Las neuronas espejo

¿Nunca os habéis preguntado de donde sale la capacidad de imitar a las otras personas? La respuesta son la neuronas espejo. ¡Entra y descubre-lo!

¿Nunca os habéis preguntado de donde sale la capacidad de imitar a las otras personas? ¿Cómo es posible que las risas o los bostezos sean contagiosos? ¿Por qué nos podemos emocionar al ver una película? La respuesta a todas estas preguntas son la neuronas espejo. La respuesta a todas estas preguntas son la neuronas espejo.

En este nuevo post de CienciaPoliticamenteIncorrecta, hablaremos de qué son, dónde se localizan principalmente y cuáles son sus orígenes.

 

¿Qué son las neuronas espejo?

Las neuronas espejo son un tipo particular de neuronas que se activan cuando un individuo realiza una acción, pero también cuando él observa una acción similar realizada por otro individuo. Las neuronas espejo forman parte de un sistema de redes neuronales que posibilita la percepción-ejecución-intención. El sistema integra en sus circuitos neuronales la atribución/percepción de las intenciones de los otros, la teoría de la mente (Blakemore & Decety, 2001; Gallese, Keysers & Rizzolatti, 2004; Rizzolatti, 2005; Rizzolatti & Sinigaglia, 2006).

Las redes neuronales posibilitan la percepción-ejecución-intención

Cuando una persona realiza acciones, estas van acompañadas de la captación de las propias intenciones que motivan a hacerlas (es decir, que todas las acciones que hacemos tienen siempre un propósito). Para lograr-lo, el cerebro conforma sistemas neuronales que articulan la propia acción asociada a la intención o propósito que la activa. La intención queda vinculada a acciones específicas que le dan expresión, y cada acción evoca las intenciones asociadas.

Estas formaciones neuronales de acción-ejecución-intención en una persona, cuando ve a otro realizar una acción, son las que provocan en el cerebro del observador la acción equivalente, evocando a su vez la intención con ella asociada. La persona, así, puede atribuir a otro la intención que tendría tal acción si la realizase él mismo.

 

El circuito neuronal de las neuronas espejo es simple de entender:
Una persona ríe -> significa que hay algo que hace gracia -> buscar la gracia -> encontrarla -> reír tú también

Estas neuronas y sus funciones específicas permiten explicar fenómenos cognitivos como la empatía y la intersubjetividad, ya que permiten al hombre comprender las intenciones de otras personas. Le permite ponerse en lugar de otros, leer sus pensamientos, sentimientos y deseos, lo que resulta fundamental en la interacción social. La comprensión interpersonal se basa en que captamos las intenciones y motivos de los comportamientos de los demás.

Somos criaturas sociales y nuestra supervivencia depende de entender las intenciones y emociones que traducen las conductas manifiestas de los demás. Las neuronas espejo permiten entender la mente de nuestros semejantes, y no a través de razonamiento conceptual, sino directamente, sintiendo y no pensando (Rizzolatti, Fogassi y Gallese, 2001).

¿Dónde se encuentran las neuronas espejo?

Imagen de la región F5 cortex, área de broca

Las neuronas espejo se han localizado en la región F5 del córtex premotor de los primates, área que corresponde al área de Broca en el cerebro humano

Los sistemas de neuronas espejo, más sofisticados en humanos, están presentes en simios, y probablemente en otras especies, como elefantes, delfines, perros. En el ser humano se han identificado sistemas de neuronas espejo en la corteza motora primaria, principalmente el área de Broca, el área parietal inferior, la zona superior de la primera circunvolución temporal, el lóbulo de la ínsula, la zona anterior de la corteza del cuerpo calloso. Quizá no sólo unas determinadas áreas cerebrales privilegiadas disponen de neuronas espejo, sino que el mecanismo de neuronas espejo constituya un principio básico de funcionamiento cerebral.

¿De dónde salen las neuronas espejo?

El cerebro humano ha evolucionado para educar y ser educado. Los aprendizajes y enseñanzas, la transmisión cultural y la educación son naturales en el hombre.

Como conquista filogenética, los Homo sapiens desarrollaron unos procesos cognitivos que les permitieron ponerse en el lugar mental del otro, aprendiendo no sólo del otro, sino a través del otro (Teoría de la Mente). Esta comprensión de que los otros son también seres intencionales, semejantes a uno, resulta crítica para los aprendizajes culturales humanos. (Vygotski, 1979; Wertsch, 1988).

