TDAH Trastorno de deficit de atención e hiperactividad

Seguimos con los trastornos psicológicos en la sección del blog de la Salud Mental. Esta vez, lectores de CienciaPoliticamenteIncorrecta, nos vamos a centrar en el Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (o TDAH). ¿En qué consiste este trastorno? ¡Entra y descubre-lo!

Seguimos con los trastornos psicológicos en la sección del blog de la Salud Mental. Esta vez, lectores de CienciaPoliticamenteIncorrecta, nos vamos a centrar en el Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (o TDAH). ¿En qué consiste este trastorno? ¿Realmente hay tantos casos diagnosticados? ¿En qué debemos fijar-nos para identificar este trastorno? A lo largo de este post vamos a resolver todas estas preguntas… ¡y más!

Los trastornos por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) vienen definidos por la presencia de tres síntomas fundamentales: 1. Disminución de la atención. 2. Impulsividad. 3. Hiperactividad.

En realidad es mucho más que un trastorno: es un síndrome de grandes dimensiones, que alcanza una gran cantidad de aspectos en la vida de la persona que lo tiene. Al entender el TDAH como un conjunto de síntomas que se presentan juntos y son característicos de una enfermedad o de un cuadro patológico determinado, en los últimos tiempos ha aumentado la importancia de los trastornos de comorbilidad (de los que hablamos en la parte final del post), ya que juegan un papel fundamental sobre el tratamiento y el enfoque que vamos a seguir en el TDAH.

 

El TDAH, como síndrome, es un cuadro orgánico con origen en las deficiencias anatómico-biológicas que afectan preferentemente a ciertas estructuras cerebrales. La causa puede ser tanto genética como adquirida, pero en ambas circunstancias con la misma base bioquímica como origen del trastorno; más de un 70% de las personas que lo adquieren tienen algún familiar directo con quien comporten el TDAH (Cook EHJ, Stein  MA; 1995).

Criterios clínicos y prevalencia del TDAH

La prevalencia global de los TDAH en sus diversas formas entre el 3-7%, aunque parece claro que existe un gran margen de variabilidad en función de la edad, el sexo, el nivel sociocultural, los subtipos, etc. Los niños están más afectados que las niñas (2,5:1), aunque esta diferencia se va acortando con un incremento cada vez mayor en la identificación de niñas. La prevalencia más alta la encontramos en el rango de edad de 6-9 años.

Las afectaciones en las funciones ejecutivas, los problemas de praxis o las dificultades de relación son otros síntomas a tener en cuenta del TDAH

Por su lado, los criterios diagnósticos del DSM-5 son:

Criterio A

Patrón persistente de inatención y/o hiperactividad-impulsividad que interfiere con el funcionamiento o desarrollo que se caracteriza por (1) y/o (2):

  1. Inatención

Seis (o más) de los siguientes síntomas se han mantenido durante al menos 6 meses en un grado que no concuerda con el nivel de desarrollo y que afecta directamente las actividades sociales y académicas/laborales:

NOTA: Los síntomas no son sólo una manifestación del comportamiento de oposición, desafío, hostilidad o fracaso para comprender las tareas o instrucciones. Para adolescentes mayores y adultos (a partir de 17 años de edad), se requiere un mínimo de 5 síntomas.

