¿Destacar puede volverse un problema? Las Altas Capacidades

¿Qué sucede cuando un niño/a es tan superior en recursos intelectuales respeto a sus igual que no se identifica con ellos? ¿Cómo afecta su alta capacidad a su aprendizaje? ¿Puede resultar un problema tener altas capacidades? ¡Entra y descubre-lo!

La formación, el entrenamiento o el esfuerzo por aprender son características imprescindibles para poder crecer y mejorar en nuestro día a día, así que a nivel social, ser una persona inteligente y lista se suele ver como algo bueno y positivo. De hecho, solemos comparar quien es la persona con mejor preparación y con mayores recursos intelectuales para ser la elegida para el puesto de trabajo así que… ¿Ser demasiado listo se puede convertir en un problema?

¿Ser demasiado listo se puede convertir en un problema?

¿Qué sucede cuando un niño/a es tan superior en recursos intelectuales respeto a sus igual que no se identifica con ellos? ¿Cómo afecta su alta capacidad a su aprendizaje? ¿Puede resultar un problema tener altas capacidades?

En este post trataremos de las altas capacidades en la infancia así que os recomendamos que hagáis un vistazo a nuestras anteriores aportaciones de “las inteligencias múltiples” y “¿Qué es la inteligencia? El Coeficiente Intelectual”, ya que especificamos que es la inteligencia y de qué modo interactuamos con ella.

Se considera que una persona con alta capacidad es alguien con un CI igual o superior a una puntuación de 130. En la infancia, tener una resolución intelectual de este nivel suele ir relacionado con algunas características bastante generalizadas. Según Vantassel-Baska y col. (1989) las características más comunes de los niños con altas capacidades se engloban en:

a) Rasgos cognitivos:

– Gran habilidad para manejar abstracciones

– Poder de concentración

– Habilidad para establecer relaciones entre datos aparentemente dispares.

– Habilidad para memorizar y para aprender rápidamente.

– Buen observador, curioso, con gran variedad de intereses.

 

b) Rasgos sociales y afectivos:

– Altruismo (le gusta ayudar a otros, comprenden las necesidades familiares y personales).

– Necesidad de justicia, de juego limpio.

– Humor (apreciar las diversas formas de humor, ironía, sutileza, doble sentido).

– Gustos por las relaciones con adultos o con niños mayores.

 

c) Rasgos creativos:

– Habilidad para pensar en las cosas de forma global.

– Gustos por el manejo de las ideas.

– Desafío a lo convencional

– Pensamiento independiente

El modelo de Renzulli se parece bastante a los rasgos identificados por Vantassel-Baska

Después de ver esta lista de características, parece lógico pensar que las personas con altas capacidades tienen mayores facilidades para adaptarse al entorno, resolver los inconvenientes y una mayor capacidad de establecer buenas relaciones sociales con las persona de su entorno. Es más, el sentido común nos hace suponer que a mayor inteligencia, mayores habilidades sociales pero… ¿Hasta qué punto esto es cierto? Las investigaciones, en general, muestran dos tendencias dicotómicas:

Las que aportan datos a favor de que los niños/as con altas capacidades no sufren más desadaptaciones que la media.

En esta tendencia se piensa que es la que piensa que una inteligencia superior para el menor implica una mayor facilidad a la hora de resolver sus dificultades, sin importar demasiado si el niño/a esta preparado para resolver el reto. Es decir, que aunque haya un problema que no pueda resolver o que le cueste mucho, seguirá resultado más fácil de solucionar-lo gracias a sus altas capacidades (las altas capacidades siempre juegan a favor del niño/a y su desarrollo).

–  Los que concluyen que los niños/as con dotación superior tienden a encontrar más dificultades que el resto de personas.

En esta tendencia se piensa que las altas capacidades de un menor cuando hay presentes algunos factores de vulnerabilidad (problemas en la familia, dificultades de socialización del niño/a, un correcto desarrollo emocional a la par con su desarrollo intelectual, etc.) puede provocar que el infante en cuestión no sepa usar totalmente su potencial y sus altas capacidades se vuelven un agravante en vez de una ayuda (las altas capacidades pueden resultar, en sí mismas, una dificultad añadida en contra del niño/a y su desarrollo).

