Las redes sociales en el deporte

Sabemos que las redes sociales pueden resultar adictivas, però ¿Pueden influir también en el deporte de élite? si te interesa saber la relación entre redes sociales y deportistas, ¡entra y descubrelo!

>>> Artículo relacionado con la entrevista sobre Gerard Romero

No hay duda alguna que, en estos últimos años, las redes sociales han entrado de lleno en nuestras vidas. Su aparición y expansión ha sido tan repentina, cada día surgen nuevas aplicaciones y los usuarios se siguen multiplicando, que son muy pocos los estudios realizados y validados para investigar este nuevo fenómeno. De éstos, la mayoría son para investigar el aspecto más adictivo de las redes sociales y las TIC en general, llegando a considerar tabletas y Smartphone como una nueva “droga tecnológica”.

Este tema ya lo tratamos hace unos meses aquí en el blog, así que para ampliar la información recomendamos volver a leer nuestro artículo, pero en este caso vamos a hablar sobre su impacto en el deporte de élite.

Las redes sociales han agilizado el acceso a la información para todas aquellas personas que quieran saber las noticias y/o el día a día de cualquier deportista

La cuestión es simple: ¿pueden las redes sociales afectar al rendimiento de los deportistas?

Como bien nos comenta Gerard Romero en la entrevista, éstos pasan sus horas de trabajo y entrenamiento con el equipo, y una vez finalizado tienen mucho tiempo, pero habitualmente lo aprovechan para la familia y sus hobbies.

Ésto hace que sea muy difícil encontrar un problema de adicción a las redes sociales en el deporte de élite y, al final, terminan usándolas como lo hacemos todos: en esos tiempos muertos donde no hacemos nada y tenemos el smartphone a mano. Aunque bien es cierto que un mal uso de las RRSS puede perjudicar a su rendimiento de otras maneras.

Hace pocos meses, la revista Sleep Health Journal publicó un estudio analizando 37.000 tweets de 112 jugadores de la NBA, entre el 2009 y el 2016. El resultado que se obtuvo fue que, aquellos jugadores que twiteaban entre las 11 p.m y las 7 a.m antes de un partido, lograban unos niveles de anotación y de rebotes inferior al habitual. Entonces quedó reflejado que, estar pendiente de las redes sociales antes de ir a dormir, no solo perjudica la calidad del sueño debido a la luz azul de la pantalla sino que, también afecta el rendimiento del deportista si le toca competir al día siguiente.

De entre los resultados del artículo, también encontraron que, los jugadores con hábitos nocturnos en RRSS, jugaban una media de 2 minutos menos por partido en comparación a aquellos jugadores que no se conectaban. Lógicamente parece absurdo querer culpar a las RRSS de este deterioro del rendimiento, cuando es obvio que el problema pasa por una privación de sueño; pero sí cabría destacar que, sin las redes sociales, el descanso de estos jugadores no se vería afectado de la misma manera.

Uno de los principales efectos de la luz azul es el insomnio según la mayoría de estudios al respecto

El Dr. Steven Lockley, neurocientífico de la Escuela de Medicina de Harvard (EE.UU), lleva casi dos décadas investigando cómo nos afecta la luz azul; y ya desde el 2003, tiene estudios que desmuestran  que ésta suprime la síntesis de melatonina, también conocida como la hormona del sueño.

De hecho, ya se han empezado a usar estas investigaciones para la NASA, intentando aprovechar este efecto para ayudar a mantener un ciclo de luz y oscuridad más adaptado al cuerpo, debido a la complejidad ambiental en las labores de los astronautas.

Volviendo al aspecto deportivo, ésto no es un problema de adicción, pues al final están haciendo el mismo uso que la mayoría. Pero sí que son unos hábitos que seguramente se deberían controlar cuando se está en la élite, de la misma forma que se hace con la alimentación, el calzado u otros aspectos que afectan al rendimiento.

De momento no hay más evidencias que relacionen el rendimiento del deportista con las redes sociales, pero sí se han dado casos donde, algunos deportistas han perdido la oportunidad de jugar en determinados clubs debido a comentarios realizados en sus RRSS. Los ejemplos más claros son: los de Sergi Guardiola, jugador del Barça durante 8 horas, el tiempo que se tardó en sacar a luz unos tuits donde insultaba al club y a Cataluña, o Julio Rey, que también publicó varios insultos hacia el Deportivo de la Coruña unos años antes del intento de fichaje, por lo que no se llegó a realizar.

Sergi Guardiola, actual delantero del Valladolid perdió la oportunidad de jugar en el Barça B en 2015 tras salir a la luz varios mensajes con insultos y ataques al club y a Cataluña durante la temporada anterior

Y luego una infinidad de polémicas entre jugadores y sus propios clubes: como cuando Cristiano Ronaldo publicó imágenes de su fiesta después de perder contra el Atlético o cuando Arturo Vidal mostró su enfado después de no jugar un partido. Y así otros tantos que se podrían añadir a a lista.

Al final  esta facilidad, de compartir la vida privada con la afición, es un input muy positivo en el sentido de acercar al deportista con su público y hacerlo más accesible. Pero también puede tener sus efectos negativos, como los ya comentados que afectan directamente o los externos, ya que al ser un ídolo de masas, muchos jóvenes querrán imitar a sus ídolos y, el hecho de compartir ciertos excesos, malos hábitos o lujos, lleva a distorsionar una realidad a la cual muy pocos podrán llegar.

>>> Artículo relacionado con la entrevista sobre Gerard Romero

Saulius Vasaris

@SauVasaris

 

Bibliografia:

La presión en el deporte

Cada año leemos un montón de noticias y declaraciones de deportistas haciendo referencia a la presión y como esta influye en su competición, por esto vamos a conocerla un poco mejor, saber el porqué aparece y cómo podemos entrenarnos para hacerle frente de la mejor manera.¡Entra y descubre-lo!

Aprovechando la entrevista que hicimos con Román Ramos y después de conocer su historia, nos introduciremos en un tema tan interesante como importante; la presión. Cada año leemos un montón de noticias y declaraciones de deportistas haciendo referencia a la presión y como esta influye en su competición, por esto vamos a conocerla un poco mejor, saber el porqué aparece y cómo podemos entrenarnos para hacerle frente de la mejor manera. ¡Empezamos!

 

motivacionyrendimiento-1

La presión provoca una situación de estrés que funciona como una U invertida, y sus consecuencias serán positivas si se encuentran a un nivel óptimo y alejado de ambos extremos

¿Es la presión un factor negativo?

Habitualmente, tanto en el deporte como en otros ámbitos de la vida, se considera la presión como un aspecto de influencia negativa. En cierto modo, esta creencia es cierta siempre y cuando esta presión sea duradera en el tiempo y de nivel elevado. Un exceso de presión puede provocar unos niveles de estrés y/o ansiedad muy elevados y, en consecuencia,  disminuir el rendimiento;  pero la ausencia de presión tampoco se puede considerar positiva ya que, a un nivel óptimo, funciona como fuente de motivación y empuja al deportista hacia un nivel de rendimiento superior.

En los deportes de motor se puede apreciar fácilmente este hecho.  Un ejemplo lo tenemos cuando  Román Ramos, comentaba la diferencia de rendimiento entre las vueltas realizadas en entrenamiento con las que se realizan en competición.  Pero también es cierto que, cuando llega el momento de competir, quizás, algunos pilotos mejoran sus resultados pero también hay otros que aumentan los tiempos. Y es que no todos los deportistas responden de la misma manera delante de una situación estresante. Aquí es donde podemos hablar de la tolerancia a la presión.

Uno sabe que tiene una buena tolerancia a la presión cuando,  al competir o estar en situaciones de máximo estrés, sus resultados no se ven afectados negativamente. Es decir, tiene la capacidad de rendir al máximo nivel indiferentemente de lo que hay en juego: el público o el rival contra quien compita.

Si Román se ganó el apodo de “Míster Constancia”, fue por la estabilidad en su rendimiento; no se dejó influir nunca por los estímulos externos que podían afectar la carrera (circuito, tiempo o posiciones) y mantuvo su ritmo en todo momento, faceta que le permitió puntuar en todas las carreras durante 2 años consecutivos en Superbikes. Un logro sin duda tan difícil como sorprendente.

cambio20de20neumaticos20f1

En los boxes de la F1 hay un ejemplo claro de presión, donde los mecánicos deben realizar su tarea con máxima precisión y en el mínimo tiempo posible, ya que tardar solo dos segundos más puede condicionar la carrera y con ello, todo el trabajo de la semana

Pero, ¿qué provoca la presión?

La presión es la sensación del propio deportista causada por un estímulo que, de manera individual, considera adverso.

Para entender a qué queremos referirnos,  vamos a imaginar un equipo de futbol antes de disputar un partido de liga. Dentro de ese equipo hay un joven que debuta con el primer equipo, un jugador que juega contra su ex equipo y otro que, para la siguiente temporada, ya ha firmado contrato con otro club. La presión que va a percibir cada uno de estos tres ejemplos será completamente distinta, siendo para el primero muy elevada y para el último casi inexistente. Además entran factores como lo que está en juego durante el partido: hay jugadores que en las finales se “crecen” debido a la importancia mientras que otros sufren unos niveles de estrés tan elevados que les condiciona el juego y el rendimiento.