  1. Con frecuencia falla en prestar la debida atención a los detalles o por descuido se cometen errores en las tareas escolares, en el trabajo o durante otras actividades (por ejemplo, se pasan por alto o se pierden detalles, el trabajo no se lleva a cabo con precisión).
  2. Con frecuencia tiene dificultades para mantener la atención en tareas o actividades recreativas (por ejemplo, tiene dificultad para mantener la atención en clases, conversaciones o lectura prolongada).
  3. Con frecuencia parece no escuchar cuando se le habla directamente (por ejemplo, parece tener la mente en otras cosas, incluso en ausencia de cualquier distracción aparente).
  4. Con frecuencia  no sigue las instrucciones y no termina las tareas escolares, los quehaceres o los deberes laborales (por ejemplo, inicia tareas pero se distrae rápidamente y se evade con facilidad).
  5. Con frecuencia tiene dificultad para organizar tareas y actividades (por ejemplo, dificultad para gestionar tareas secuenciales; dificultad para poner los materiales y pertenencias en orden; descuido y desorganización en el trabajo; mala gestión del tiempo; no cumple los plazos).
  6. Con frecuencia evita, le disgusta o se muestra poco entusiasta en iniciar tareas que requieren un esfuerzo mental sostenido (por ejemplo tareas escolares o quehaceres domésticos; en adolescentes mayores y adultos, preparación de informes, completar formularios, revisar artículos largos).
  7. Con frecuencia pierde cosas necesarias para tareas o actividades (por ejemplo, materiales escolares, lápices, libros, instrumentos, billetero, llaves, papeles de trabajo, gafas, móvil).
  8. Con frecuencia se distrae con facilidad por estímulos externos (para adolescentes mayores y adultos, puede incluir pensamientos no relacionados).
  9. Con frecuencia olvida las actividades cotidianas (por ejemplo, hacer las tareas, hacer las diligencias; en adolescentes mayores y adultos, devolver las llamadas, pagar las facturas, acudir a las citas).

 

Frecuencia de la inatención según el sexo

 

  1. Hiperactividad e Impulsividad

Seis (o más) de los siguientes síntomas se han mantenido durante al menos 6 meses en un grado que no concuerda con el nivel de desarrollo y que afecta directamente las actividades sociales y académicas/laborales:

NOTA: Los síntomas no son sólo una manifestación del comportamiento de oposición, desafío, hostilidad o fracaso para comprender las tareas o instrucciones. Para adolescentes mayores y adultos (a partir de 17 años de edad), se requiere un mínimo de 5 síntomas.

  1. Con frecuencia juguetea o golpea con las manos o los pies o se retuerce en el asiento.
  2. Con frecuencia se levanta en situaciones en que se espera que permanezca sentado (por ejemplo, se levanta en clase, en la oficina o en otro lugar de trabajo, en situaciones que requieren mantenerse en su lugar.
  3. Con frecuencia corretea o trepa en situaciones en las que no resulta apropiado. (Nota: En adolescentes o adultos, puede limitarse a estar inquieto.).
  4. Con frecuencia es incapaz de jugar o de ocuparse tranquilamente en actividades recreativas.
  5. Con frecuencia está “ocupado”, actuando como si “lo impulsara un motor” (por ejemplo, es incapaz de estar o se siente incómodo estando quieto durante un tiempo prolongado, como en restaurantes, reuniones; los otros pueden pensar que está intranquilo o que le resulta difícil seguirlos).
  6. Con frecuencia habla excesivamente.
  7. Con frecuencia responde inesperadamente o antes de que se haya concluido una pregunta (por ejemplo, termina las frases de otros; no respeta el turno de conversación).
  8. Con frecuencia le es difícil esperar su turno (por ejemplo, mientras espera una cola).
  9. Con frecuencia interrumpe o se inmiscuye con otros (por ejemplo, se mete en las conversaciones, juegos o actividades; puede empezar a utilizar las cosas de otras personas sin esperar o recibir permiso; en adolescentes y adultos, puede inmiscuirse o adelantarse a lo que hacen los otros).

 

Frecuencias de la hiperactividad e impulsividad según el sexo

 

Criterio B

Algunos síntomas de inatención o hiperactivo-impulsivos estaban presentes antes de los 12 años.

Criterio C

Varios síntomas de inatención o hiperactivo-impulsivos están presentes en dos o más contextos (por ejemplo, en casa, en el colegio o el trabajo; con los amigos o familiares; en otras actividades).

Criterio D

Existen pruebas claras de que los síntomas interfieren con el funcionamiento social, académico o laboral, o reducen la calidad de los mismos.

Criterio E

Los síntomas no se producen exclusivamente durante el curso de la esquizofrenia o de otro trastorno psicótico y no se explican mejor por otro trastorno mental (por ejemplo, trastorno del estado de ánimo, trastorno de ansiedad, trastorno disociativo, trastorno de la personalidad, intoxicación o abstinencia de sustancias).