Así pues, Garcia Yagüe y col. (1986) encontraron una relación positiva entre alta inteligencia y buenas habilidades sociales y Alonso (1995) realizó una investigación donde los alumnos de 6 a 16 años de edad con altas capacidades parecen ser más abiertos y participativos, facilitando y desarrollo y su relación con sus compañeros.

Según Garcia, Yagüe y Alonso, los niños con superdotación tienen mejores habilidades sociales que sus compañeros

En cambio, Férnandez y Pinto (1989), afirman que los superdotados tienen sus propios problemas de adaptación, sobre todo en la infancia y la adolescencia. Según ellos, los problemas y las inadaptaciones de los alumnos con altas capacidades tienen mayores desajustes sociales que el resto de compañeros. Mönks y Van Boxtel (1985), por su parte, pudieron demostrar que los niños/as con altas capacidades son menos aceptados que aquellos del “promedio”.

Según Férnandez y Pinto o Mönks y Van Boxtel, los superdotados pueden tener sus propios problemas de adaptación social con sus iguales

Así pues, tal y como podemos observar, hay datos que apoyan a una y otra postura por lo tanto… ¿Quién se acerca más a la verdad?

En mi opinión, ambas posturas tienen razón, ya que hay niños a los que las altas capacidades les facilita su desarrollo y a otros que se la complica. A mi parecer, lo determinante para tener buenas o malas habilidades sociales no radica en tener altas capacidades; hay otros factores de mayor relevancia que la inteligencia (los factores predisponentes) que aumentan o disminuyen las posibilidades de tener dificultades (teoría de la vulnerabilidad).

Lo que he podido observar en mi práctica clínica diaria es que hay niños/as con altas capacidades que tienen problemas de relación personal con sus iguales y problemas de adaptación a su entorno. Son personas a las que, además de tener altas capacidades, suelen tener algún problema emocional importante detrás (divorcio conflictivo de los padres, bullying en la escuela, etc.) y sus dificultades no se centran tanto en sus altas capacidades sino en los otros factores.

Lo que sí que es cierto es que las habilidades cognitivas no suelen ir a la par con las habilidades emocionales… dicho de otro modo, presentan una capacidad mental en los aprendizajes más avanzados que los niños de su propia edad, pero no tienen una superdotación en las capacidades de comprensión y de gestión emocional. Eso, a veces, los hace sentir extraños y distintos, ya que se sienten diferentes a sus compañeros pero no terminan de entender cómo adaptarse a ellos.

¡Ahora llega tu turno! ¿Cuál de las dos tendencias crees que se acerca más a la verdad? ¿Crees que las altas capacidades pueden ser un problema en la infancia? ¿Y en otro momento de la vida? No dudes en participar, preguntar cualquier cosa y en dejar tu comentario.

Muchas gracias y hasta la próxima

Jaume Jubany

 

Materiales consultados:

Anuncios

¿Hay algún problema con los videojuegos?

Vamos a hablar de un tema un tanto controvertido, el uso de los videojuegos. ¿Se abusa de ellos? ¿Hay algún problema con los videojuegos? ¡Entra y descubre-lo!

Este es un tema recurrente en las preocupaciones de los padres; frases como “mi hijo está enganchado a la maquinita”, “no se despega del mando” o “solo piensa en jugar” son muy usuales y son muchos los padres que lo viven como si realmente se tratase de una adicción. ¿Tienen razón?

Voy a aprovechar que ya llevamos 3 post sobre el tema de la ciberadicción, sus factores de riesgo y su acercamiento al tratamiento para hacer una reflexión sobre este tema. Esto significa que todo el texto de este post es subjetivo: no sale de ningún estudio ni tiene ninguna referencia académica; solo es mi opinión personal así que es muy probable que tu opinión sea distinta a la mía. Por lo tanto, no dudéis en dejarla en la caja de comentarios, que nos encantan vuestras opiniones. Aclarado esto, empecemos.

Es cierto que los niños (y los que no son tan niños) presentan una fijación especial a los videojuegos. Se pueden pasar horas y horas delante de una pantalla jugando, ya sea al LOL, al nuevo COD, al Fornite o a cualquier otro juego de consumo masivo sin parar, sin descansar y, a veces, incluso sin comer. ¡Y es que no puede ser de otro modo! Quiero decir; son juegos diseñados, pensados y creados para conseguir atraer a su público y hacer que se enganche.