Además, se debe tener en cuenta que los estímulos que pueden afectar son muchos y éstos no son fijos y se irán modificando con el paso del tiempo. El jugador que debutaba en el partido anterior puede haber jugado por debajo de su máximo rendimiento debido a la presión, pero cuando lleve varios partidos se habrá ido adaptando al equipo, al estadio o a la categoría. Al igual que un equipo al entrar en una mala dinámica, la presión por ganar un partido será mucho mayor a medida que avancen los partidos y ésta no llegue. Por eso es muy importante analizar la situación actual y saber actuar en consecuencia.

¿Cómo podemos mejorar nuestra tolerancia a la presión?

El problema no está en ponerse nervioso delante de una situación de presión, el problema está en los cambios que realizamos en nuestra manera de competir a causa de ellos.

Por esto es tan importante lograr un buen nivel de auto-observación, para ver qué conductas modificamos en situación de estrés y poder dejar de cambiarlas. En caso de no tener la capacidad de hacerlo, podemos pedir ayuda a gente de nuestro entorno y confianza para que sean ellos quien nos observe y pueda identificar estos cambios.

Otra manera de mejorar nuestra tolerancia a la presión es entrenarla, es decir, equiparar los entrenamientos y competiciones a un nivel similar de presión.  Actualmente son muchos los entrenadores que repiten el lema de se juega como se entrena. Aunque no entraremos en el debate de lo que hay de cierto en esta frase, es evidente que si añadimos presión a los entrenamientos de manera controlada habituamos a los deportistas a convivir con ella, por lo que, sus efectos en competición se reducirán. Para añadir presión a los entrenamientos podemos hacerlo de muchas maneras, pero las más habituales son: preparar ejercicios donde se compita entre ellos fomentando un pique sano, aumentar la dificultad de las tareas a nivel técnico y penalizar aquellos errores no forzados.

article pression sau

La presión actúa de manera diferente según la competición, por eso es muy importante ser conscientes de donde estamos trabajando. Los deportistas de élite y los de formación tienen necesidades y objetivos completamente distintos y resulta contraproducente confundirlos

Es importante prepararse para lo mismo que nos vamos a encontrar cuando toque competir y entrenar bajo presión ayuda a evidenciar nuestras debilidades y aquellas áreas que aún no dominamos a la perfección.

En definitiva, la presión solo será mala si dejas que ésta te gane la partida, en realidad está para ayudarte a crecer. Si sientes presión significa que la situación te está exigiendo que muestres tu mejor versión y, si la aceptas y la tomas como una aliada, te ayudará a hacer que esta mejor versión crezca.

Y recuerda: Si no inviertes lo mejor de ti mismo, luego la derrota nos duele muchísimo y la victoria no es muy apasionante (Dick Vermeil)

Saulius Vasaris

@SauVasaris

El deporte adaptado

El objetivo principal del deporte adaptado es mejorar la calidad de vida de las personas con algún tipo de discapacidad; a través de la entrevista con Jordi Morales nos adentramos en el deporte adaptado ¡Entra y descubre-lo!

<<< Este artículo esta relacionado con la entrevista Jordi Morales

Antes de empezar, me gustaría aconsejar a todo aquel que tenga la ocasión, ir a ver y disfrutar del deporte paralímpico. A parte de poder ver espectáculo y competición, se respira un ambiente diferente, donde el esfuerzo, la humildad y sobretodo la ilusión destacan por encima de todo, creo que es la gran desconocida en el mundo del deporte ya que poca gente es consciente de la calidad que hay en la alta competición y sin duda uno se lleva una muy grata impresión cuando lo ve de primera mano.

Oscar Pistorius fue el primer atleta paralímpico en competir en unas olimpiadas, gracias a sus prótesis

Hemos podido entrevistar a Jordi Morales poco después de ganar el mundial y este podía ser el tema central de la entrevista, saber que se siente al lograr coronarse en la cima de una máxima competición, pero nuestra intención era conocer a Jordi y su pasión por el deporte que practica, un deportista que aún llegar a donde ha llegado, destaca por su humildad y sus ganas de seguir trabajando para los demás. Hemos considerado que esta entrevista nos daba la oportunidad de hacer visible las altas capacidades que pueden llegar a tener aquellos que a menudo, en esta sociedad, se les conoce erróneamente por discapacitados y hacerlo con una persona implicada al 100%.

El deporte adaptado

El objetivo principal del deporte adaptado es mejorar la calidad de vida de las personas con algún tipo de discapacidad. Esto se logra a través de: los beneficios de tener una vida activa, la integración social al realizar actividades grupales y, en ocasiones, la rehabilitación y/o mejora funcional en determinadas discapacidades. A demás la práctica deportiva aporta al deportista una serie de beneficios psicológicos como: la percepción propia, la parte emotiva a través de victorias y derrotas, la afectividad con compañeros, el orgullo, la responsabilidad o el esfuerzo.

Sin duda, el deporte adaptado aporta una mejora significativa en el día a día de cualquier deportista que lo practique, solo dependerá de cómo lo realice o con quien, y aquí es donde podemos encontrar las diferencias entre el deporte inclusivo y el paralímpico. El primero está dirigido sobre todo a la integración social mientras que el segundo va en paralelo al deporte habitual, se basa en las altas capacidades de los participantes, donde la competición gana protagonismo, aunque también ayuda a la integración de manera intrínseca.

Habitualmente la normativa de los deportes no se ve modificada, aunque, debido a la velocidad de los deportistas, en el tenis se permite que la pelota bote 2 veces antes de devolverla

Distintos programas del deporte adaptado

Se pueden separar en tres tipos de programas dirigidos a la integración mediante el deporte, los sesgados, paralelos y los integrados. Estos se distinguen de la siguiente manera:

  • Programas sesgados: Son los más habituales, es donde podemos encontrar las paralimpiadas, special olympics y deportes dirigidos específicamente para la población con algún tipo de discapacidad. La crítica llega al considerar que se separan por considerarlos diferentes.
  • Programas paralelos: estos son los programas donde se usan las mismas instalaciones y reglas que todo el mundo y si el grado de discapacidad es leve, se intenta incluir dentro de las actividades habituales del club, centro o asociación que las lleve a cabo.
  • Programas integrados: en este caso se intenta integrar las personas con y sin discapacidad. Es muy difícil encontrar este tipo de programas fuera de los colegios, ya que es allí donde se usan las actividades deportivas para formar y educar en valores positivos sin dar importancia a competiciones o resultados.

 

El deporte paralímpico está lleno de historias de superación admirables, como la de Zheng Tao, que aún no tener brazos, el 2012 logró batir el record mundial de 100m espalda

Si nos fijamos en la entrevista a Jordi Morales podemos ver como se hace referencia a los dos primeros tipos de programa. El programa sesgado que más se ha comentado ha sido como competidor, ya que viene de disputar el mundial de tenis de mesa adaptado, donde aparte de competir, también tienen su propia clasificación, de hecho incluso se separan por categorías, ya que al ser una competición se intenta que los deportistas lo hagan en igualdad de condiciones.

Por otra parte, aún considerarse los juegos paralímpicos como programa sesgado, bien es cierto que de hace años se realizan en la misma sede que los juegos olímpicos, e incluso como comentaba Jordi, si un deportista paralímpico logra cumplir los requisitos de competición, puede hacerlo, como es el caso de la jugadora polaca de categoría 10 en tenis de mesa o el famoso caso del atleta Oscar Pistorius, que en el 2012 logró competir tanto en las olimpiadas como en las paralimpiadas.

Para encontrar un ejemplo de programa integrado, Jordi es el director técnico de la sección de tenis de mesa en el C.N.Sabadell y, aún no haberlo comentado durante la entrevista, el mismo puede competir y entrenar con los deportistas del club siendo un jugador más. En este caso es un deportista paralímpico compitiendo en competiciones regulares, pero este caso es más por la calidad individual del deportista que por considerar estas competiciones como programa integrado.

Esto demuestra que aún haber tres maneras diferentes de competir, un deportista no tiene porqué depender de una de esas tres. Lo que realmente importa es el hecho de tener la oportunidad de poder realizar una práctica deportiva que lo ayude a mantener una vida activa, inclusiva y poder beneficiarse de todos los aspectos positivos del deporte.

Valores del deporte adaptado

Otro beneficio del deporte adaptado son los valores. Estos destacan por encima de todo, como dice Jordi Morales “el deporte paralímpico es rendimiento y espectáculo pero nunca perderá una cantidad increíble de valores, algunos de ellos llevados al extremo como la superación, el esfuerzo, la constancia, no rendirse…. el deportista paralímpico lo lleva muy hasta el extremo”. Esto se debe a dos factores: el hecho de querer superarse y demostrarse a sí mismo que tener una discapacidad no significa “ser” un discapacitado, muy importante diferenciar el ser con el tener.  Y el orgullo de lograr algo que, a priori, es difícil para cualquier persona. Esto ayuda a cambiar la perspectiva tanto a deportista paralímpico como a la gente de alrededor, influyendo positivamente a su inclusión en la sociedad.

Ciertos logros demuestran que, a su manera, pueden conseguir hacer lo mismo que cualquier otra persona, con la dificultad de vivir en un entorno y una sociedad construida en unos parámetros hechos a medida para quien no padece ninguna discapacidad. Y lograr disfrutar, competir y mejorar en este entorno deportivo, también les ayuda a desconectar y olvidar estos parámetros.