Frecuencias combinadas de todas las formas del TDAH según el sexo

 

¡Importante! En función de los resultados se podrán clasificar las siguientes presentaciones:

  • Presentación combinada: Si se cumplen el Criterio A1 (inatención) y el Criterio A2 (hiperactividad-impulsividad) durante los últimos 6 meses.
  • Presentación predominante con falta de atención: Si se cumple el Criterio A1 pero no se cumple el criterio A2 (hiperactividad-impulsividad) durante los últimos 6 meses.
  • Presentación predominante hiperactiva/impulsiva: Si se cumple el Criterio A2 (hiperactividad-impulsividad) y no se cumple el Criterio A1 (inatención) durante los últimos 6 meses.

 

Otros datos de interés del TDAH: las comorbilidades

Cuando decimos que el TDAH se presenta frecuentemente con otros trastornos comórbidos, hablamos de que el TDAH en muchas ocasiones no se presenta sólo, sino que aparece junto a otros trastornos psiquiátricos. Esto es así en el 70% de los casos de TDAH.

Imagen relacionada

El TDAH suele presentarse con otros trastornos o dificultades cognitivas

De hecho,  una persona con TDAH tiene de 6 a 7 veces más probabilidades de tener otro trastorno psiquiátrico o trastorno del aprendizaje. Cuando el TDAH se asocia a otros trastornos, con frecuencia se complica el diagnóstico, empeora la evolución y la respuesta al tratamiento es menor.

  • Trastorno Negativista Desafiante 50%
  • Trastorno del sueño 50%
  • Trastorno de la conducta 40%
  • Trastorno de ansiedad 30%
  • Tics 11%
  • Trastorno del ánimo 4%

 *Adaptado de la GPCM del Ministerio de Sanidad Política Social e Igualdad, 2010.

Así pues, el TDAH suele estar asociado con otras dificultades además de las características comentadas en los criterios diagnósticos. En su conjunto, acaba generando que sea más complicado identificar los objetivos a trabajar y de qué modo es mejor encara la futura terapia.

¡Ahora llega tu turno! ¿Te gustaría saber más acerca del TDAH? ¿Qué trastorno psicológico te gustaría que tratásemos en esta sección? No dudes en participar, preguntar cualquier cosa y en dejar tu comentario.

Muchas gracias y hasta la próxima

Jaume Jubany

 

Materiales consultados:

Anuncios

¿Destacar puede volverse un problema? Las Altas Capacidades

¿Qué sucede cuando un niño/a es tan superior en recursos intelectuales respeto a sus igual que no se identifica con ellos? ¿Cómo afecta su alta capacidad a su aprendizaje? ¿Puede resultar un problema tener altas capacidades? ¡Entra y descubre-lo!

La formación, el entrenamiento o el esfuerzo por aprender son características imprescindibles para poder crecer y mejorar en nuestro día a día, así que a nivel social, ser una persona inteligente y lista se suele ver como algo bueno y positivo. De hecho, solemos comparar quien es la persona con mejor preparación y con mayores recursos intelectuales para ser la elegida para el puesto de trabajo así que… ¿Ser demasiado listo se puede convertir en un problema?

¿Ser demasiado listo se puede convertir en un problema?

¿Qué sucede cuando un niño/a es tan superior en recursos intelectuales respeto a sus igual que no se identifica con ellos? ¿Cómo afecta su alta capacidad a su aprendizaje? ¿Puede resultar un problema tener altas capacidades?

En este post trataremos de las altas capacidades en la infancia así que os recomendamos que hagáis un vistazo a nuestras anteriores aportaciones de “las inteligencias múltiples” y “¿Qué es la inteligencia? El Coeficiente Intelectual”, ya que especificamos que es la inteligencia y de qué modo interactuamos con ella.

Se considera que una persona con alta capacidad es alguien con un CI igual o superior a una puntuación de 130. En la infancia, tener una resolución intelectual de este nivel suele ir relacionado con algunas características bastante generalizadas. Según Vantassel-Baska y col. (1989) las características más comunes de los niños con altas capacidades se engloban en:

a) Rasgos cognitivos:

– Gran habilidad para manejar abstracciones

– Poder de concentración

– Habilidad para establecer relaciones entre datos aparentemente dispares.

