de los psicofarmacos

Es por este motivo que resulta difícil dar determinados medicamentos a aquellas personas con problemas en estos órganos: los fármacos no solamente serian inútiles (el cuerpo no los podría absorber adecuadamente), sino que además estaríamos forzando precisamente a las partes del organismo que estamos tratando de ayudar.

Todos estos detalles altamente importantes y, para verlos de un modo más clarificador, vamos a usar un ejemplo: tenemos, ante nosotros, una persona en la fase aguda de su trastorno de esquizofrenia. Ante una situación así, lo prioritario es estabilizar su estado anímico y garantizar su propia seguridad física y la de las personas de su entorno… por lo tanto, el mejor modo de conseguir esto es subministrar-le un psicofármaco psicótico. Pero claro, al estar en su fase aguda, debemos dar-le una dosis más bien alta ¿Qué es mejor, la vía oral o la intravenosa?  ¿Si nos pasamos de dosis qué podría llegar a pasar?

La medicación y los fármacos son una herramienta de incalculable valor, que nos ayuda a conseguir una vida más simple y saludable, pero precisamente por su impacto es necesario que consigamos controlar al máximo sus efectos (tanto positivos como negativos).

Saludos y hasta la próxima

Jaume Jubany

Introducción a la psicofarmacología

Este es el tema de introducción a la psicofarmacología en nuestro blog. Hablamos de sus conceptos más básicos, así como de los futuros temas que vamos a expandir de este gran tema de la salud. Para saber todo esto y más ¡Entra y descubre-lo!

Voy a iniciar una nueva sección en el apartado de psicología: el de psicofarmacología.

Como ciencia de la salud que es, la psicología intenta mejorar la calidad de vida de las persona. Hay programas de intervención, estudios evaluativos, técnicas de gestión y superación, terapias de crecimiento personal… pero a veces, todos estos recursos no son suficientes.

Cuando la problemática psicológica es tan severa que con las técnicas habituales no son efectivas se suele recurrir a los fármacos, que tienen por función estabilizar las reacciones químicas errantes que producen las patologías. Los medicamentos que tienen efectos psicológicos reciben el nombre de psicofármacos y son altamente usados a lo largo y ancho del primer mundo.

Los medicamentos que tienen efectos psicológicos reciben el nombre de psicofármacos

Los principales psicofármacos que existen actualmente se clasifican en:

Ansiolíticos: Los ansiolíticos son un grupo de fármacos que producen enlentecimiento de las funciones nerviosas, por lo que producen relajación o sensación de calma.

Se utilizan para tratar cuadros de pánico, contracturas musculares, síntomas de nerviosismo, insomnio, ansiedad, y convulsiones.

Antidepresivos: Los antidepresivos son medicinas que receta un médico para tratar la depresión. Estos medicamentos ayudan a mejorar la forma en que el cerebro utiliza ciertas sustancias químicas naturales.

Pueden tardar varias semanas en hacer efecto. Existen muchos tipos de antidepresivos. A veces, es necesario probar más de uno hasta encontrar el que surta un mejor efecto.

Neurolépticos o anti psicóticos: Los neurolépticos son fármacos que ejercen efectos fundamentalmente sobre el sistema dopaminérgico, que  se encarga de la regulación de la vida emocional y en el control de la motivación, en la modulación de la percepción y la organización de los comportamientos adaptativos.

Los neurolépticos suelen ser usados en casos  de alucinaciones, el delirio y la agitación (efectos antipsicóticos o incisivos y efectos sedantes), así como en los síntomas negativos o deficitarios de la esquizofrenia (efectos desinhibidores y/o antideficitarios).

Aún con todo lo anterior dicho, el punto clave de los psicofármacos no está en los tipos que hay y en cómo se clasifican sino en qué modo nos afectan. Es por este motivo que  antes de hablar de estos psicofármacos propiamente dichos debemos hablar de sus usos y utilidades, de sus procesos.

Hablaremos de la farmacodinamia y de la farmacocinética, así como de sus principales características. Hablaremos de los efectos secundarios, de las dependencias y de las razones por las que tienen un horario definido para su toma. Y cuando hayamos dejado en claro todo esto, nos centraremos en entender los fármacos propiamente dichos, cuando se tienen que utilizar, de que sirven, ventajas y problemáticas asociadas, etc.

Saludos y hasta la próxima

Jaume Jubany

El cerebro y sus lóbulos

Es imprescindible hablar del cerebro cuando queremos hacer un buen acercamiento a la psicología. En este caso, nos vamos a centrar es su estructura orgánica y en sus lóbulos. ¿Quieres saber más? ¡Entra y descubre-lo!

Este es un blog de psicología y, como tal, es necesario hablar del cerebro ¿verdad? Este gran órgano que tenemos situado dentro del cráneo es el centro de control y organización de todo nuestro cuerpo, además de ser el principal responsable de los procesos psicológicos más importantes, cómo la memoria, la consciencia, las emociones, la atención, la motivación, el aprendizaje, el lenguaje, la toma de decisiones, la sensibilidad de nuestros sentidos, el control executivo de nuestro cuerpo y un largo etc.

