Teoría de la disfunción ejecutiva

¿Qué son las funciones ejecutivas? ¿En qué nos ayudan en nuestro día a día? ¿Que pasaría si no las tuviésemos? ¡Entra y descubre-lo!

¿Qué son las funciones ejecutivas?

Las funciones ejecutivas son un constructo en el que se acogen muchas y diferentes funciones, como las habilidades de planificación, memoria de trabajo, inhibición y control de impulsos, cambio de foco atencional, flexibilidad y autorregulación de la acción, entre otras. Esto pues, las funciones ejecutivas se entienden como un cúmulo de procesos componentes que trabajan conjuntamente relacionadas con la organización de la acción y del pensamiento.

Los problemas internos son el resultado de la representación mental de actividades creativas y conflictos de interacción social, comunicativos, afectivos y motivacionales nuevos y repetidos. (Papazian te al). Los problemas externos son el resultado de la interacción entre el individuo y su entorno. La meta de las funciones ejecutivas es solucionar estos problemas de una manera eficaz y aceptable para la persona y la sociedad’. (Tirapu- Ustárroz).

Las funciones ejecutivas, históricamente, se han situado en el lóbulo frontal del cerebro, y más específicamente en el córtex prefrontal, donde parece situarse el ‘lugar de mando’ que organiza y coordina, obviamente, con la amplia interconexión de otras muchas regiones encefálicas (la corteza de asociación posterior, la corteza premotora, los ganglios basales, el tálamo, el hipotálamo, el hipocampo, la amígdala, la corteza cingulada, los núcleos del tallo cerebral y el cerebelo). La adquisición de las funciones ejecutivas se inicia de manera temprana en el desarrollo (aproximadamente desde el año de edad) y se desarrolla lentamente, con dos picos a los 4 y a los 18 años; después se estabiliza y declina en la vejez.

El aumento de volumen del córtex prefrontal es lento hasta la edad de 8 años, rápido entre los 8 y los 14 años y, de ahora en adelante, se estabiliza hasta adquirir los valores del adulto hacia los 18 años. Las funciones ejecutivas están alteradas en pacientes con daño adquirido en los lóbulos frontales y en un amplio rango de trastornos del desarrollo que se relacionan con déficit congénitos en los lóbulos frontales.

Una disfunción ejecutiva dificulta a la persona traer una vida independiente y tener un comportamiento consistente, pues afecta a funciones de orden superior como la toma de decisiones, las habilidades mentalistas, la resolución de problemas, la regulación emocional, la generalización de los aprendizajes, la adaptación a situaciones imprevistas y nuevas, etc., que son indispensables para funcionar de manera socialmente adaptada.

Las funciones ejecutivas trabajan conjuntamente para organizar nuestro pensamientos

Afectaciones relacionadas a una disfunción ejecutiva

Al tener una disfunción ejecutiva, las personas con autismo suelen presentar los siguientes problemas:

  • Problemas de planificación: Las personas con autismo (niños, adolescentes y adultos) presentan déficit de planificación comparados con personas de desarrollo normal y con personas con otros trastornos que no se asocian a discapacitado intelectual
  • Problemas de flexibilidad cognitiva: hacen referencia a la habilidad para cambiar a un pensamiento o acción diferente en función de los cambios que ocurren en las situaciones o contextos. Las estereotipias, la rigidez e inflexibilidad cognitiva y conductual, la insistencia en la invariancia ambiental, los rituales y rutinas, las ecolàlies son los indicadores conductuales más íntimamente relacionados con las funciones ejecutivas. Una flexibilidad cognitiva pobre se caracteriza también por dificultades en la regulación y modulación de los actos motores.
  • Problemas de inhibición de respuesta: la inhibición de acciones no deseadas que se están ejecutante o la inhibición de comportamientos prepotentes son uno de los procesos mentales imprescindibles para la regulación y el control del comportamiento, su flexibilidad y adaptación. La alteración de estos procesos de inhibición puede convertirse en el sustrato psicológico del comportamiento repetitivo y estereotipado, y el deseo de invariancia de las personas con TEA. Si la persona no es capaz de inhibir pensamientos o acciones antes o durante el ejercicio de una actividad, tenderá a la rigidez y la persistencia, como si no fuera propietaria de su capacidad para parar y dirigir su conducta en otra tarea.
  • Problemas en habilidades mentalistas: entendemos habilidades mentalistas como esta capacidad que tenemos las personas de atribuir estados mentales y emocionales a los otros, poder anticipar sus comportamientos, sus intenciones, intuir o saber aquello que los motiva; en definitiva, leer sus mentes. Esta habilidad mentalista es imprescindible para sobrevivir en el mundo social, para relacionarnos, tener amigos, convivir con la familia, coordinarnos con otras personas, cooperar con otros, engañarlos, enfrentarnos a ellos, competir, disfrutar de una relación, etc.

A pesar de que los problemas en las habilidades mentalistas se explican mejor gracias a la Teoría de la Mente, el cierto es que  requieren de procesos cognitivos relacionados con las funciones ejecutivas,  de forma que no pueden atribuirse únicamente a la inferencia de los estados mentales y emocionales de los otros.

Las funciones ejecutivas como teoría explicativa de la conducta TEA

No podíamos finalizar un post acerca de la teoría de las funciones ejecutivas sin antes mencionar su gran aplicabilidad en el tratamiento del trastorno del espectro autista.