<<< Este artículo esta relacionado con la entrevista Jordi Morales

Saulius Vasaris

@SauVasaris

 

La activación

En este post vamos a hablar del Arousal, también conocido como nivel de activación, y sus funciones en la psicología del deporte. ¡Entra y descubre-lo!

<<< Este artículo esta relacionado con la Entrevista de Javier Marrón

Nivel de activación – Arousal

Para explicarlo de una manera simple, el nivel de activación es el grado de intensidad en el que un deportista sale a competir. Si el nivel de activación es demasiado bajo, el deportista saldrá con un exceso de relajación, desmotivado y con poca intensidad, mientras que si lo hace con un nivel demasiado elevado puede causar un exceso de estrés, presión o excitación. Ya que los dos extremos son perjudiciales para competir, es importante encontrar cual es nuestro punto medio tal y como podemos ver en el siguiente gráfico:

El nivel de activación funciona en forma de U invertida, logrando el nivel adecuado antes de entrar en la zona de estrés y/o ansiedad.

Si buscamos una explicación más científica nos encontramos con que el nivel de la activación también se conoce como “arousal” aún no ser exactamente lo mismo, pero al tener una distinción tan sutil se usan de manera indistinta. Una definición que incluye los dos términos es la de Malmo (1959), “el arousal es una activación general física y psicológica que oscila entre  un estado de sueño profundo en su nivel más bajo hasta un estado de máxima alerta”. Otra definición que nos gusta es la de Hardy, Jones y Gould (1996) considerando la activación como “un estado multidimensional complejo que refleja la preparación de anticipación del organismo para responder”. La importancia en esta definición está en el “estado multidimensional”, ya que hay muchos factores que pueden influenciar, como pueden ser el tipo de deporte, el momento o los propios deportistas, ya que cada uno interpreta una misma situación a su manera.

No existe un nivel óptimo de activación estándar, este variará según el deporte que se realiza, entre otros factores.

Durante la entrevista a Javier Marrón pudimos hablar de varias cosas, pero hemos querido compartir con vosotros su preparación previa a las competiciones. El se refería a ello como “control de tensión” destacando que lo más importante que trabajó con el psicólogo fue según sus palabras “preparar los calentamientos previos para saber regularse y alcanzar un nivel de activación óptimo, para no salir sobreactivado ni demasiado relajado” y, considerando que era para competir en Taekwondo, sin duda esta preparación es vital.

Hay varias teorías que tratan de analizar este tema, pero nos gustaría destacar “La teoría de la inversión” formulada por Smith y Apter (1975) y adaptada al ámbito del deporte por Kerr (1985). Según esta teoría, el deportista puede interpretar su arousal de manera positiva o negativa por lo que su propia percepción puede afectar y modificar su rendimiento en un período de tiempo muy breve. Esto significa que un nivel de arousal bajo puede ser interpretado como una situación aburrida o como un momento de relax útil, al igual que un nivel alto puede provocar ansiedad o excitación según su interpretación.

Dicho de otra manera, la activación puede venir debido al alto nivel de motivación del deportista y sus ganas de competir o debido a la ansiedad y estrés que puede causar la competición, considerando ambos casos fuera del nivel óptimo, ya que por muy positiva que sea la motivación, los nervios o descontrol pueden jugar una mala pasada. Es por eso que para poder controlar y obtener el nivel de activación optimo para competir es recomendable trabajar con un psicólogo para realizar un trabajo de introspección y evaluación, eso servirá para saber cómo nos afecta la competición  en nuestras emociones y evitar su percepción como una situación estresante.

Antes de competir, los deportistas suelen preparar un calentamiento para empezar a arrancar motores, esto lo podemos ver sobretodo en la previa de un partido de futbol o baloncesto, donde cada equipo ocupa una parte del campo y realizan una serie de ejercicios y lanzamientos. Lógicamente, como dice su nombre, esto sirve para calentar la musculatura y poner a tono la parte física del deportista, pero también es importante usar este tiempo para activar la parte psicológica. Aquí es donde Javier Marrón nos comentaba como había preparado estos calentamientos con el psicólogo. Otro aspecto útil de llevar el calentamiento preparado es el hecho de saber exactamente que se va a realizar, ya que la incertidumbre y el “no saber” puede aumentar el estrés en el deportista y descontrolar un poco el aspecto psicológico.

Otros deportes, como el golf o el tiro con arco, le dan mucha más importancia a trabajar los aspectos cognitivos como la concentración o la estrategia. Con ello podemos ver la dificultad de encontrar el nivel óptimo, ya que se necesita equilibrar tanto el aspecto físico como el psicológico. Y eso solo hablando de la preparación previa ya que durante la competición un deportista puede perder la concentración o sufrir una situación inesperada y necesitar regularse de nuevo.

¿Qué estrategias podemos usar para alcanzar nuestro nivel de activación adecuado?

Si nuestra intención es aumentar la activación, algunas técnicas fisiológicas adecuadas son: acelerar la respiración, controlar el ritmo cardíaco e intentar incrementar la tensión muscular, mientras que para hacerlo de manera cognitiva podemos usar otras técnicas como la visualización, el control de pensamiento o las autoinstrucciones.

La visualización es una estrategia con la que ensayamos una acción de manera simbólica con el uso de la mente, experimentando  internamente las sensaciones de una acción concreta con el resultado deseado.

Por otra parte, si nuestra intención es reducir la activación o ansiedad, como técnicas fisiológicas intentaremos relajar la musculatura y/o respirar de manera más pausada y profunda, mientras que las técnicas cognitivas pasarían por la meditación, control de pensamientos y visualización.

Algunas de estas técnicas como la visualización o el control de pensamientos son técnicas usadas tanto para aumentar como disminuir la activación, por eso suelen ser las más usadas por los deportistas de élite. Estas técnicas son vitales para evitar problemas de estrés, angustia o saturación cognitiva, factores habituales en momentos de mucha presión y que pueden venir causados por la sensación de imposibilidad de controlar la situación. Esta sobreactivación también se encuentra reflejada en la entrevista cuando Javier comenta que “Para la competición es fundamental haber trabajado el control de tensión, controlar los nervios ya que si esto no lo trabajas puedes no responder bien. Si la tensión puede contigo las piernas no responden como deben y puedes dirigir tu atención a factores que te hacen perder”.

Para finalizar, quiero compartir un par de vídeos con todos vosotros para que podáis ver situaciones donde deportistas regulan su nivel de activación en determinados momentos de la competición:

Davor Suker muestra su rutina antes de lanzar un penal, donde regula su respiración y comprueba las pulsaciones. Esta rutina le da la seguridad de saber cuándo debe ejecutar el penal.

¿Quién no conoce las hakas de los All black antes de un partido de Rugby? Hay quien cree que el motivo es atemorizar al rival. Seguro que tenerlos de frente puede condicionar, pero en realidad es una danza de guerra. Esta servía y sirve para activar al equipo física y psicológicamente, solo hay que ver el control de la respiración durante los movimientos duros pero controlados, no se ve un solo jugador desconcentrado o desganado.

En este vídeo Jason Day (1golf) explica como usa la visualización antes de golpear. Esta estrategia le ayuda a focalizarse solo en el golpe evitando distractores tanto externos como internos. (Video en ingles)

Espero que os haya interesado y si tenéis cualquier duda o aportación, no dudéis en comentarlo con nosotros. Saludos a todos y hasta el próximo post.

<<< Este artículo esta relacionado con la Entrevista de Javier Marrón

Saulius Vasaris

@SauVasaris

La autoconfianza

Un elemento crucial en cualquier ámbito (y, aún más, en el deporte) es la confianza. En base a la entrevista de Rafa Carrillo, en esta ocasión nos vamos a centrar en la autoconfianza. ¡Entra y descubre-lo!

<<< Este artículo esta relacionado con la Entrevista Rafa Carrillo

La temporada del Atlético Sanluqueño no empezó tan bien como se esperaba en un principio, aún así, lograron cambiar la dinámica para llegar al tramo final de liga con un nivel de autoconfianza tan alto como para alcanzar sus objetivos. El equipo dirigido por Rafa Carrillo no solo ha logrado ganar los Play Off de la fase de ascenso a segunda B, también ha logrado mantener la portería invicta en partidos oficiales jugados en casa, y eso que terminó jugando contra dos campeones de liga en sus respectivos grupos (Mallorca B y Yeclano). Pero por el momento, vamos a intentar explicar en este artículo qué es la autoconfianza y como la podemos potenciar al igual que han hecho ellos.

Para empezar, debemos diferenciar entre la autoconfianza individual (la que tiene un deportista sobre sí mismo y su rendimiento) con la eficacia colectiva (creencia o percepción compartida por los miembros de un equipo en relación a las capacidades de sus compañeros). Al venir de la entrevista con Rafa Carrillo sobre el Atlético Sanluqueño, empezaremos por la eficacia colectiva, que a su vez también es más compleja.