– Habilidad para memorizar y para aprender rápidamente.

– Buen observador, curioso, con gran variedad de intereses.

 

b) Rasgos sociales y afectivos:

– Altruismo (le gusta ayudar a otros, comprenden las necesidades familiares y personales).

– Necesidad de justicia, de juego limpio.

– Humor (apreciar las diversas formas de humor, ironía, sutileza, doble sentido).

– Gustos por las relaciones con adultos o con niños mayores.

 

c) Rasgos creativos:

– Habilidad para pensar en las cosas de forma global.

– Gustos por el manejo de las ideas.

– Desafío a lo convencional

– Pensamiento independiente

El modelo de Renzulli se parece bastante a los rasgos identificados por Vantassel-Baska

Después de ver esta lista de características, parece lógico pensar que las personas con altas capacidades tienen mayores facilidades para adaptarse al entorno, resolver los inconvenientes y una mayor capacidad de establecer buenas relaciones sociales con las persona de su entorno. Es más, el sentido común nos hace suponer que a mayor inteligencia, mayores habilidades sociales pero… ¿Hasta qué punto esto es cierto? Las investigaciones, en general, muestran dos tendencias dicotómicas:

Las que aportan datos a favor de que los niños/as con altas capacidades no sufren más desadaptaciones que la media.

En esta tendencia se piensa que es la que piensa que una inteligencia superior para el menor implica una mayor facilidad a la hora de resolver sus dificultades, sin importar demasiado si el niño/a esta preparado para resolver el reto. Es decir, que aunque haya un problema que no pueda resolver o que le cueste mucho, seguirá resultado más fácil de solucionar-lo gracias a sus altas capacidades (las altas capacidades siempre juegan a favor del niño/a y su desarrollo).

–  Los que concluyen que los niños/as con dotación superior tienden a encontrar más dificultades que el resto de personas.

En esta tendencia se piensa que las altas capacidades de un menor cuando hay presentes algunos factores de vulnerabilidad (problemas en la familia, dificultades de socialización del niño/a, un correcto desarrollo emocional a la par con su desarrollo intelectual, etc.) puede provocar que el infante en cuestión no sepa usar totalmente su potencial y sus altas capacidades se vuelven un agravante en vez de una ayuda (las altas capacidades pueden resultar, en sí mismas, una dificultad añadida en contra del niño/a y su desarrollo).

Así pues, Garcia Yagüe y col. (1986) encontraron una relación positiva entre alta inteligencia y buenas habilidades sociales y Alonso (1995) realizó una investigación donde los alumnos de 6 a 16 años de edad con altas capacidades parecen ser más abiertos y participativos, facilitando y desarrollo y su relación con sus compañeros.

Según Garcia, Yagüe y Alonso, los niños con superdotación tienen mejores habilidades sociales que sus compañeros

En cambio, Férnandez y Pinto (1989), afirman que los superdotados tienen sus propios problemas de adaptación, sobre todo en la infancia y la adolescencia. Según ellos, los problemas y las inadaptaciones de los alumnos con altas capacidades tienen mayores desajustes sociales que el resto de compañeros. Mönks y Van Boxtel (1985), por su parte, pudieron demostrar que los niños/as con altas capacidades son menos aceptados que aquellos del “promedio”.

Según Férnandez y Pinto o Mönks y Van Boxtel, los superdotados pueden tener sus propios problemas de adaptación social con sus iguales

Así pues, tal y como podemos observar, hay datos que apoyan a una y otra postura por lo tanto… ¿Quién se acerca más a la verdad?

En mi opinión, ambas posturas tienen razón, ya que hay niños a los que las altas capacidades les facilita su desarrollo y a otros que se la complica. A mi parecer, lo determinante para tener buenas o malas habilidades sociales no radica en tener altas capacidades; hay otros factores de mayor relevancia que la inteligencia (los factores predisponentes) que aumentan o disminuyen las posibilidades de tener dificultades (teoría de la vulnerabilidad).

