Los ansiolíticos

Seguimos con los temas relacionados con la farmacología. En esta ocasión, nos centramos en los ansiolíticos, sus tipos, efectos e impactos. ¿A que estas esperando a leer más? ¡Entra y descubre-lo!

Una vez terminada la larga introducción de los psicofármacos, nos podemos centrar específicamente en sus tipos, efectos y acciones. En concreto, hoy hablaremos de los ansiolíticos, sus indicadores clínicos, su clasificación, etc.

Entendemos como ansiolítico todo medicamento o actitud para el tratamiento de los trastornos de ansiedad, siendo las benzodiacepinas los más comunes. Tienen un efecto rápido y disminuyen los síntomas físicos y emocionales. Su uso debe ser muy cuidadoso, ya que algunas moléculas pueden crear adicción o dependencia. Una psicoterapia puede acompañar o reemplazar la toma de ansiolíticos cuando la ansiedad persiste a largo plazo.

Sus principales acciones farmacológicas son:

Ansiolíticos (saca ansiedad)

Hipnótica-sedante (adormece)

Miorelajante (relajante muscular)

Anticomissial (contra los ataques epilépticos).

Algunas de estas acciones pueden ser dependientes de la dosis. Así, muchas benzodiazepinas (BZA) presentan a dosis bajas una clara acción ansiolítica con poca capacidad para producir sedación o inducir el sueño. A dosis superiores, la capacidad de inducir al sueño aumenta. Por el contrario, en las dosis más bajas, no siempre es cierto, ya que algunas BZA son directamente hipnóticas a dosis habituales y deben utilizarse con este fin y no como ansiolíticos.

Su farmacocinética

Buena absorción vía oral (que es lo habitual). Por vía endovenosa, la absorción es irregular y la vía rectal es errática (evitar hacerlo). Las diferencias farmacológicas más importantes entre ellas son: – Vida media de eliminación (corta, media y larga) – Existencia (o no) de metabolitos activos. Las de vida media-larga, en general, son preferibles para el tratamiento a medio plazo de la ansiedad, pues, la posibilidad de dependencia es menor y permiten una dosis única al día. En el caso de insuficiencia apática (hígado) y renal se ajustarán las dosis para que los efectos los efectos secundarios no aumenten: es preferible la de vida corta (más fácil eliminación). Hay que tener en cuenta que son liposolubles (solubles en grasa); amplía distribución por el organismo y rápida llegada al sistema nervioso central. Atraviesan la barrera placentaria y pasan a la leche materna (todo esto no saldrá al examen). La mayoría se unen en <90% a las proteínas plasmáticas y la eliminación suele ser por vía urinaria.

 

Su farmacodinamia

Se unen a receptores específicos estrechamente relacionados por GABA (àcidogammaaminobutil) por los canales del Cloro (Cl -) . El conjunto de receptores más el canal de Cl – forman el complejo GABA. El GABA es un neurotransmisor inhibidor que provoca la apertura de los canales de Cloro y el resultado de la unión de las BZA con su receptor provoca un aumento de la eficacia del GABA en la apertura del canal de Cloro a través de la membrana neuronal y una potenciación del efecto inhibidor del GABA .

Conclusión: La acción inhibidora del complejo GABA determina una disminución de la actividad de otros neurotransmisores ( noradrenalina, dopamina y serotonina), que sería la responsable del efecto ansiolítico. Así pues, la unión de las BZA aumentan la afinidad de los receptores GABA por GABA; aumentando el flujo de iones del Cloro sobre las neuronas.

Principales indicadores clínicos

  1. Trastornos de ansiedad: Especialmente indicadas para la ansiedad reactiva y la ansiedad generalizada. Son de menor utilidad en trastornos del pánico, trastorno obsesivo compulsivo (TOC) y fobia social.
  2. Insomnio: Prácticamente todas son eficaces en el insomnio de conciliación. En el insomnio de mantenimiento (3-4 a.m) son eficaces las de vida intermedia – larga. Es importante buscar siempre la causa del sueño.
  3. Estados mixtos ansioso – depresivos
  4. Espasticidad: contractura muscular (típico en epilepsias)
  5. Estados comiciales: epilepsias

 

Clasificación

 

Efectos secundarios

 – Sedación

– Riesgo de dependencia

– Hipotonía (disminución del tono muscular)

– Trastornos amnésicos

– Ansiedad y / o insomnio rebote

– Reacción paradójica, como la irritabilidad

– Alteraciones de la coordinación en dosis altas

 

Interacciones

Con el alcohol, depresores del sistema nervioso central, antidepresivos y otros fármacos.