Cualquier afectación en el cerebro tiene efectos físicos y psicológicos directos en el funcionamiento de nuestros cuerpos, de modo que resulta imposible poder tratar temas de psicopatología, de trastornos psicológicos o tratamientos psicofármacos sin haber estudiado previamente las partes del cerebro y sus funciones. Es precisamente por este motivo que el tema de este texto será el cerebro, sus lóbulos y sus estructuras subcorticales.

Aún con todo lo anterior mencionado, muy a menudo no conocemos cómo funciona nuestro cerebro. ¿Cómo se estructura? ¿Dónde encontramos la memoria? ¿De dónde nacen las emociones? En este texto se contará de forma breve las principales estructuras que hay en el cerebro y funciones más relevantes.

1075155_10201784654568071_1402305766_n

La división del cerebro en lóbulos

El cerebro se suele dividir en lóbulos, que son parte de la corteza cerebral que subdivide el cerebro según sus funciones. Estos lóbulos son:

Lóbulo frontal
Sus funciones se relacionan con la atención, la memoria a largo plazo y la capacidad de planificar la propia acción mediante la elección y el establecimiento de objetivos. También es responsable del mecanismo que permite comparar hechos o cuerpos y llegar a conclusiones sobre semejanzas y diferencias entre ellos. Sus principales áreas son la de Broca, el pre frontal y el pre central.

Lóbulo temporal
EL lóbulo temporal presenta múltiples relaciones en funciones de sensaciones y percepciones auditivas, almacenamiento de la información y del tono afectivo y emotivo de la conducta humana. Las lesiones en el lóbulo temporal pueden presentar alteraciones neuropsicológicas. Sus principales zonas son el área temporal medial y la Amígdala.

Lóbulo parietal
Se encarga de distinguir las estimulaciones realizadas por el tacto, la presión, el calor, el frío, etc. El lóbulo parietal es el responsable de la comprensión numérica, la auto percepción de los diferentes órganos y extremidades así como de su interrelación, la manipulación de los objetos, la integración de la información audiovisual y el seguimiento de los objetos con los ojos, así como de la lectoescritura. Sus principales áreas son las de asociación, la somotoestética primaria y la Wernike

Lóbulo occipital
Hay un lóbulo occipital en cada hemisferio cerebral. Es el centro de la visión del córtex visual y su función es la de procesar las imágenes, las cuales son captadas por la retina del glóbulo ocular y enviadas al lóbulo occipital a través del nervio óptico. El lóbulo occipital es el responsable del procesamiento visual, la discriminación del movimiento, la percepción y diferenciación de los colores y el reconocimiento de figuras/objetos (es por este motivo que los daños al occipital pueden provocar la pérdida de la visión). El lóbulo occipital se encarga de la integración de las imágenes desde su percepción en la vía visual desde los ojos.

 

 

Otras estructuras cerebrales

El cerebro tiene distintas capas de profundidad, donde los lóbulos cerebrales son considerados las estructuras corticales. Todas aquellas estructuras que constituyen el cerebro pero des de capas más profundas son las estructuras subcorticales, que se encuentran situadas en el interior del córtex cerebral.  Las principales estructuras subcorticales son:

Los ganglios basales: están constituidos por cuatro masas de sustancia gris, y su función es facilitar el control de la postura y el movimiento.

Los talamos: es una masa grande de sustancia gris, desde un punto de vista motor, tiene la función de facilitar e inhibir impulsos motores del córtex cerebral.

El cerebelo: ocupa el compartimento posterior del cráneo, situado detrás de la protuberancia y el bulbo raquídeo, sus funciones motoras son: el control postural y la coordinación motora de los movimientos voluntarios y automáticos.

El tronco encefálico: está dividido en tres segmentos:
– Mesencéfalo: es un lugar de paso de tratos nerviosos que unen las estructuras situadas encima y debajo de esta parte del cerebro.
– Protuberancia: por su interior circulan las vías aferentes, en dirección a los pedúnculos cerebrales y el cerebro, y las vías eferentes, hacia el bulbo raquídeo y la médula espinal.
–  Bulbo raquídeo: regula funciones imprescindibles para la vida del organismo (centros reflejos de la respiración, la frecuencia cardiaca y el sistema vasomotor).

La médula espinal: es la parte inferior del sistema nervioso central (SNC), que es dónde se aloja en el conducto raquídeo y va extendiéndose a lo largo de la columna vertebral. La médula espinal es un lugar de paso de las grandes vías de conducción de impulsos nerviosos que van de los centros cerebrales en la periferia y viceversa.

La sustancia gris: corresponde a núcleos neuronales de carácter sensitivo, vegetativo y motor, como las motoneuronas alfa y las motoneuronas gamma.

La sustancia blanca: forma parte de las agrupaciones de fibras mielíticas que circulan por la médula espinal, tanto en sentido ascendente como en sentido descendente.

 

 

 

Las técnicas de neuroimagen en psicología

¡Todas la técnicas de neuroimagen resumidas en un solo post! Sus características, sus tipos y su utilidad. ¡Entra y descubre-lo!