Lo que he podido observar en mi práctica clínica diaria es que hay niños/as con altas capacidades que tienen problemas de relación personal con sus iguales y problemas de adaptación a su entorno. Son personas a las que, además de tener altas capacidades, suelen tener algún problema emocional importante detrás (divorcio conflictivo de los padres, bullying en la escuela, etc.) y sus dificultades no se centran tanto en sus altas capacidades sino en los otros factores.

Lo que sí que es cierto es que las habilidades cognitivas no suelen ir a la par con las habilidades emocionales… dicho de otro modo, presentan una capacidad mental en los aprendizajes más avanzados que los niños de su propia edad, pero no tienen una superdotación en las capacidades de comprensión y de gestión emocional. Eso, a veces, los hace sentir extraños y distintos, ya que se sienten diferentes a sus compañeros pero no terminan de entender cómo adaptarse a ellos.

¡Ahora llega tu turno! ¿Cuál de las dos tendencias crees que se acerca más a la verdad? ¿Crees que las altas capacidades pueden ser un problema en la infancia? ¿Y en otro momento de la vida? No dudes en participar, preguntar cualquier cosa y en dejar tu comentario.

Muchas gracias y hasta la próxima

Jaume Jubany

 

Materiales consultados:

La Teoría de las Inteligencias Múltiple

Vamos a hablar de una de las teorías psicológicas modernas más famosas y reconocidas, que ha tenido un gran impacto en la forma en la que podemos comprender la Inteligencia. ¡Entra y descubre-lo!

En este post trataremos de hablar de una de las teorías psicológicas modernas más famosas y reconocidas, que ha tenido un gran impacto en la forma en la que podemos comprender la Inteligencia y de qué modo podemos seguir creciendo y desarrollando como personas. Vamos a centrarnos con la Teoría de las Inteligencias Múltiples.

En las ciencias sociales, y específicamente de la educación, la teoría de las «Inteligencias Múltiples» representa ese caso en el que una teoría ha recibido una aprobación generalizada.

Además, esta teoría ha llevado a que se reformule y renueven viejos asuntos no sólo en la educación sino con relación a las sociedades humanas, donde cada ser humano se reconozca valioso e inteligente con mucho que aportar y con la posibilidad de realizar sus sueños desarrollando sus potenciales cognitivos. Y el responsable de todo esto es Howard Gardner.

Howard Gardner es el responsable
de la Teoría de las Inteligencias Múltiples

¿Qué es la inteligencia?

>>> Para más interés en este tema, entra en ¿Qué es la Inteligencia?

Estamos acostumbrados a pensar en la inteligencia como una capacidad unitaria o que abarca varias capacidades. Sin embargo, en oposición a esos enfoques de perfil más bien reduccionista, H. Gardner propone un enfoque de inteligencias múltiples. Se trata de un planteamiento sugerente, y acaso también provocativo, que permite problematizar sobre el fenómeno de la inteligencia más allá del universo de lo cognitivo.

Una inteligencia, para Howard Gardner (1995), «implica la habilidad necesaria para resolver un problema o para elaborar productos que son importantes en un contexto cultural».

Gardner rompe con el esquema tradicional de inteligencia dándole al concepto un nuevo significado al referirse con él a una amplia variedad de capacidades humanas. Cada inteligencia expresa una capacidad que opera de acuerdo con sus propios procedimientos, sistemas y reglas, y tiene sus propias bases biológicas. Desde el punto de vista teórico, éste es el referente clave para resolver sobre el estatus de inteligencia de una capacidad. En síntesis, inteligencia es un vocablo útil para designar una experiencia o un fenómeno, en ningún caso es una entidad tangible y mensurable.

La prioridad es elevar a la categoría de inteligencia un conjunto variado de capacidades. Contribuir a producir una percepción en un marco de equivalencia para capacidades tan diversas no es trivial. Con ello se ha establecido un principio de igualdad que tiene como base el reconocimiento y aceptación de la diversidad.