Juegos como el Fornite o el LoL ya son fenómenos de masas, con consumos masivos

La jugabilidad, los colores, los gráficos, el sistema de premios y recompensas, la cooperación y la competición online, las actualizaciones de nuevos contenidos, su promoción por Youtube,… todo suma e influye para que una vez lo pruebes quieras volver a repetir. Es un entorno único, rico y fascinante que te invita a quedarte y desconectar del mundo real.

La mayoría de juegos que triunfan y que más enganchan son los que tienen un componente de multijugador online (ya que los single player suelen tener una duración más corta y, una vez completado el juego, resulta más difícil que los niños lo repitan porque les resulta poco divertido hacer siempre el mismo contenido).

En esta clase de juego, tal y como comentábamos en este otro post, hay más riesgos de caer en la ciberadicción, sobretodo si se cumplen factores predisponentes como el bulliyng, rechazo social o pocas habilidades sociales que les hacen sentir inseguros en la vida real pero que les ayuda a hacer amigos por la red. El razonamiento que suelen seguir es el de “cuando más bueno sea en el juego, más gente quera jugar conmigo y más amigos tendré” ¿conclusión? “debo practicar más”. Y, por lo tanto, aún le meten más horas en el juego.

Esto no es algo nuevo: hace años ya pasaba con el uso de las maquina recreativas. La gran diferencia es que no se podía jugar desde casa, pero enganchaba igual. Lo que pasa ahora es que el método se ha perfeccionado hasta transformarse en un bien de consumo y rara es la casa que no tenga algún tipo de plataforma des de la que poder jugar (el ordenador, la PS3 o PS4, las XboX, las consolas de Nintendo… ¡incluso los móviles!).

De hecho, sin ir más lejos, hay un montón de adultos que también consumen videojuegos a diario durante horas, ya sea en el trasporte para ir hacía el trabajo (en el metro, el tren o el bus), en su propio espacio de ocio o, a veces, incluso en el trabajo. ¿Quién no ha jugado nunca al Candy Crush o al PetRescue? Pero para este colectivo, estas horas de juego no son vistas como una adicción. ¿Por qué?

Los niños se aburren. Esto es un hecho y, por cómo está montada la sociedad, de pequeños tienen poco tiempo de jugar con sus padres a juegos más convencionales. En cambio, se les expone des de bien temprano a las TIC (ordenador/móvil/televisión), ya sea como juego, película o youtube, para distraerlos. Así que aprenden des de pequeños que estar delante de una pantalla es divertido.

Hay un decisivo factor relacionado con el tutelaje y la crianza de los padres hacía los niños sobre su relación con las consolas. En los videojuegos, como en cualquier otro TIC o situación cotidiana, hace falta educar adecuadamente a los niños y en su uso y consumo. Lo que no debería pasar es “mi niño no deja de jugar a las PS4” cuando nunca se le ha dedicado tiempo a jugar con él en su día a día, no se le ha puesto límites ni normas de uso u cuando se le ha comprado la consola, el juego e incluso se le ha dado un espacio concreto para que juegue. Si se le ha dado todo esto… ¿cómo quieres que el niño no lo use? Es incoherente pedir a un niño que no use un material que ha estado elegido y comprado para él.

¿Hay consumo? Sí. ¿Hay abuso? En muchos casos, sí. ¡Pero como en cualquier otro bien de consumo masificado! Pasa con los productos con azúcar, con el aumento generalizado de la obesidad o el alto consumo del alcohol así que, en realidad, si este tema sale más a flote es porqué impacta más de cerca al colectivo infantil. Ahora la pregunta es ¿Por qué no se limita este consumo des de pequeños?

En todos los videojuegos existe un PEGI que informa del contenido y características del juego

Los adolescentes ya es otro cantar pero los niños y niñas no tienen acceso a las consolas sin la colaboración y visto bueno de los padres. Y todos los videojuegos tienen un PEGI identificativo para mostrar si su contenido es adecuado o no para su edad. También hay videos en youtube que enseñan de que va el juego así que… ¿porque los padres permiten que sus hijos consuman algún tipo determinado de videojuego?