Se suelen relacionar la psicología con entrevistas, cuestionarios, muchas dadas estadísticas e incluso pruebas raritas (¿alguien ha dicho prueba de Rorschach?). Para qué nos vamos a engañar… la psicología no siempre tiene buena fama respeto a otras disciplinas científicas cuando nos referimos a que pruebas de rigor y experimentos pero, a mi parecer, esa idea colectiva se debe más al desconocimiento que a un reflejo de la realidad.  Puede que esta sea una de las facetas menos conocidas de la psicología.

Para demostrar-lo os presento las pruebas de neuroimagen. Hoy hablaremos de estas técnicas de evaluación que se suelen emplear en la neuropsicología y que sirven para poder determinar los daños ocasionados en el cerebro sin necesidad de abrirlo. Distinguimos 3 tipos:

  1. Las estructurales

Tomografía Axial Computerizada (TAC o TC)
Funciona con Rayos X  se computerizada y permite cortes cerebrales axiales (de arriba abajo). Es suficiente como para detectar lesiones como hemorragias, tumores, hematomas, los ventrículos (si están dilatados significa que hay demasiado líquido o poca materia gris/blanca). Es rápida, no invasiva y permite hacerlo motorizado (aunque la persona esté conectada a un suero o tenga algún tipo de metal en el cuerpo).

Resonancia magnética (RM)
Basada en átomos de hidrógeno (utiliza su campo magnético). Permite hacer ” fotografías” axiales (de arriba a abajo), coronales (desde delante a atrás) y laterales (de derecha a izquierda) sin mover el sujeto. Si es necesario, se pone vía intravenosa una sustancia que permite hacer contraste en las imágenes, aumentando su nitidez. Sirve para mismo que el TAC (hace de complemento de calidad si es necesario).

Angiografía por RM (ARM)
La angiografía es un examen médico que ayuda a los médicos a diagnosticar y tratar enfermedades relacionadas con los vasos sanguíneos. La angiografía de RM puede llevarse a cabo con o sin material de contraste. De ser necesario, el material de contraste se inyecta, por lo general, a través de un pequeño catéter colocado en una vena del brazo.

tomografi-pag125 mri_fmri

Las técnicas de neuroimagen estructurales se caracterizan por
hacer una radiografía del cerebro Foto1.TAC Foto2. RM Foto3.ARM

  1. Las funcionales

Tomografía por Emisión de Positrones (PET)
Permite ver la actividad metabólica del cerebro, independientemente de si se hace una actividad cognitiva como no. Se hace a sufrir de una base de isótopos radiactivos para poderlo ver  problema: son muy caros y se han de fabricar el momento, viven poco tiempo ( 30s -120.) Se obtiene imagen nítida del cerebro.

Tomografía Emisión Fotón Único (SPECT)
Necesita una sustancia determinada a, como en el caso del PET, pero que es más barata. Mide la actividad metabólica del cerebro; patologías donde no hay lesión de estructura. Técnica muy sensible (como más rojo el color, más actividad cerebral). Los fotones duran más que los PET, pero tienen menos resolución espacial.

Resonancia Magnética Funcional (RMF)
Es una técnica sensible a la química general del cerebro, y también ve sus funciones. No necesita isótopos o sustancias y nos da las dos informaciones; también tiene más resolución que el PET (es el típicamente utilizado en investigación).

pet-bilbao

aj21-colmenter-fig01

Las técnicas de neuroimagen funcionales se caracterizan por usar isotopos de baja radiación para poder observar el cerebro en funcionamientom Foto1. PET Foto2. SPECT Foto3. RMF

  1. Las neurofisiológicas

Electroencefalograma (EEG)
Mide la actividad eléctrica cerebral a través de unos electrodos que se ponen en la cabeza. Útil para las epilepsias y estudiar estados de sueño y conciencia.
• Potenciales abogados (PE): EEG bajo estímulos simples ej. Estímulo visual
• Potenciales relativos a eventos (PRE): EEG cuando se realiza el proceso cognitivo ej.Leer

Magneto encefalografía (MEG)
Muy utilizada en investigación de procesos cognitivos, hacia la actividad eléctrica del cerebro de forma similar a EEG. Es el que mejor capta los cambios rápidos de la actividad del cerebro (por eso se presenta ante estímulos muy simples, ya que los complejos aún no son capaces de interpretar).

Las técnicas de neuroimagen neurofisiológicas se caracterizan por estudiar las diferencias electroquímicas que emite el cerebro 

Con este breve resumen y clasificación de las pruebas de neuroimagen se pueden determinar numerosos trastornos, afectaciones y problemáticas cerebrales como la epilepsia, patologías vasculares, demencias, traumatismos craneoencefálicos, problemas con el lenguaje, con la visión, con la memoria… estamos, por lo tanto, ante pruebas de incuestionable utilidad científica y terapéutica que muy a menudo es usado en el sí de la psicología clínica.

Un saludo y hasta la próxima

Jaume Jubany