Las inteligencias múltiples identificadas por Gardner

Los seres humanos pueden conocer el mundo de ocho modos diferentes, que Gardner llama las ocho inteligencias humanas: lingüística, lógico-matemática, espacial, musical, corporal, naturalista, interpersonal e intrapersonal.

Las Ocho inteligencias propuestas por H. Gardner en su teoria

Cada sujeto tiene su propio perfil de inteligencia, o sea, será más competente en algunas disciplinas y menos en otras. Vamos a explicar-las una por una:

  • Inteligencia lingüística

Es la inteligencia relacionada con nuestra capacidad verbal, con el lenguaje y con las palabras en general. Esta inteligencia nos capacita para escribir poemas, historias, etc. Un alto nivel de esta inteligencia es el que se puede encontrar en escritores, poetas, periodistas y oradores, entre otros. Está en los niños a los que les encanta redactar historias, leer, jugar con rimas, trabalenguas y en los que aprenden con facilidad otros idiomas.

  • Inteligencia lógico-matemática

Tiene que ver con el desarrollo de pensamiento abstracto, con la precisión y la organización a través de pautas o secuencias. Comprende las capacidades que necesitamos para manejar operaciones matemáticas y razonar correctamente. Un alto nivel de esta inteligencia se ve en científicos, matemáticos, contadores, ingenieros y analistas de sistemas, entre otros. Los niños que la han desarrollado analizan con facilidad los problemas. Se acercan a los cálculos numéricos, estadísticas y presupuestos con entusiasmo. La utilizamos para resolver problemas de lógica y matemáticas.

  • Inteligencia visual-espacial

Es la capacidad para integrar elementos, percibirlos y ordenarlos en el espacio y poder establecer relaciones de tipo metafórico entre ellos. Esta inteligencia nos capacita para crear diseños, cuadros, diagramas y construir cosas. Está ligada a la imaginación. Se encuentra presente en pilotos, marinos, escultores, pintores, arquitectos y decoradores, entre otros. Está en los niños que estudian mejor con gráficos, esquemas, cuadros. Les gusta hacer mapas conceptuales y mentales. Entienden muy bien planos y croquis.

  • Inteligencia interpersonal

Implica la capacidad de establecer relaciones con otras personas. Incluye las habilidades para mostrar expresiones faciales, controlar la voz y expresar gestos en determinadas ocasiones. También abarca las capacidades para percibir la afectividad de las personas o empatía. Se encuentra presente en actores, políticos, buenos vendedores y docentes exitosos, entre otros. La tienen los niños que disfrutan trabajando en grupo, que son convincentes en sus negociaciones con sus compañeros y también con los mayores, que entienden a los demás.

  • Inteligencia intrapersonal

Se refiere al conocimiento de uno mismo y todos los procesos relacionados, como autoconfianza y automotivación. Es como nuestra conciencia. Nos sirve para entender lo que hacemos y valorar nuestras propias acciones. Se encuentra muy desarrollada en teólogos, filósofos y psicólogos, entre otros. La evidencian los niños que son reflexivos, de razonamiento acertado y suelen ser consejeros de sus compañeros.

  • Inteligencia naturalista

Es la capacidad de distinguir, clasificar y utilizar elementos del medio ambiente, objetos, animales o plantas. Tanto del ambiente urbano como suburbano o rural. Incluye las habilidades de observación, experimentación, reflexión y cuestionamiento de nuestro entorno. Poseen esta inteligencia la gente amante del campo, botánicos, cazadores, ecologistas y paisajistas, entre otros. Se da en los niños que aman los animales, las plantas; que reconocen y les gusta investigar características del mundo natural y su relación con el hombre.

  • Inteligencia cinético-corporal

Abarca todo lo relacionado con el movimiento tanto corporal como el de los objetos y los reflejos. Se usa para efectuar actividades como deportes, que requieren coordinación y ritmo controlado. Se puede observar en atletas, bailarines, cirujanos y artesanos, entre otros. Se la aprecia en los niños que se destacan en actividades deportivas, danza, expresión corporal y/o en trabajos de construcciones utilizando diversos materiales concretos. También en aquellos que son hábiles en la ejecución de instrumentos. Es la inteligencia de los deportistas, los artesanos, los cirujanos y los bailarines.