Para una buena eficacia colectiva, hace falta un buen nivel de cohesión en el equipo y asegurarnos que los jugadores confíen en sus propios compañeros. Habitualmente, la confianza que tenemos de los demás depende del error, si el compañero de al lado falla, pierdes confianza y si habitualmente fallas tu, el equipo deja de confiar en ti. En un equipo de alto rendimiento, la confianza depende del compromiso de sus miembros, puedes fallar ya que al final es imposible no hacerlo nunca, pero mientras te dejes la piel por el equipo y demuestres que éste está por encima de todo, el equipo confía en ti. Eso se debe a que el peso de la confianza radica en el éxito del equipo y no el éxito individual, y este punto es clave a tener en cuenta para todo entrenador. De hecho, estudios recientes demuestran que dar preferencia e intentar crear un clima orientado hacia la destreza, ayuda mucho más a aumentar la sensación de eficacia colectiva en un equipo, a diferencia de trabajar de manera orientada al resultado, por lo que la preocupación del míster debe centrarse más en la eficacia colectiva que en la individual, pero obviamente sin llegar a olvidar-la.

El Sanluqueño celebrando el pase en la primera ronda de los PlayOff de ascenso

 

Cuando pasamos a hablar sobre un deportista individual es mucho más fácil entender cómo funciona la autoconfianza. Para definir-la, es la creencia de poder llevar a cabo una conducta deseada exitosamente. Además, ésta es multidimensional, ya que actúa sobre habilidades físicas, psicológicas y de percepción, por lo que un buen nivel de autoconfianza acaba influyendo positivamente en varios aspectos, como la concentración, una buena gestión o la organización de los propios recursos a parte de las propias habilidades. Otro aspecto importante es que ayuda a evitar profecías de autocumplimiento negativas, que son barreras psicológicas que nos imponemos nosotros mismos al pensar que una acción o competición va a salir mal y es habitual ver que la expectativa acaba influyendo al resultado final. Sin duda la confianza es un aspecto que debemos cuidar e intentar mantener en un buen nivel.

¿Pero se puede trabajar la confianza? Sin duda alguna. La confianza se refuerza a través de trabajo, práctica y, sobretodo, planificación. Principalmente es vital que enfoquemos nuestra atención en nuestro rendimiento e intentemos no hacerlo tanto hacia el resultado. No hay duda que perder competiciones resta confianza y ganarlas ayuda a aumentarla, pero si dejamos que la confianza solo dependa de esto, puede provocar una inestabilidad continua o entrar en una mala racha de la cual sería muy difícil salir. El hecho de enfocarnos en nuestro rendimiento hace que nuestro nivel de confianza dependa de nuestro esfuerzo y de competir bien, factor que depende al 100% de uno mismo y que a la larga ya lleva a obtener mejores resultados. Se podría decir que el objetivo es competir contra uno mismo con tal de ser mejor de lo que éramos ayer, si lo logramos es qué vamos por buen camino.

También es cierto que, aunque intentamos no depender solo de los resultados, si las cosas salen bien ayudan a mejorar la confianza. Esto se puede ayudar a entrenadores o deportistas para usarlo en nuestro día a día en los períodos de preparación. Una vez conocí a un entrenador que le gustaba acabar el entrenamiento cuando el portero había realizado una buena parada, aunque tuviera que esperar unos minutos más. Así se aseguraba que el portero se iba a casa con buenas sensaciones y la autoconfianza sin dañar, sobre todo si eran ejercicios de finalización ya que se pueden acumular muchos goles y esto podría crear una mala percepción. Si queremos que el equipo o un jugador en concreto aumente su confianza, se trata de preparar los ejercicios de tal manera que se puedan realizar exitosamente sin que estos estén a un nivel tan bajo como para que sean aburridos. Se trata de buscar el equilibrio entre la dificultad, que obligue al esfuerzo y la mejora, pero que sea accesible, intentar estar entre el 65% y el 80% de acierto de ejecución.

Es muy importante tener en cuenta estos factores y medir bien los ejercicios y los niveles de acierto/error, ya que podríamos provocar una falta de confianza en el deportista. La falta de confianza la podremos identificar cuando durante una competición, el deportista rinde a un nivel inferior al que podría debido al miedo de fallar, las dudas sobre si saldrá bien o no o de si realmente tienen la capacidad de hacerlo. Esto pasa cuando se focaliza más en los errores que en los aciertos, y las dudas acaban creando un estado de ansiedad y un deterioro del rendimiento que acaba afectando al resultado final.

La confianza se puede ver perjudicada si centramos nuestra atención en nuestros errores, ya que se puede acabar entrando en un círculo vicioso:

 

Pero no solo la falta de confianza puede resultar un problema cuando toca competir ya que un exceso de confianza puede ser igual de perjudicial. Aquí encontramos a los deportistas que tienen una confianza mayor de lo que sus capacidades le podrían garantizar. Estos deportistas acaban considerando que no necesitan tanta preparación para competir y no es necesario implicarse al 100%, ya que el objetivo supuestamente será fácil. De aquí sale el “partido a partido” del Cholo Simeone o la preocupación de Guardiola aún cuando a su equipo le toca jugar contra un equipo de nivel claramente inferior, porqué subestimar a un rival es demostrar un exceso de confianza que hará que los jugadores rindan por debajo de su máxima capacidad. Se debe encontrar un punto medio que garantice un nivel óptimo de confianza tal y como podemos ver en el gráfico de la U invertida.

Nuestro nivel máximo de rendimiento dependerá de nuestra propia confianza, viéndose perjudicada tanto por falta como por exceso:

 

¿Y cómo podemos evitarlo? Como hemos comentado antes, competir contra ti mismo para intentar ampliar tú rendimiento es la mejor manera. Centrar los avances y los resultados en las actuaciones propias, intentando evitar al máximo las influencias externas. Intentar ser consciente de lo que uno es capaz de hacer, por lo que se necesita una buena autoobservación y al final, creerse capaz  de lograr el objetivo o medirse por las capacidades propias y no por los desméritos del rival.

Espero que os haya interesado este breve repaso sobre la autoconfianza y si tenéis cualquier duda o aportación, no dudéis en comentarlo con nosotros. Saludos a todos y hasta el próximo post.

Saulius Vasaris

@SauVasaris

La concentración y la atención en la competición

La concentración y la atención no son lo mismo. ¿Que diferencias existen entre estos dos términos? ¿Cómo afectan a nuestro rendimiento a nivel competitivo? ¡Entra y descubre-lo!

>>> Entrevista relacionada con la entrevista de Pep Marí

En el ámbito de la actividad física y el deporte, a menudo encontramos los términos de concentración y atención como sinónimos, por lo que pueden ser usados de forma intercambiable, aunque es más habitual encontrar el término atención por parte de los investigadores y concentración por parte de los terapeutas (Weinberg i Gould, 1996).

Por otra parte, Dosil y Caracuel (2003) propusieron la siguiente definición:

  • Atención: forma de interacción con el entorno en la que el sujeto establece contacto con los estímulos relevantes de la situación (procurando desechar los estímulos no pertinentes) en el momento presente (excepto cuando la situación reclame interactuar con el pasado o con el futuro – retrospectiva o prospectivamente –).
  • Concentración: mantenimiento de las condiciones atencionales a lo largo de un tiempo más o menos duradero según exija la situación a la que nos estamos enfrentando.

¿Pero cómo funciona?, según la teoría de la atención (Nideffer, 1989) para que un deportista pueda rendir a su máximo nivel, debe estar centrado en los rasgos más relevantes para sus funciones, en aquellos estímulos que puede controlar. Según la teoría, hay 4 direcciones posibles y estas dependerán de dos dimensiones: amplitud (amplio o estrecho) y dirección (externa o interna) y el deportista debe ser capaz de cambiar el foco atencional según las demandas de la competición.

 

Resultat d'imatges de Teoria de la atención de R.M. Nideffer

Teoria de la atención de R.M. Nideffer, 1976

Un foco atencional amplio nos permite percibir varios estímulos simultáneamente, estar atento a diversos factores que pueden influenciar. Un jugador de futbol iniciando un contraataque debe actuar con el foco amplio y externo, viendo la posición de varios defensores y la de sus compañeros para encontrar el mejor pase, además de algún posible perseguidor. Por otra parte, un entrenador también debe usar un foco atencional amplio, pero con dirección interna, ya que debe analizar el desarrollo del juego y pensar, de entre las alternativas que tiene, que cambio o movimiento táctico es más útil para superar al rival.

El foco atencional estrecho es el que usamos cuando solo nos interesa controlar uno o dos estímulos. Un ejemplo claro de foco estrecho externo es un jugador de golf haciendo un putt en el green. Este debe estar pendiente solo de la posición de la pelota y del hoyo para calcular qué golpe realizar. Si queremos encontrar otro con dirección interna podría ser un jugador de futbol antes de ejecutar un penalti, ya que debe decidir hacia donde chutará para engañar al portero, usa una representación mental a la futura ejecución.

En definitiva, cuando estamos compitiendo hay distintas maneras de concentración y según el deporte que juguemos o qué recursos necesitamos en un determinado momento, nos tocará usar un tipo u otro. Si durante la entrevista se remarca tanto la importancia de saber a dónde dirigir nuestra atención y saber que estímulos necesitamos controlar es precisamente para saber hacia dónde dirigir nuestro foco atencional, pero esto puede verse afectado por varios factores, por lo que vamos a analizar posibles problemas atencionales que podamos encontrarnos.