¡Ahora llega tu turno! ¿Crees que se esta abusando de los videojuegos? ¿Hasta que punto es todo responsabilidad de los niños y niñas? No dudes en participar, preguntar cualquier cosa y en dejar tu comentario.

Muchas gracias y hasta la próxima

Jaume Jubany

Top 10 de juegos que recomendamos para las navidades de 2017

¿Hartos y hartas de comprar videojuegos o de regalos electrónicos? Aquí tenéis un top de juegos recomendados ¡Entra y descubre-lo!

¿Hartos y hartas de comprar videojuegos o de regalos electrónicos?

Las navidades están al caer y, para estas fechas, muchas familias tienen dudas acerca de qué juguetes o juegos pueden ser los más adecuados para pedir o regalar a los pequeños (y no tan pequeños) de la familia. Para aportar nuestro grano de arena sobre el asunto, vamos a presentar una lista de juegos que pueden valer la pena para estas navidades.

¡Que el título no os confunda, no os vamos a presentar los 10 mejores juegos de todos los tiempos! En verdad vamos a presentar 10 juegos que en nuestra opinión son productos de calidad, aptos para un gran público de varias edades, estimulantes, educativos e psicológicos y fáciles de encontrar en las tiendas. Y todos son juegos de mesa, así que tienen un fuerte componente de cooperación y de diversión en grupo o en familia.

Y no, no ganamos nada ni en publicidad ni en promoción. Los juegos de la siguiente lista están escogidos, por encima de todo, por ser elementos con los que trabajamos a menudo en nuestras terapias y que han demostrado ganarse el interés de los niños y niñas con los que jugamos. La lista, además, no está ordenada de mejores a peores (o viceversa); simplemente presenta los juegos y da alguna pequeña reseña al respeto.

¡Terminada la introducción, empecemos!

 

  • Jungle speed

Vamos a empezar la lista con un clásico; el jungle speed es un juego de talla mundial y su presencia es omnipresente en la mayoría de tiendas con artículos para niños.

El objetivo del juego es conseguir deshacerte lo más rápido posible de todas tus cartas. Cuando 2 jugadores tengan dos cartas con símbolos idénticos (el color no importa), tendrá lugar un duelo, que ganará el que consiga atrapar el Tótem. El perdedor se llevará el mazo de descartes de su adversario, sus descartes y el bote (si lo hubiese) y los añade a su mazo. Ahora imagínate todo esto a gran velocidad ¡y con cartas especiales que modifican las reglas del juego! (Pierric Yakovenko , Thomas Vuarchex, Asmodeé).

 

 

 

 

 

 

 

Debido a su popularidad, hay jungle speed de distinta temática y colores, así que hay gran variedad para encontrar el preferido para cada familia.

  • Ubongo

A nuestro juicio, el Ubongo es un juego que ha pasado bastante desapercibido y por ello no disfruta de la fama de otros juegos de esta lista, pero no por ello es peor que los demás.

Es un juego que se basa en un puzle-rompecabezas con un diseño que recuerda a una mezcla entre el Tangram y Tetris. Es un juego pensado para jugar en grupo, pero también se puede jugar de modo individual. (Grzegorz Reichtman, BoardGameGeek).

Tiene un gran componente de inteligencia artificial y su parecido con el tetris hace que los jugadores se adapten muy rápidamente a las normas.

 

  • Ikonukus

Ikonikus es un juego de cartas donde jugamos con las emociones. A través de iconos podemos demostrar o interpretar emociones propias y ajenas. Es en este último punto donde el juego adquiere la faceta más divertida y lúdica. Destaca por tener un gran potencial para socializar a pequeños grupos (crear lazos de amistad), que conozcan el pensamiento y sentir del otro (Manu Palau, Brainpicnic).

Este es un juego que tiene por meta hablar de las emociones y utilizar las habilidades sociales y mentalistas de los jugadores. Os lo recomendamos por ser distinto, económico y para ser un juego intrínsecamente de grupo.

 

  • Carcassonne

Carcassonne es un juego rápido para 2 a 5 jugadores (con las expansiones pueden llegar a jugar seis), en el que las partidas se jugaran rápidamente y dejarán ganas de jugar una más. La propia dinámica del juego, y sus ampliaciones, son perfectas para que partida sea diferente de la anterior (Klaus-Jürgen Wrede, Devir).