  • Inteligencia musical

Se relaciona directamente con las habilidades musicales, como el ritmo y la melodía. Nos sirve para crear sonidos nuevos para expresar emociones y sentimientos a través de la música. Está presente en músicos, cantantes, compositores, directores de orquesta, críticos musicales, bailarines, etc. Los niños que la evidencian se sienten atraídos por los sonidos de la naturaleza y por todo tipo de melodías. Disfrutan siguiendo el compás con el pie, golpeando o sacudiendo algún objeto rítmicamente.

Howard Gardner, después de determinar estas ocho inteligencias, aún se encuentra investigando dos probables nuevas inteligencias, es decir, dos categorías que podrían englobar otras capacidades del intelecto humano. Estas otras dos inteligencias que se siguen estudiando son:

    1. Inteligencia moral: Referida a las capacidades presentes en algunas personas para discernir entre el bien y el mal, preocupadas por el respeto a la vida y a la convivencia humana.
    2. Inteligencia existencial: Señala la sensibilidad por la existencia del ser humano, se muestra inquieto por reflexiones sobre la trascendencia humana, sobre alfa y omega.

¡Ahora llega tu turno! ¿Conocías la teoría de las inteligencias múltiples de H. Gardner? ¿Te sientes identificado con alguna de estas inteligencias? No dudes en participar, preguntar cualquier cosa y en dejar tu comentario.

Muchas gracias y hasta la próxima

Jaume Jubany

Materiales consultados:

    • Gardner, H. (1987). Arte, Mente y Cerebro. Buenos Aires: Paidós. (1988).
    • Inteligencias Múltiples. La Teoría en la Práctica. Barcelona: Paidós. (1995).
    • Mentes Extraordinarias: Cuatro retratos para descubrir nuestra propia excepcionalidad. Barcelona: Kairos.(2000).

Las neuronas espejo

¿Nunca os habéis preguntado de donde sale la capacidad de imitar a las otras personas? La respuesta son la neuronas espejo. ¡Entra y descubre-lo!

¿Nunca os habéis preguntado de donde sale la capacidad de imitar a las otras personas? ¿Cómo es posible que las risas o los bostezos sean contagiosos? ¿Por qué nos podemos emocionar al ver una película? La respuesta a todas estas preguntas son la neuronas espejo. La respuesta a todas estas preguntas son la neuronas espejo.

En este nuevo post de CienciaPoliticamenteIncorrecta, hablaremos de qué son, dónde se localizan principalmente y cuáles son sus orígenes.

 

¿Qué son las neuronas espejo?

Las neuronas espejo son un tipo particular de neuronas que se activan cuando un individuo realiza una acción, pero también cuando él observa una acción similar realizada por otro individuo. Las neuronas espejo forman parte de un sistema de redes neuronales que posibilita la percepción-ejecución-intención. El sistema integra en sus circuitos neuronales la atribución/percepción de las intenciones de los otros, la teoría de la mente (Blakemore & Decety, 2001; Gallese, Keysers & Rizzolatti, 2004; Rizzolatti, 2005; Rizzolatti & Sinigaglia, 2006).

Las redes neuronales posibilitan la percepción-ejecución-intención

Cuando una persona realiza acciones, estas van acompañadas de la captación de las propias intenciones que motivan a hacerlas (es decir, que todas las acciones que hacemos tienen siempre un propósito). Para lograr-lo, el cerebro conforma sistemas neuronales que articulan la propia acción asociada a la intención o propósito que la activa. La intención queda vinculada a acciones específicas que le dan expresión, y cada acción evoca las intenciones asociadas.

Estas formaciones neuronales de acción-ejecución-intención en una persona, cuando ve a otro realizar una acción, son las que provocan en el cerebro del observador la acción equivalente, evocando a su vez la intención con ella asociada. La persona, así, puede atribuir a otro la intención que tendría tal acción si la realizase él mismo.