La capacidad cognitiva-social de un niño, ya desde el primer año de vida, de identificarse con otras personas, de comprender que los demás son seres mentales, que tienen pensamientos, intenciones y sentimientos, será la llave que le abre a la participación e incorporación de los productos culturales.

La Teoría de la Mente resulta clave para comprender la comunicación interpersonal y la interacción social en los procesos de enseñanza-aprendizaje, en las situaciones educativas. El ser humano dispone de unas capacidades mentales que le permiten interpretar y predecir la conducta de los demás.

En las relaciones interpersonales continuamente interpretamos el comportamiento del otro, suponiendo que tiene estados mentales, como opiniones, creencias, deseos, intenciones, intereses, sentimientos. Cuando alguien hace algo pensamos que tal conducta se debe a determinados pensamientos, sentimientos o deseos que tiene en su cabeza. Los seres humanos tenemos una teoría de las mentes ajenas, que nos permite naturalmente atribuir estados mentales a los demás y a nosotros mismos. Somos animales mentalistas. (Riviere, 1991, 1997; Whiten, 1991; Gómez, 2007; García García, 2001, 2007).

Somos animales mentalistas

Las capacidades para reflexionar sobre nuestros propios procesos mentales tienen importantes implicaciones: si una persona conoce sus capacidades y lo que se necesita para efectuar una actuación eficiente en una situación, entonces puede dar los pasos para satisfacer de modo adecuado esas exigencias.

Sin embargo, si no es consciente de sus propias limitaciones, o de la complejidad de la tarea, o de las características y exigencias del contexto particular, difícilmente podemos esperar que adopte acciones preventivas a fin de anticipar problemas o resolverlos adecuadamente.

¡Ahora llega tu turno! ¿Conocías las neuronas espejo? ¿Qué otras especies crees que también las pueden tener? No dudes en participar, preguntar cualquier cosa y en dejar tu comentario.

Muchas gracias y hasta la próxima

Jaume Jubany

 

Materiales consultados:

  • García García, Emilio; González Marqués, Javier; Maestú Unturbe, Fernando (2011) Revista de Psicología y Educación Vol. 1, Núm. 3, pág. 69-89, Link de referencia: http://www.revistadepsicologiayeducacion.es/pdf/27.pdf
  • Baron-Cohen, S. (2005). La gran diferencia: cómo son realmente los cerebros de hombres y mujeres. Barcelona: Amat Editorial.
  • Wertsch, J.W. (1988). Vygotski y la formación social de la mente. Barcelona: Paidos

Los sistemas propioceptivo y vestibular

¿Sabías que tenemos más de cinco sentidos? En esta ocasión vamos a hablar de los sistemas propioceptivo y vestibular. ¡Entra y descubre-lo!

¿Recuerdas ese día, en el colegio y de pequeño, cuando tu profesor/a te conto que las personas tenemos 5 sentidos? Pues bien, está mal. Es como cuando te dicen que los reyes magos son reales y de pronto… ¡Puf! Pues era mentida, son los padres. Bien, con los sistemas sensoriales pasa lo mismo. A los sentidos del olfato, el gusto, la visión, el oído y el tacto hay que sumarles los sentidos vestibular y propioceptivo. Es decir, tenemos un total de 7 sentidos (no 5) y estos dos últimos son tan o más importantes que los 5 primeros, ya que sin ellos nuestra adaptación al entorno puede verse seriamente comprometida.

Comprender la mente y la psicología implica, innegablemente, aceptar que nuestro cerebro es un órgano biológico que percibe los estímulos de su entorno a través de los sentidos. Y es precisamente por esto que no se pueden dejar de lado dos sentidos tan importantes como lo son el vestibular y el propioceptivo. Como los 5 primeros sistemas sensoriales son sobradamente conocidos por todos, queridos lectores de CienciaPoliticamenteIncorrecta, en esta ocasión nos centraremos en hablar de estos dos últimos.

El sistema propioceptivo nos informa sobre la posición de nuestro cuerpo, es decir, si una persona coloca sus brazos por detrás de la espalda y cierra las manos, no hace falta que se vea para saber cómo tiene colocadas las manos. Sabemos la posición de nuestro cuerpo gracias a la información que mandan las articulaciones y los músculos al cerebro. Además, nos permite percibir los movimientos de todo el cuerpo, la posición de éste o de sus partes, la velocidad y la dirección del movimiento y percibir la fuerza generada por nuestros músculos. Cuando alguien tiene problemas en el procesamiento de las sensaciones propioceptivas mostrará poca fluidez en sus movimientos, debido a la escasa percepción que tiene de su propio cuerpo.