Este juego también cuenta con dos versiones, la normal y la junior así que… ¡el tema de la edad vuelve a quedar cubierto!

 

  • Animal sobre animal

Animal sobre Animal es un juego de habilidad, si alguna pieza se cae mientras se está construyendo, se penaliza al jugador que las tira obtiene un máximo de dos de ellos de vuelta. El primer jugador que ha utilizado todos sus animales gana (Haba group).

Es un juego accesible, divertido y centrado en la psicomotricidad fina y en la capacidad de organización del espacio y de las piezas. Extremadamente satisfactorio, especialmente cuando los adultos también participan del juego para simplificar o complicar las estructuras de la pirámide.

 

  • Story cubes

Story Cubes es un juego que destaca por su diversión, que agudiza tu ingenio y afina tu imaginación y creatividad. Se pueden utilizar para llegar a respuestas o decisiones de una manera indirecta e ingeniosa. Lanza los dados y, comenzando por “Érase una vez…”, invéntate una historia que involucre los 9 resultados de los dados (Rory O’Connor, Asmodee)

Es fluido, flexible, engancha y también disfruta de distintas temáticas. Es muy popular y fácil de jugar.

 

  • Make and Break

Make and Break es un juego que consiste en construir las figuras que salen en función de la dificultad marcada por el dado antes de que se termine el tiempo del cronometro (Juegos Ravens).

Estamos ante un juego veloz, con distintas dificultades donde lo importante es una buena coordinación mano-ojo y completar rápidamente las figuras sin error. Fácil de jugar, accesible y divertido, especialmente para niños de entre 4 y 8 años.

 

  • Cortex

Cortex es un juego que pone a prueba tu agilidad visual, tu coordinación, tu memoria, capacidad de razonamiento… ¡incluso la sensibilidad de tu tacto! El objetivo del juego es ganar la mayor cantidad de cartas reto. Para ello, tendrás que ser el primer jugador en tapar la carta en curso con la mano y dar la respuesta correcta (Nicolas Bourgoin & Johan Benvenuto, Asmodée).

No es ni medio normal lo bueno que llega a ser este juego (al menos a nivel psicológico y de agudeza mental). Fácil de adquirir, económico y con distintas versiones para adaptar su dificultad a todas las edades. ¿Qué más se puede pedir? Recomendado.

 

  • Block a Block (clásico o en colores)

Block a Block Colores en madera, el Block a Block es un juego de habilidad física y mental, en el cual los participantes (que pueden ser cualquier número de jugadores), deben retirar bloques de una torre por turnos y colocarlos en su parte superior, hasta que ésta se caiga.

Gana el jugador que realizó la jugada anterior a la que hizo que se derribara la torre. Se debe esperar cinco segundos después del movimiento del jugador anterior, pasado este tiempo si la torre cae el jugador que ha quitado el último bloque gana.

Este juego es un absoluto clásico: dinámico, rápido, entretenido y familiar. Y por experiencia sabemos que tiene una vida útil casi infinita, ya que se tratan de bloques de madera que después pueden ser utilizados para hacer construcciones o juegos de efecto dómino. Un gran juego.

 

  • Catan – colonos del catan

En verdad el Catan  es un juego de mesa encarado a un colectivo de niños y niñas de mayor edad. Es un juego de estrategia y gestion de recursos por turnos, divertido pero también largo de jugar. Aun con todo, es famoso en todo el mundo y no es para menos, ya que su jugabilidad es endiablada y genera muchas situaciones en las que conviene pensarse adecuadamente el siguiente paso para poder ganar la partida (Klaus Teuber, Devir).

Completo, complejo y entretenido. ¡Recomendado!

 

¡Ahora llega tu turno! ¿Qué opinas de las opciones que hemos propuesto? ¿Conoces algún otro juego que sea recomendable y que no esté en la lista? No dudes en participar, preguntar cualquier cosa y en dejar tu comentario.

Esperamos que esta lista os haya sido útil y que sea de vuestro agrado. Nos vemos en el siguiente post.

Jaume Jubany

 

Materiales consultados

No queremos hacer publicidad de ningún tipo, así que no os facilitamos dónde poder encontrar estos juegos. Pero vamos, son famosos, con premios internacionales, así que son fáciles de encontrar tanto por la red como por tiendas de juguetes.