 

Problemas atencionales

Los problemas atencionales pueden venir causados por distracciones internas o distracciones externas. Entre las distracciones podemos encontrar la incapacidad de tolerar la presión o la fatiga, relacionadas directamente con la competición, pero el problema más habitual es estar pendiente de eventos pasados o futuros. Es habitual ver jugadores que tras cometer un error grave pasan por una etapa de rendimiento inferior al suyo, el motivo suele ser que el jugador está más pendiente de la acción anterior que de la acción actual. Otro ejemplo podría ser un jugador a punto de chutar un penalti tras haber fallado otro en una jornada anterior, si antes de chutar tiene en mente el penalti anterior por miedo a volver a fallar, las posibilidades de errar se incrementarán.

En el caso de las distracciones externas son aquellas causadas por el entorno como el público o  el clima. Pero entre las distracciones externas también encontramos estrategias de distracción de los propios rivales. Aquí hay acciones limpias, como sería el caso de un jugador realizando una acción vistosa y poco común para llamar la atención o simular una discusión entre compañeros antes de lanzar una falta, y luego hay acciones más sucias como puede ser el  “trash talking” usado en la NBA, o incluso discutir con el árbitro y el equipo rival para ganar tiempo y sacarlos del partido, acciones con la finalidad de desconcentrar al rival para intentar reducir su nivel.

 

La concentración es clave en la competición

¿Cómo podemos mejorar la concentración?

Hay varias maneras para mejorar la concentración en competición. La primera ya la hemos podido ver en la entrevista a Pep Marí. Durante las olimpiadas del 92, el trabajo que llevó a cabo con la selección española de Hockey consistía en hacer consciente al deportista de aquellas demandas atencionales que se pretendía cubrir en cada momento y prescribirle una serie de comportamientos, extraídos de sus propios recursos, que le posibilitaran atender al foco más adecuado según la tarea a realizar. La importancia de saber a qué estar atento al realizar una determinada acción y entrenar aquella acción pendiente al 100% en esta.

Otra estrategia es el uso de autodiálogos. Estos también se pueden considerar como un distractor más, pero si aprendemos a manejarlo nos puede servir de mucha ayuda. El autodiálogo puede presentarse de tres maneras, positiva, instructiva o negativa. La positiva nos ayuda a motivarnos con frases como “sigue así”, “aguanta un poco más que ya lo tienes”. La instructiva la usamos para autocorregirnos “no te precipites antes de chutar”, “flexiona bien las rodillas antes del salto”. Y la negativa sin duda es la que más nos puede perjudicar, ya que son comentarios del estilo “como puedes fallas esto”, “para jugar así mejor haberse quedado en casa”. El primer caso nos ayuda a incrementar la motivación y a rendir mejor, el segundo nos ayuda a corregir posibles errores, no nos motiva pero si nos mejora, mientras que el tercer caso solo nos sirve para perjudicarnos. Para crear un buen autodiálogo debemos potenciar el autodialogo positivo y eliminar por completo el negativo. Además, es importante que las frases sean cortas y muy específicas, con un tono amable y dirigido en primera persona.

Por último, también puede resultar muy útil el establecimiento de rutinas. Es muy positivo establecer rutinas tanto antes como durante la competición. Esta técnica ayuda a evitar distracciones tanto internas como externas, ya que el deportista dirige su atención a la rutina. Actualmente podemos ver a muchos deportistas con determinadas rutinas, se ven en los jugadores de baloncesto al lanzar tiros libres, futbolistas antes de los penaltis o los tenistas durante el saque. Pero estas también pueden ayudar durante los períodos de descanso, por ejemplo un equipo de futbol durante el medio tiempo suele tener unas rutinas establecidas para no perder la concentración. Esta podría consistir en descansar en el vestuario 5 minutos, pensar en aquellos aspectos que se están haciendo bien y aquellos que se podrían mejorar, realizar la charla entre equipo y entrenador y por último lanzar unos mensajes motivacionales para salir enchufados. Esto que puede resultar tan obvio sirve para que el jugador sepa qué debe hacer durante el descanso y un cambio de rutina durante estos 15 minutos podría provocar una salida al campo sin estar concentrado al 100% debido a posibles distracciones.

Sin duda este es un tema muy amplio y hemos decidido resumirlo con estos ejemplos, pero si conocéis alguna otra estrategia, distracción o tenéis alguna duda que os gustaría compartir con nosotros no olvidéis hacer el comentario y os responderemos tan brevemente como nos sea posible. Esperamos que os haya gustado el artículo y os sirva de ayuda.

 

Bibliografía:

  • Dosil, J. (2008). Psicología de la actividad física y del deporte (2ª ed.). Madrid, España: McGraw-Hill/Interamericana de España, S.A.U.
  • Marí. J (1994) “Mejora de la concentración en pista: experiencia en hockey hierba alto rendimiento”. Apunts: educación física y deporte, 35, 32-37.
  • Nideffer, R.M. (1989) “Anxiety, attention and performance in sport: Theoretical and practical considerations”. A D. Hackford and Ch. D. Spielberger (Eds.) Anxiety in sport. New York: Hemisphere Publishing Company, CO.
  • Weinberg, R. S., Gould. D. (2010). Fundamentos de psicología del deporte y del ejercicio físico. Ed. Médica Panamericana.

 

Saulius Vasaris

@SauVasaris

Psicología del deporte: los objetivos

Vamos a tratar de las metas y los objetivos ¿cómo se eligen? ¿Qué debemos tener en cuenta? ¿Cuándo debemos marcarnos objectivos? ¡Entra y descubre-lo!

Antes de realizar la entrevista con Gerard Marín, me esperaba escribir sobre temas como el agotamiento o la fatiga, síntomas que lógicamente se vieron en el barco pero realmente no afectaron como pensaba que podrían afectar. Sin duda cuando un deportista se anima a realizar este tipo de competiciones es porque ama su deporte, le apasiona estar al pie del cañón y no tiene problema en pagar todo el precio para poder vivir esta experiencia, tanto en la cantidad de horas de preparación como la durada de la competición. Un bonito tema también para comentar otro día, la pasión por el deporte.

Lo que si pude ver fue una gran preparación para la competición y, sin duda, unos objetivos claramente marcados y compartidos por todo el equipo, por lo que hoy vamos a tratar esto, metas y objetivos, ¿cómo se eligen? ¿Qué debemos tener en cuenta?  ¿Cuándo debemos marcarnos objetivos? ¿Realmente es efectivo?

El establecimiento de objetivos es una de las técnicas más empleadas e investigadas por la PAFD. Fijar un objetivos ayuda a hacer visible el destino final deseado para todo el equipo, por eso es muy importante y ayuda a su buen funcionamiento el consensuarlos entre todos para asegurarnos estar de acuerdo y remar juntos en una sola dirección. Establecer objetivos se considera esencial para regular la motivación e influir positivamente en otras variables como la concentración, la ansiedad/estrés, autoconfianza o cohesión de grupo (Dosil, 2004).

Su funcionamiento ha sido analizado y demostrado en una gran cantidad de estudios en el ámbito del deporte, de hecho Burton, Naylor y Holliday (2001) realizaron la revisión de cincuenta y seis de los cuales se demostró un aumento del rendimiento en cuarenta y cuatro de ellos. Eso se debe a que fijar una meta ayuda a aumentar la motivación del deportista. Pero para poder asegurarnos su buen funcionamiento, antes debemos saber que tipos de objetivos podemos marcarnos.

La manera más habitual de diferenciarlos es entre: resultado, rendimiento o proceso. No hay una mejor que otra, todos  importantes según que se quiera conseguir:

  • Resultado: hace referencia al resultado en una competición. Un ejemplo es el objetivo marcado por GAES en la entrevista anterior, quedar entre los 3 primeros competidores. Lo que diferencia este tipo de objetivo de los otros es que no depende solo de ti ya que si el rival compite mejor, por muy bien que lo hagas, podrías no alcanzarlo. Es por eso que al fijarse este tipo de objetivos es muy importante saber nuestro nivel, el de los rivales y de la competición en general.
  • Rendimiento: depende principalmente del deportista en cuestión. Suele ser para mejorar una marca personal, un porcentaje en tiros libres, etc. En el caso de GAES, su objetivo de Rendimiento era lograr finalizar la regata en menos de 100 días y esto, si dependía solo de ellos.
  • Proceso: hace referencia a lo que hace el deportista, aquellas acciones a las que debe comprometerse para mejorar su rendimiento. Por ejemplo, en fútbol, un defensa central que trabaja el juego aéreo debe calcular la trayectoria de la pelota para realizar el impacto en el punto más alto del salto o un tenista trabajando la postura corporal antes de golpear marca como objetivo del entrenamiento intentar golpear con los pies fijados al suelo. Son comportamientos y pensamientos adecuados para consensuar su meta.

Otra manera  habitual de diferenciar las metas es según su duración. Podemos encontrar objetivos a corto, a medio o a largo plazo, aunque no hay establecido un período determinado. Lo que para un deportista podría considerarse a largo plazo quizá para otro seria a corto o medio.  Además, lo normal es plantear un objetivo a largo plazo y de este, establecer otros objetivos dentro para lograr el principal. Un ejemplo lo encontramos en la misma entrevista cuando Gerard dice: “No podemos salir de Barcelona diciendo que vamos a dar la vuelta al mundo, seria psicológicamente durísimo. El primer objetivo es llegar al estrecho de Gibraltar, el segundo a las Canarias, etc. Al final hay unos 8 o 9 de entre 5 y 10 días de duración según la distancia”. Otro ejemplo está en la liga de fútbol de España (20 equipos, 38 jornadas), se habla de la salvación matemática en los 42 puntos, cantidad que se marcan como objetivo aquellos clubes modestos que luchan por mantenerse,  a demás deben dividir la liga en varios objetivos de “X” jornadas cada uno que ayuden a consolidar el principal.