La propiocepción nos da información sobre nuestro propio cuerpo
principalmente des de la tensión muscular y ángulos de las articulaciones

El sistema vestibular es el encargado de recibir los estímulos que provocan los movimientos de la cabeza y la fuerza de la gravedad. Es decir, nos da información sobre el movimiento, nos ayuda a realizar actividades de una manera coordinada, a mantener el equilibrio y a ajustar nuestros ojos mientras nos movemos. Gracias a él, sabemos dónde se encuentra nuestro cuerpo en relación al resto de objetos del espacio. Por ejemplo, cuando una persona se encuentra bajando las escaleras, es el sistema vestibular el que se encarga principalmente de que esta acción se realice con éxito.

Este sistema constituye, pues, una de las tres exoentradas y se puede aislar su contribución al mantenimiento de la postura ortostática y dinámica a través de las mediciones mencionadas. Su participación en la dinámica postural y equilibradora se produce, principalmente, a través de tres reflejos: el reflejo vestíbulo-ocular, el reflejo vestíbulo-espinal y el reflejo optocinético, que analizamos en nuestra última publicación (Lázaro y otros, 2006).

 

El sistema vestibular, que se encuentra próximo al sistema auditivo interno,
nos permite percibir nuestro propio movimiento y la velocidad

Estos dos sistemas no son fáciles ni de comprender ni de localizar (no es como en el caso de la vista, que sabemos que se centra en los ojos). Es por este motivo que los profesores solo nos enseñan los cinco primeros sentidos (no es que todos los profesores sean malos… solo algunos); a las edades que se suelen explicar, los sentidos vestibulares y propioceptivos representan conceptos demasiado complejos para que podamos comprenderlos correctamente y es preferible dejarlos para más adelante.

Por internet os encontrareis lista larguísimas de distintos sentidos (hay gente que llega a encontrar hasta un total de 26 sentidos distintos), explicando que si despedazamos y separamos completamente todas las capacidades sensoriales de nuestro cuerpo podemos encontrar muchos sentidos. Esta separación, aunque común, se trata de un error; en realidad, podemos agrupar todos estos estímulos en les 7 grandes sistemas sensoriales que ya hemos comentado. ¡Y es importante, ya que los sentidos trabajan conjuntamente!

Las experiencias sensoriales incluyen tocar, moverse, controlar el cuerpo, ver, oír y elevarse contra la gravedad. Pero no son experiencias aisladas, porque los sentidos trabajan juntos. Cada sensorio interacciona con los otros para componer un cuadro completo de quiénes somos, dónde estamos y qué hay a nuestro alrededor. A través de estas sensaciones, el cerebro produce una composición completa y organiza la información sensorial para nuestro propio uso. En muchos de nosotros, esta proceso se sucede de manera automática, inconsciente, sin esfuerzo. En algunos, este proceso es ineficaz y demanda esfuerzo y atención con pocas garantías de éxito… y es cuando debemos hacer un trabajo de integración sensorial.

Cuando esto ocurre, las metas que nos proponemos no se alcanzan de manera fácil. La integración sensorial provee una información crucial para ser utilizada después, cuando los aprendizajes y las conductas sean más complejas. Pero esto ya lo trataremos con más profundad en otro post centrado en el tema.

¡Ahora llega tu turno! ¿Cómo crees que nos afectan las alteraciones de nuestros sentidos? ¿Conoces otra teoría que hable de las necesidades humanas más allá de esta? No dudes en participar, preguntar cualquier cosa y en dejar tu comentario.

Muchas gracias y hasta la próxima

Jaume Jubany

 

Materiales consultados

Las técnicas de neuroimagen en psicología

¡Todas la técnicas de neuroimagen resumidas en un solo post! Sus características, sus tipos y su utilidad. ¡Entra y descubre-lo!

Se suelen relacionar la psicología con entrevistas, cuestionarios, muchas dadas estadísticas e incluso pruebas raritas (¿alguien ha dicho prueba de Rorschach?). Para qué nos vamos a engañar… la psicología no siempre tiene buena fama respeto a otras disciplinas científicas cuando nos referimos a que pruebas de rigor y experimentos pero, a mi parecer, esa idea colectiva se debe más al desconocimiento que a un reflejo de la realidad.  Puede que esta sea una de las facetas menos conocidas de la psicología.