Recordemos que el trastorno del espectro autista (TEA) es el término que se utiliza para dar cuenta de las diferentes manifestaciones de gravedad del autismo; es un trastorno del neurodesarollo que se caracteriza por alteraciones cualitativas en la interacción social recíproca y en la comunicación, y por la presencia de conductas repetitivas e intereses restringidos.

Para entender y adaptar mejor a las personas autista, se han creado múltiples teorías para facilitar su terapia y dos de las más conocidas son, por un lado, la hipótesis del déficit en teoría de la mente (que trataremos más adelante en este blog) y, por otro lado, la teoría de la disfunción ejecutiva, indicando que esta teoría ha tenido un gran impacto a la hora de comprender a nivel psicológico un montón de procesos cognitivos y mentales imprescindibles para poder seguir con nuestro día a día.

¡Muchas gracias por todo y hasta la próxima!

Jaume Jubany

Materiales consultados:

  • Simon Baron-Cohen, Autismo y Síndrome de Asperger, Alianza Editorial, S.A Madrid, 2016
  • Martos-Pérez J, Paula-Pérez I. Una aproximación a las funciones ejecutivas en el trastorno del espectro autista. Rev Neurol 2011; 52 (Supl 1): S147-53.
  • Martos-Pérez Intervención educativa en autismo desde una perspectiva psicológica REV NEUROL 2005; 40 (Supl 1): S177-S180

La importancia del lenguaje

¿Qué sería de nuestro mundo sin la capacidad de comunicarnos los unos con los otros? Y nos referimos a la capacidad de hablar y de comprender las personas de nuestro alrededor. ¿Te gustaría conocer más sobre el tema? ¡Entra y descubre-lo!

¿Qué sería de nuestro mundo sin la capacidad de comunicarnos los unos con los otros? No me refiero a las nuevas tecnologías, como Youtube, Facebook o Whattsapp sino a la capacidad de hablar con nuestros seres queridos o las personas de nuestro alrededor.

El lenguaje es considerado la facultad de poder comunicarnos con nuestros iguales mediante el uso de un determinado sistema o código de signos interpretable tanto para el emisor como el receptor.

Es considerado una de las habilidades más importantes de las que dispone el ser humano, ya que nos permite organizarnos con los miembros de nuestra comunidad / estructura y comprende las diferentes categorías temporales (pasado, presente, futuro). También sirve para que podamos referirnos a espacios y situaciones sin la necesidad de realmente estar en ellos, permite expresar los pensamientos, sentimientos e ideas propias, etc. El lenguaje no es un elemento característico únicamente de los humanos ya que hay especies animales que también lo tienen. En la especie humana, ha llegado a niveles de complejidad más elevados.

El lenguaje permite, entre otras cosas, que el hombre tenga la percepción de sí mismo, nos permite hablar de forma literal o simbólica de las relaciones de causa-efecto, las relaciones de importancia y relevancia, etc. Para hacer posible el lenguaje las personas utilizamos de forma automatizada grandes áreas del cerebro, principalmente el área de Broca (encargada de la comprensión) y el área de Wernicke (encargada de la producción). Finalmente, las áreas relacionadas con la memoria son las encargadas de almacenar los diferentes signos propios de cada lengua.

Las áreas del lenguaje están conectadas entre sí desde distintos puntos del cerebro

Cuando intentamos hablar de las funciones del lenguaje nos encontramos con dos modelos diferentes: el de Roman Jakobson y el de Friedemann Schulz von Thun.

Roman Jakobson

-Función referencial: En aludir al contexto donde tiene lugar la comunicación.
-Función expresiva: Comunicar una idea que tiene el emisor
-Función conativa: Conseguir un efecto determinado por parte del receptor
-Función fática: Llamar la atención del receptor, restablecer la comunicación.
-Función metalingüística: Hablar sobre el mismo lenguaje.
-Función poética: Embellecer el mensaje, como ocurre en la literatura.

Friedemann Schulz von Thun

Factual: es el contenido explícito del mensaje o la proposición que se deriva.
-Expresiva: el mensaje siempre indica algo del emisor
-Relacional: el mensaje revela como es percibido el receptor por parte del emisor
-Apelativa relativa: intención del mensaje, que se pretende del receptor

Deberíamos distinguir entre el lenguaje oral y el lenguaje no verbal: aunque ambos están sujetos a las funciones descritas por Roman y Friedemann siguen patrones distintos de comunicación y transmiten información des de canales sensoriales distintos. Este es un tema con el suficiente material como para redactar otro blog, de modo que solo comentare de pasada que, los dos tipos de lenguaje, se complementan, actúan en coordinación y de modo simultáneo para poder dar todos los matices lingüísticos que llegamos a tener mientras hablamos con otras personas (¿te suena esa sensación de mirar a tu mejor amigo/a y, con solo decir una sola palabra, os habéis entendido perfectamente? ¡Eso sucede gracias a que los dos tipos de lenguaje han hecho su función correctamente!).

En definitiva, sin el lenguaje nuestra especie seguramente no hubiera sido capaz de llegar a los niveles de sofisticación, organización social, normativa legal y coordinación que tenemos entre los distintos países actualmente.

Un saludo y hasta la próxima

Jaume Jubany