Recorrido del BarcelonaWorldRace

Hay varias maneras más de diferenciar las metas. Podemos encontrar las objetivas o subjetivas, dependiendo de si son mesurables o no. Dos ejemplos de la primera son: lograr un determinado hándicap para un jugador de golf o bajar la marca 2 segundos para la próxima competición de un nadador. Mientras que las subjetivas pasarían a ser un simple “hacer un buen partido” o “lograr plantar cara a un rival superior”.  Otra manera diferenciación es si son generales o específicas. Un ejemplo de la primera es hacer una presión fuerte al rival para impedir su juego, mientras que la segunda seria presionar al rival cuando intente salir jugando por el lateral derecho. Son matices que facilitan al deportista saber cuándo y cómo actuar, factor que da la seguridad y la motivación del reto.

Como podéis ver, hay muchas maneras de dividir los objetivos, esto da la posibilidad de marcarse más de uno a la vez, aunque se recomienda un uso moderado. Nuestra atención apunta hacia aquel reto que nos marcamos, sabemos a qué fijarnos, pero a cuantos más objetivos apuntemos, más se difuminará la luz de nuestro foco y se reducirá su efectividad. A demás tenemos que fijarnos en que los objetivos sean complementarios y el logro de uno no imposibilite el de otro.

Un objetivo nos ayuda a enfocar hacia la dirección deseada y no desviarnos o distraernos con posibles distractores

Para finalizar, para que un objetivo sea motivador debe suponer un reto para el/los deportista/s, eso significa que debe tener un grado de dificultad considerable, pero que sea alcanzable, ya que un reto fuera del alcance podría provocar un alto nivel de frustración mientras que otro muy fácil de lograr no provoca motivación alguna, con poco esfuerzo se puede lograr. Es por eso que habitualmente en deportes de equipo es el propio club o entrenador quien marca el objetivo a lograr, pero en estos casos, contar con la colaboración de los jugadores durante el establecimiento de objetivos puede ser muy positivo, ya que no solo ayudará a su motivación durante la competición, ver que su opinión se tiene en cuenta le ayuda a sentirse valorado y esto aumenta su compromiso con el equipo, un aspecto importante a tener en cuenta.

Así que ya sabes, si practicas algún deporte, formas parte de un equipo o lo diriges, analiza bien que objetivos te marcas y una vez los tengas, encara la proa hacia ellos y a trabajar para lograrlos, ¡seguro que te ayudaran a mejorar tu rendimiento!

Saulius Vasaris

@SauVasaris

La comunicación en el deporte

Un jugador que no conoce los mensajes cifrados puede encontrarse perdido en ciertos momentos del partido, pero ¿Qué pasa si un jugador no puede ni siquiera comunicarse normalmente con sus compañeros? ¡Entra y descubre-lo!

Hay muchos factores influyentes en los deportes de equipo, pero si hay uno que considero realmente importante es la comunicación. Un equipo está formado por un conjunto de personas y para cumplir su objetivo en cada partido debe tener un sistema trabajado e ir todos coordinados en una sola dirección. Para lograr este objetivo sin duda hace falta mucho trabajo tanto técnico como táctico, pero también es vital la comunicación. Un ejemplo lo podemos encontrar en el futbol americano, ¿Quién no ha visto en algún momento el quarterback informando a su equipo sobre la jugada a realizar? El uso de mensajes cifrados es habitual prácticamente todos los deportes y lo podemos ver tanto de manera verbal como no verbal (jugadas de estrategia).

Un jugador que no conoce los mensajes cifrados puede encontrarse perdido en ciertos momentos del partido, pero ¿Qué pasa si un jugador no puede ni siquiera comunicarse normalmente con sus compañeros? Esto fue lo que se encontró en un principio Iban al ir a jugar a China y que sin duda fue lo primero que intentó solucionar, aprendiendo unas 15 palabras de vocabulario básico para poder entender y hacerse entender y es que esta es la reacción natural que debe tener todo jugador en esta situación, ya que sin comunicación es muy difícil adaptarte y formar parte del grupo.

¿Cómo funciona la comunicación?

Para que se lleve a cabo la comunicación hacen falta dos protagonistas, el emisor y el receptor. El emisor antes de enviar el mensaje, debe codificar el pensamiento en lenguaje, es decir, convertir sus propios pensamientos en formato verbal y/o no verbal y dirigirlo a su receptor, quien lo recibirá para poder descodificarlo y sacar su propia interpretación, la cual estará influenciada por experiencias previas y por el modo en que el emisor haya enviado el mensaje.

Según Martens (1995), la comunicación tiene dos componentes: contenido y emoción. El contenido generalmente se manifiesta de manera verbal y contiene aquello que se quiere decir. La emoción se manifiesta con la comunicación no verbal, ya que esta hace referencia a la manera en que se siente el emisor en el momento de transmitir el mensaje. Por ejemplo, un entrenador puede transmitir un mensaje en concreto, pero este puede ser muy distinto si lo comunica en un estado de rabia o si lo hace en un estado alegre, aunque las palabras usadas sean exactamente las mismas.  Por lo tanto cuando hablamos del modo de transmitir en mensaje principalmente hacemos referencia en la comunicación verbal (CV) y la comunicación no verbal (CNV), ya que incluso se podrían llegar a enviar mensajes contradictorios.

Como hemos comentado, la comunicación no verbal (CNV) está más relacionada con la parte emocional, por lo que es más difícil ser conscientes de lo que estamos transmitiendo y controlarlo. Aquí influyen factores como la postura, la gesticulación, la expresión facial o incluso las características de la voz (tono, balbuceo, etc.). Es por esto que es muy importante hacerse consciente de ella para asegurarnos enviar el mensaje tal y como deseamos. De hecho, el 55% de lo que comunicamos se hace a través del lenguaje corporal y el 38% se debe a la voz, por lo que el 93% es CNV mientras que lo que expresado en palabras (CV) solo representa un  7% de lo que transmitimos. Muy importante no confundir comunicación oral con comunicación verbal. La comunicación a través de gestos como el tiempo muerto en baloncesto o el de substitución en futbol se consideran comunicación verbal, ya que estos gestos se hacen de manera consciente y tienen un significado el cual sería el código y se transmite de manera visual, lo que sería el canal.

500b79c643_albertmehrabian1

La mayor parte del peso en un mensaje recae en la comunicación no verbal, la cual al expresarnos le prestamos menos atención que a la verbal.

Pero el caso que nos comparte Iban en su experiencia en el futbol Chino va más allá. El hecho de tener que colaborar y trabajar con un equipo con el que no comparte la lengua hace que la comunicación sea mucho más complicada, incrementando sobretodo códigos como el gestual y aprendiendo aquellas palabras básicas para poder transmitir a los compañeros de una manera más ágil. Esta situación facilita mucho la posibilidad de errores en la comunicación así que es importante saber las principales razones por los que esta puede fallar y por parte de quien, ya que estas pueden venir tanto por parte del emisor como del receptor, los motivos más habituales son:

  • El emisor no transmite aquello que quiere decir debido a una carencia en la habilidad verbal.
  • Mensaje difuso por parte del emisor, ya sea por exceso de inputs en el mensaje, o falta de concreción.
  • El receptor malinterpreta el mensaje por no saber escuchar o descodificarlo correctamente
  • Falta de interés o de atención por parte del receptor.

La efectividad de la comunicación puede diferenciar un equipo exitoso de los demás, es por eso que cuando llegan jugadores extranjeros en un equipo se debe buscar una solución rápida a este problema. La más habitual es la que se encontró Iban al llegar a China, un traductor desde el primer día y prácticamente las 24h para facilitar su integración y la de los demás extranjeros, pero no se puede disponer de esa persona al lado en todo momento, por eso aprender las palabras básicas del idioma y dominar por poco que sea lenguas como el inglés son vitales para una buena integración.

Es importante ser consciente de que queremos transmitir y cómo lo hacemos, por eso este breve repaso para saber cómo funciona la comunicación. La de Iban es una situación mucho más compleja, ir a trabajar a un país culturalmente tan distinto dificulta sin lugar a dudas la comunicación, pero no hay que olvidar que ambas partes son conscientes de este problema y esto hace que los implicados sean conscientes del aumento en la posibilidad de posibles fallos durante el proceso, con lo que también están más alerta para detectarlos e intentar solucionarlos. Donde no es tan habitual prestar atención y podemos encontrar más confusión es en la CNV. Sabemos del esfuerzo que hizo para aprender las nociones básicas del idioma para poder comunicarse durante los partidos, pero cuando habla de otras dificultades nos lo deja bien claro: “Al principio según cómo te comuniques interpretan que les estas gritando y en realidad es una corrección.” Podemos ver un claro problema de la CNV debido a una diferencia cultural. Esto se corrige adaptándose al nuevo entorno cultural al que nos encontramos o, por parte de los integrantes del grupo, conociendo mejor a esta persona, ya que cuando saben como es y cómo actúa esta persona también pueden adaptarse y “normalizar” sus diferencias.

estudiar-chino-dificil

Como seres sociables que somos, el idioma es un pilar fundamental para integrarse en una nueva cultura.