Para demostrar-lo os presento las pruebas de neuroimagen. Hoy hablaremos de estas técnicas de evaluación que se suelen emplear en la neuropsicología y que sirven para poder determinar los daños ocasionados en el cerebro sin necesidad de abrirlo. Distinguimos 3 tipos:

  1. Las estructurales

Tomografía Axial Computerizada (TAC o TC)
Funciona con Rayos X  se computerizada y permite cortes cerebrales axiales (de arriba abajo). Es suficiente como para detectar lesiones como hemorragias, tumores, hematomas, los ventrículos (si están dilatados significa que hay demasiado líquido o poca materia gris/blanca). Es rápida, no invasiva y permite hacerlo motorizado (aunque la persona esté conectada a un suero o tenga algún tipo de metal en el cuerpo).

Resonancia magnética (RM)
Basada en átomos de hidrógeno (utiliza su campo magnético). Permite hacer ” fotografías” axiales (de arriba a abajo), coronales (desde delante a atrás) y laterales (de derecha a izquierda) sin mover el sujeto. Si es necesario, se pone vía intravenosa una sustancia que permite hacer contraste en las imágenes, aumentando su nitidez. Sirve para mismo que el TAC (hace de complemento de calidad si es necesario).

Angiografía por RM (ARM)
La angiografía es un examen médico que ayuda a los médicos a diagnosticar y tratar enfermedades relacionadas con los vasos sanguíneos. La angiografía de RM puede llevarse a cabo con o sin material de contraste. De ser necesario, el material de contraste se inyecta, por lo general, a través de un pequeño catéter colocado en una vena del brazo.

tomografi-pag125 mri_fmri

Las técnicas de neuroimagen estructurales se caracterizan por
hacer una radiografía del cerebro Foto1.TAC Foto2. RM Foto3.ARM

  1. Las funcionales

Tomografía por Emisión de Positrones (PET)
Permite ver la actividad metabólica del cerebro, independientemente de si se hace una actividad cognitiva como no. Se hace a sufrir de una base de isótopos radiactivos para poderlo ver  problema: son muy caros y se han de fabricar el momento, viven poco tiempo ( 30s -120.) Se obtiene imagen nítida del cerebro.

Tomografía Emisión Fotón Único (SPECT)
Necesita una sustancia determinada a, como en el caso del PET, pero que es más barata. Mide la actividad metabólica del cerebro; patologías donde no hay lesión de estructura. Técnica muy sensible (como más rojo el color, más actividad cerebral). Los fotones duran más que los PET, pero tienen menos resolución espacial.

Resonancia Magnética Funcional (RMF)
Es una técnica sensible a la química general del cerebro, y también ve sus funciones. No necesita isótopos o sustancias y nos da las dos informaciones; también tiene más resolución que el PET (es el típicamente utilizado en investigación).

pet-bilbao

aj21-colmenter-fig01

Las técnicas de neuroimagen funcionales se caracterizan por usar isotopos de baja radiación para poder observar el cerebro en funcionamientom Foto1. PET Foto2. SPECT Foto3. RMF

  1. Las neurofisiológicas

Electroencefalograma (EEG)
Mide la actividad eléctrica cerebral a través de unos electrodos que se ponen en la cabeza. Útil para las epilepsias y estudiar estados de sueño y conciencia.
• Potenciales abogados (PE): EEG bajo estímulos simples ej. Estímulo visual
• Potenciales relativos a eventos (PRE): EEG cuando se realiza el proceso cognitivo ej.Leer

Magneto encefalografía (MEG)
Muy utilizada en investigación de procesos cognitivos, hacia la actividad eléctrica del cerebro de forma similar a EEG. Es el que mejor capta los cambios rápidos de la actividad del cerebro (por eso se presenta ante estímulos muy simples, ya que los complejos aún no son capaces de interpretar).

Las técnicas de neuroimagen neurofisiológicas se caracterizan por estudiar las diferencias electroquímicas que emite el cerebro 

Con este breve resumen y clasificación de las pruebas de neuroimagen se pueden determinar numerosos trastornos, afectaciones y problemáticas cerebrales como la epilepsia, patologías vasculares, demencias, traumatismos craneoencefálicos, problemas con el lenguaje, con la visión, con la memoria… estamos, por lo tanto, ante pruebas de incuestionable utilidad científica y terapéutica que muy a menudo es usado en el sí de la psicología clínica.

Un saludo y hasta la próxima

Jaume Jubany