Contraindicaciones

Tienen muchas, pero algunas que preferimos destacar son: hipersensibilidad, síndrome de las amneas del sueño y no dar como personas con insuficiencia apática, renal y respiratoria.

Precauciones

Pueden disminuir la capacidad de respuesta rápida ante los estímulos, por tanto, hay que vigilar con la conducción de vehículos, maquinaria y en trabajos que requieren reflejos rápidos y fuerza física.

Saludos y hasta la próxima

Jaume Jubany

Introducción a la psicofarmacología

Este es el tema de introducción a la psicofarmacología en nuestro blog. Hablamos de sus conceptos más básicos, así como de los futuros temas que vamos a expandir de este gran tema de la salud. Para saber todo esto y más ¡Entra y descubre-lo!

Voy a iniciar una nueva sección en el apartado de psicología: el de psicofarmacología.

Como ciencia de la salud que es, la psicología intenta mejorar la calidad de vida de las persona. Hay programas de intervención, estudios evaluativos, técnicas de gestión y superación, terapias de crecimiento personal… pero a veces, todos estos recursos no son suficientes.

Cuando la problemática psicológica es tan severa que con las técnicas habituales no son efectivas se suele recurrir a los fármacos, que tienen por función estabilizar las reacciones químicas errantes que producen las patologías. Los medicamentos que tienen efectos psicológicos reciben el nombre de psicofármacos y son altamente usados a lo largo y ancho del primer mundo.

Los medicamentos que tienen efectos psicológicos reciben el nombre de psicofármacos

Los principales psicofármacos que existen actualmente se clasifican en:

Ansiolíticos: Los ansiolíticos son un grupo de fármacos que producen enlentecimiento de las funciones nerviosas, por lo que producen relajación o sensación de calma.

Se utilizan para tratar cuadros de pánico, contracturas musculares, síntomas de nerviosismo, insomnio, ansiedad, y convulsiones.

Antidepresivos: Los antidepresivos son medicinas que receta un médico para tratar la depresión. Estos medicamentos ayudan a mejorar la forma en que el cerebro utiliza ciertas sustancias químicas naturales.

Pueden tardar varias semanas en hacer efecto. Existen muchos tipos de antidepresivos. A veces, es necesario probar más de uno hasta encontrar el que surta un mejor efecto.

Neurolépticos o anti psicóticos: Los neurolépticos son fármacos que ejercen efectos fundamentalmente sobre el sistema dopaminérgico, que  se encarga de la regulación de la vida emocional y en el control de la motivación, en la modulación de la percepción y la organización de los comportamientos adaptativos.

Los neurolépticos suelen ser usados en casos  de alucinaciones, el delirio y la agitación (efectos antipsicóticos o incisivos y efectos sedantes), así como en los síntomas negativos o deficitarios de la esquizofrenia (efectos desinhibidores y/o antideficitarios).

Aún con todo lo anterior dicho, el punto clave de los psicofármacos no está en los tipos que hay y en cómo se clasifican sino en qué modo nos afectan. Es por este motivo que  antes de hablar de estos psicofármacos propiamente dichos debemos hablar de sus usos y utilidades, de sus procesos.

Hablaremos de la farmacodinamia y de la farmacocinética, así como de sus principales características. Hablaremos de los efectos secundarios, de las dependencias y de las razones por las que tienen un horario definido para su toma. Y cuando hayamos dejado en claro todo esto, nos centraremos en entender los fármacos propiamente dichos, cuando se tienen que utilizar, de que sirven, ventajas y problemáticas asociadas, etc.

Saludos y hasta la próxima

Jaume Jubany