Haciendo referencia al artículo anterior (personalidad en el deporte), podríamos decir que Iban estaba muy lejos de su zona de confort, pero el principal problema no era el hecho de estar tan lejos de esta, era el hecho de no poder volver y descansar. Al final de la entrevista hablamos de la fatiga y hay que diferenciar entre la fatiga física producida por un sobreentrenamiento de la fatiga psicológica.

El sobreentrenamiento puede influir en la fatiga psicológica, pero se va incrementando las 24h del día con el simple hecho de tener que traducir y esforzarse más de lo habitual para entender lo que te dicen. Es imposible mantener un alto nivel de concentración durante un periodo muy largo y el no poder desconectar puede ser realmente agotador, de hecho alguien con una capacidad de concentración muy buena se distingue por la capacidad de desconectar y conectar con facilidad cuando hace falta. Estos tiempos de descanso durante el día son necesarios para poder rendir bien y en este caso hay muchos menos.

Sin duda este es un tema relacionado, pero distinto a la comunicación en sí, por lo que guardaremos la fatiga para el artículo de la próxima entrevista. Aún así, espero que os haya gustado compartir esta experiencia con Iban Cuadrado, ver la dificultad de vivir una situación así y haber entendido un poco como funciona el proceso de la comunicación.

Ya sabéis que para cualquier duda o aportación todo comentario será bien recibido.

Saulius Vasaris

@SauVasaris

La personalidad en el deporte

La personalidad es un elemento crucial cuando hablamos de deporte y alta competición. Acompañanos de la mano de Jorge Viejo y descubre-lo todo sobre la personalidad en el deporte.

Sobre J.Viejo me gustaría empezar haciendo referencia a su experiencia como entrenador. El se muestra contrario al autoritarismo, considerando más interesante una enseñanza individualizada y motivacional hacia los jugadores, por lo que es interesante remarcar la importancia del líder y su forma de liderar. El liderazgo es un tema muy interesante para tratar, pero lo analizaremos en otra entrevista, ahora me interesa ver como diferencia cada jugador de manera individual, considerando un trato globalizado del equipo no tan positivo como puede ser el de trabajar pieza por pieza, jugador por jugador. Esta visión es muy importante porque aquí Jorge ya empieza a demostrar la importancia que tiene el tema de hoy, la personalidad.

La personalidad es uno de los temas en los que más artículos se ha escrito en las últimas décadas, ya que se considera un aspecto muy relevante en cuanto a investigación y, en todos los artículos, siempre hay un punto en común, la singularidad. Cuando entramos en los aspectos deportivos no podemos ignorar que antes de trabajar con deportistas lo hacemos con personas y estas tienen una personalidad propia que les diferencia del resto, por lo que la reacción en una misma situación y el trabajo a realizar por parte de un psicólogo nunca será exactamente igual.

 “hay que estar atento porque muchas personas toman esa decisión (ir a un club grande y vivir en la residencia) y luego se ven afectadas bajando el rendimiento por estar lejos de sus padres, otros reaccionan con fuerza considerando que como tanto ellos como su familia están haciendo un sacrificio pues deben redoblar la apuesta para que sirva de algo”. Tras estas palabras podemos apreciar la importancia de la personalidad en una situación tan compleja como es la de ir a vivir fuera de casa en busca de una oportunidad en el deporte de élite. Antes de nada, tenemos que dejar muy claro que en esta frase no se hace referencia en absoluto a jugadores “buenos” o “malos, “fuertes” o “débiles” ni tan siquiera a jugadores más capacitados que otros. Son deportistas que, por sus características de personalidad (innatas o adquiridas), pueden necesitar, en mayor o menor medida, el concurso de alguien que ayude a optimizar sus capacidades. (Dosil, 2004).

En este ejemplo que hemos dado podemos ver como lo que para unos puede suponer una amenaza,  para otros es una oportunidad. Esto dependerá de su personalidad y la manera de ver y analizar las situaciones. Pero, ¿la personalidad es innata o adquirida? ¿viene influenciada por nuestras vivencias y el entorno o cada uno la trae de serie?  A día de hoy se considera que los dos factores son influyentes en nuestra manera de ser.

La personalidad no debe influir en la elección del deporte que queremos practicar, lo importante es que nos guste o no ese deporte (y aquí si influye la personalidad).

Se han realizado diferentes teorías explicativas para entender desde donde se construye la personalidad.  De hecho, hay muchos puntos de vista distintos para un tema tan amplio, pero limitaremos la explicación a los 3 paradigmas generales:  disposicional (interno), situacional (externo) y  interaccionismo ( interacción de los dos anteriores).

  • Disposicional (interno): Considera la personalidad un rasgo estable y consistente a lo largo del tiempo, por lo que un deportista que actúa de una determinada manera en competición, actuará de igual manera en otras situaciones de su día a día fuera del deporte, ya sea en casa con la familia, en otro trabajo, etc… Aquí podríamos encontrar esas opiniones sobre alguien que es una persona “tranquila” o “impulsiva”, esta característica se considera innata, por lo que es difícil de modificar en la persona.Si eres estudiante de psicología o estas interesado en este tema específico, en esta línea podríamos encontrar los trabajos de Allport (1961), Cattell (1965) y Eysenck (1970) que defienden el enfoque sobre los rasgos de la personalidad.

 

  • Situacional (externo): En este enfoque, la conducta viene condicionada por la situación y el contexto donde se encuentra la persona, de esta manera la personalidad dependerá de lo que lo rodea más que de sus propias características. Para entendernos, si habéis practicado deporte seguro que conocéis a esa persona que dentro del terreno de juego era un jugador agresivo, aquel que iba a por todas y no evitaba ninguna confrontación pero que fuera del contexto deportivo era la persona más pacífica con la que podías coincidir, pues esta diferencia comportamental es causada por el aprendizaje que obtuvo en el contexto deportivo.Este enfoque se entiende desde una perspectiva más conductista donde parte del peso está en el aprendizaje por observación. Tomando como referencia la teoría del aprendizaje social de Bandura (1977) vemos la importancia de aprender y desarrollar nuevas conductas mediante la observación de otras personas o deportistas. Para disipar cualquier duda la mejor manera de entenderlo es desde la visión de un niño, el cual aprende a actuar imitando el comportamiento de las personas que lo rodean (modelos), poniendo en primer lugar aquellos que percibe como mas semejantes (padres, hermanos, etc…). Es desde este punto de vista donde entra la crítica a aquellos profesionales con malas conductas, ya que son un ejemplo para aquellos niños que quieren “jugar como el”.

 

  • Interaccionismo: Actualmente se considera que la personalidad depende de los dos enfoques anteriores, por lo que es importante tener en cuenta tanto las características personales del jugador como el contexto en el que se encuentra. Por lo tanto es importante que los entrenadores y miembros de un staff técnico observen el comportamiento de los deportistas para poder conocerlos y saber en qué situaciones pueden desarrollarse mejor y en que otras se debe reforzar su conducta a través de los entrenamientos. Con ello se deben controlar los factores ambientales facilitando un entorno óptimo para el entrenamiento y ayudando a los jugadores a aprender, a la vez que se individualiza en aquellos aspectos donde disciernen los jugadores.

 

Zona de confort, aprendizaje y pánico

Otra manera de analizar esta situación en la que se encuentran estos jóvenes deportistas la encontramos con la zona de confort, aprendizaje y pánico usado habitualmente en el coaching. Esta teoría nos explica el funcionamiento del aprendizaje y el crecimiento personal, el cual consta de estas tres zonas:

Zona de confort: Aquí lo conocemos y dominamos todo por lo que no hay aprendizaje. Nos sentimos seguros, ya que nada puede sorprendernos, pero no hay crecimiento personal. En esta zona también entran nuestros hábitos, rutinas y comportamientos. Si hablamos de los jugadores que están aprendiendo este deporte, aquí se encuentran aquellos que no evolucionan, saben realizar un número determinado de acciones técnicas y como les funciona no ven la necesidad de aprender nuevas habilidades. Eso, sin duda, les perjudicará en un futuro ya que su nivel de juego no incrementará, llegando el día en que estas habilidades no sean suficientes.

Zona de aprendizaje: Al salir de la zona de confort buscamos ampliar nuestra visión y conocimiento. Con ello expandimos más el “terreno” como podría ser el viajar a países desconocidos y conocer otras culturas. Cuando vamos a la zona de aprendizaje nos enriquecemos y con ello tenemos nuevas sensaciones que pueden provocar cambios tanto en hábitos como en comportamientos. Estos cambios también ayudan a ampliar nuestra zona de confort, ya que una vez aprendido aquello por lo que estamos aquí acaba formando parte de nosotros. Un ejemplo seria Paolo Maldini, histórico defensa del Milan. Durante muchos años fue defensa lateral, posición que dominaba perfectamente, pero terminó jugando de defensa central. Cuando le tocó cambiar de posición tuvo que salir de su zona de confort para pasar a jugar “diferente”, pero una vez dominó la posición de central a la perfección, esta pasó a formar parte de su zona de confort.

En el caso de los jugadores del futbol base es muy importante mantenerlos en esta zona y ayudarlos a aprender aspectos nuevos que los ayuden a mejorar, ampliando sus habilidades ya dominadas pero sin alejarlos demasiado, ya que de ellas es de donde sacaran los recursos para evolucionar y lograr mejorar como jugadores.

Zona de Pánico: Esta es la 3ª zona, está más allá de la zona de aprendizaje, en ella está la parte más desconocida e incontrolable y lógicamente, la más arriesgada. A diferencia de la zona de aprendizaje, aquí no podemos ver la zona de confort, hemos perdido de vista aquello que nos da seguridad y estabilidad, donde tener un soporte y poder agarrarnos en caso de emergencia. Produce una sensación de indefensión que lleva a una posición defensiva que nos impide llevar a cabo un aprendizaje positivo.

Durante la entrevista con J.Viejo nos comentó como Mascherano se tomó su estancia en la residencia con mucha garra ya que suponía una oportunidad única, mientras que otros deportistas bajaron el nivel e incluso llegaron a abandonar. Aquí se distingue como mientras Mascherano estaba capacitado para aprender de esta situación, otros jugadores entraron en su zona de Pánico. Por eso es tan importante conocer la personalidad de los jugadores, para evitar situaciones de abandono, aunque en casos como estos es difícil encontrar soluciones.

La limitación, flexibilidad y tamaño de cada zona es individual para cada persona, por lo tanto, debemos tener esto en cuenta cuando nos encontramos con un jugador nuevo dispuesto a iniciar una posible carrera profesional. Es importante saber diferenciar donde están sus zonas, intentar mantenerlo en la zona de aprendizaje y evitar entrar en la de pánico, ya que la inseguridad y sensación de indefensión puede perjudicar considerablemente su evolución… y no nos estamos refiriendo solo a los aspectos deportivos, ya que el hecho de ir a vivir en una residencia lejos de la familia también supone alejarse de su zona de confort.

 

Saulius Vasaris

@SauVasaris

 

Este artículo esta relacionado con la entrevista de Jorge Viejo; no te pierdas detalle y entra en este enlace para más información.

Introducción a la Psicología Deportiva

Bienvenidos a esta nueva sección de Ciencia Políticamente incorrecta dedicada específicamente a la psicología deportiva. ¡Entra y descubre-lo!

Bienvenidos a esta nueva sección de Ciencia Políticamente incorrecta dedicada específicamente a la psicología deportiva. Un tema que, sin duda, cada día levanta más interés y se está ganando un merecido lugar en el mundo del deporte. Conscientes de este aumento de interés e información, aquí hemos decidido tratar el tema de una manera más amena, diferente y con ejemplos reales, donde aparte de la información teórica necesaria para conocer la PAFD (Psicología de la Actividad Física y del Deporte) ofreceremos historias de profesionales del deporte intentando entender aquellos factores psicológicos que influenciaron en su carrera.

Por lo tanto, a lo largo del año (y esperemos que más tiempo) colgaremos mensualmente una entrevista a diversos deportistas o agentes relacionados con el deporte como pueden ser entrenadores, directivos, cazatalentos e incluso psicólogos deportivos, desde los que podremos ver y entender diversos aspectos psicológicos que afectan en las distintas modalidades que vamos a tratar. La finalidad no será solo tratar de entender la PDAF de primera mano, también poder conocer a nuestros invitados desde un prisma diferente al que normalmente son conocidos y también las distintas dificultades que pueden darse según el deporte o posición, a veces de manera muy específica y otras más generales.

deportes3

La psicología del deporte se puede trabajar en absolutamente todos los deportes, sean colectivos o individuales, ya que en todo deportista siempre existe el factor psicológico

¿Qué es la PAFD?

Definiciones sobre la PAFD hay varias, pero hemos decidido compartir estas dos:

La psicología del deporte y el ejercicio comprende el estudio científico de las personas y sus conductas en el contexto del deporte y de las actividades físicas, y la aplicación práctica de dicho conocimiento (Gill, 2000)

La psicología de la actividad física y del deporte es una ciencia que estudia el comportamiento humano en el contexto de la actividad física y deportiva, y como disciplina de las ciencias de la actividad física y aportando los conocimientos psicológicos al mismo y, de esta manera, contemplando y enriqueciendo las aportaciones propias de otras ciencias, como la medicina, la sociología o el derecho. (Dosil, 2004)

Para profundizar más en el tema, la explicación sobre ¿Qué es la PAFD? la podemos encontrar en este post de uno de nuestros invitados especiales del blog. Pero para poder entender más en que situaciones la podemos encontrar y como trabajarla vamos a adentrarnos un poco en el tema.

Para empezar, es importante saber desde donde puede trabajar un psicólogo deportivo y que funciones puede tener en cada caso. En la PAFD se puede trabajar desde tres campos principales, la investigación, la docencia y en el asesoramiento:

  • Un psicólogo deportivo que decide ejercer el rol de investigador tiene la función de profundizar en los conocimientos a través de la investigación. Por ejemplo podríamos encontrar casos de investigadores intentando conocer la mejora del rendimiento en determinados deportistas con la práctica de una herramienta psicológica como podrían ser la visualización o la relajación. También podríamos encontrar investigadores comprobando la reacción que puede producir la práctica del deporte o ejercicio físico en la personalidad de una persona, ya sea reduciendo el nivel de estrés, ansiedad, etc. Profesionales que usan datos y resultados y que nos ayudan sin duda a conocer y mejorar en esta ciencia, es por eso que la mayoría desempeña sus funciones desde el ámbito universitario.
  • Aquellos que deciden ejercer el rol de docente es habitual encontrarlos trabajando en el ámbito universitario, aunque también pueden ejercer la docencia desde centros especializados o como divulgadores de sus propias investigaciones en congresos y conferencias. Por lo tanto, no es incompatible ejercer el rol de investigador con el de docente.
  • El último campo es el del asesoramiento o consultor. Tal y como indica su nombre es aquel profesional al que acuden los deportistas, profesionales del deporte o clubes para obtener un asesoramiento ya sea para una finalidad muy concreta como podría ser un deportista que quiere recuperar la confianza después de sufrir una lesión o un entrenador que quiere mejorar sus habilidades de comunicación, o un trabajo más generalizado con el que poder trabajar más aspectos, como podría ser el psicólogo deportivo dentro de un club deportivo o incluso un deportista individual que quiere asesoramiento constante para potenciar su rendimiento, conocer aquellas conductas que le dificultan su progreso, o aprender a gestionar situaciones complicadas en su carrera. En este último rol cada vez es más habitual ver al psicólogo trabajando de manera aplicada como parte de un staff técnico, pisando el terreno con la ropa deportiva puesta, perdiendo de vista las cuatro paredes de un despacho, aunque en determinados momentos también sea necesario trabajar en el.

El principal objetivo en el trabajo aplicado es lograr el máximo rendimiento
posible del deportista, ahí entran los factores como la confianza, la motivación
o el nivel de activación entre otros.

Los tres roles poseen una vital importancia para la psicología del deporte, uno mejora y amplia su conocimiento, el segundo la divulga y el tercero la pone en práctica. Es este último el que acaba trabajando directamente con los deportistas, pero ¿somos realmente conscientes de todas las posibilidades de trabajo que ofrece la psicología del deporte? Seguramente si, ya que si estás leyendo esto es porque tienes interés en este mundo, pero aún así voy a detallar varias posibilidades de manera generalizada para que nos demos cuenta que el trabajo del psicólogo deportivo no es el del bombero apagafuegos. Tenemos que terminar con el prejuicio aún tan presente de que ir al psicólogo es sinónimo de tener un problema. La mayoría de funciones que ofrecemos son para sumar y mejorar el rendimiento a un nivel superior evitando que se pueda producir ese posible problema o ayudando a que su afectación sea mínima en caso de haberlo. “Es mejor prevenir que curar”.

Podemos trabajar en aspectos tan importantes como:

  • Trabajo en equipo: la cohesión, la comunicación (entre jugadores o de entrenador a jugadores), liderazgo (tanto en entrenadores como capitanes).
  • Aspectos individuales en el bienestar personal y la salud: las rutinas de entrenamiento, reducción de ansiedad, prevención, aceptación y rehabilitación en lesiones, el autocontrol (mejora de conductas)
  • Aspectos individuales para mejora del rendimiento: Mejorar la concentración y atención, buen nivel de autoconfianza, control de la activación, técnicas como la relajación o visualización.
  • Deporte base y formativo: Reforzar los valores deportivos, el fair play, ayudar en la adquisición de buenos hábitos.

Esta es una lista muy genérica, donde cada aspecto comentado se puede trabajar de varias maneras siempre dependiendo de con quien se deba llevar a cabo, pero queda en evidencia que los beneficios de la PAFD son muchos y realmente importantes. A lo largo de los siguientes meses intentaremos ver con nuestros invitados como han influenciado estos aspectos ya sea trabajando o no con un psicólogo, las diferencias en la respuesta según el deportista y la importancia de trabajarlos.

Saulius Vasaris

@SauVasaris

 

Bibliografia:

  • Dosil, J. (2008). Psicología de la actividad física y del deporte (2ª ed.). Madrid, España: McGraw-Hill/Interamericana de España, S.A.U.
  • Weinberg, R. S., Gould. D. (2010). Fundamentos de psicología del deporte y del ejercicio físico. Ed. Médica Panamericana.