 

El circuito neuronal de las neuronas espejo es simple de entender:
Una persona ríe -> significa que hay algo que hace gracia -> buscar la gracia -> encontrarla -> reír tú también

Estas neuronas y sus funciones específicas permiten explicar fenómenos cognitivos como la empatía y la intersubjetividad, ya que permiten al hombre comprender las intenciones de otras personas. Le permite ponerse en lugar de otros, leer sus pensamientos, sentimientos y deseos, lo que resulta fundamental en la interacción social. La comprensión interpersonal se basa en que captamos las intenciones y motivos de los comportamientos de los demás.

Somos criaturas sociales y nuestra supervivencia depende de entender las intenciones y emociones que traducen las conductas manifiestas de los demás. Las neuronas espejo permiten entender la mente de nuestros semejantes, y no a través de razonamiento conceptual, sino directamente, sintiendo y no pensando (Rizzolatti, Fogassi y Gallese, 2001).

¿Dónde se encuentran las neuronas espejo?

Imagen de la región F5 cortex, área de broca

Las neuronas espejo se han localizado en la región F5 del córtex premotor de los primates, área que corresponde al área de Broca en el cerebro humano

Los sistemas de neuronas espejo, más sofisticados en humanos, están presentes en simios, y probablemente en otras especies, como elefantes, delfines, perros. En el ser humano se han identificado sistemas de neuronas espejo en la corteza motora primaria, principalmente el área de Broca, el área parietal inferior, la zona superior de la primera circunvolución temporal, el lóbulo de la ínsula, la zona anterior de la corteza del cuerpo calloso. Quizá no sólo unas determinadas áreas cerebrales privilegiadas disponen de neuronas espejo, sino que el mecanismo de neuronas espejo constituya un principio básico de funcionamiento cerebral.

¿De dónde salen las neuronas espejo?

El cerebro humano ha evolucionado para educar y ser educado. Los aprendizajes y enseñanzas, la transmisión cultural y la educación son naturales en el hombre.

Como conquista filogenética, los Homo sapiens desarrollaron unos procesos cognitivos que les permitieron ponerse en el lugar mental del otro, aprendiendo no sólo del otro, sino a través del otro (Teoría de la Mente). Esta comprensión de que los otros son también seres intencionales, semejantes a uno, resulta crítica para los aprendizajes culturales humanos. (Vygotski, 1979; Wertsch, 1988).

La capacidad cognitiva-social de un niño, ya desde el primer año de vida, de identificarse con otras personas, de comprender que los demás son seres mentales, que tienen pensamientos, intenciones y sentimientos, será la llave que le abre a la participación e incorporación de los productos culturales.

La Teoría de la Mente resulta clave para comprender la comunicación interpersonal y la interacción social en los procesos de enseñanza-aprendizaje, en las situaciones educativas. El ser humano dispone de unas capacidades mentales que le permiten interpretar y predecir la conducta de los demás.

En las relaciones interpersonales continuamente interpretamos el comportamiento del otro, suponiendo que tiene estados mentales, como opiniones, creencias, deseos, intenciones, intereses, sentimientos. Cuando alguien hace algo pensamos que tal conducta se debe a determinados pensamientos, sentimientos o deseos que tiene en su cabeza. Los seres humanos tenemos una teoría de las mentes ajenas, que nos permite naturalmente atribuir estados mentales a los demás y a nosotros mismos. Somos animales mentalistas. (Riviere, 1991, 1997; Whiten, 1991; Gómez, 2007; García García, 2001, 2007).

Somos animales mentalistas

Las capacidades para reflexionar sobre nuestros propios procesos mentales tienen importantes implicaciones: si una persona conoce sus capacidades y lo que se necesita para efectuar una actuación eficiente en una situación, entonces puede dar los pasos para satisfacer de modo adecuado esas exigencias.

Sin embargo, si no es consciente de sus propias limitaciones, o de la complejidad de la tarea, o de las características y exigencias del contexto particular, difícilmente podemos esperar que adopte acciones preventivas a fin de anticipar problemas o resolverlos adecuadamente.

¡Ahora llega tu turno! ¿Conocías las neuronas espejo? ¿Qué otras especies crees que también las pueden tener? No dudes en participar, preguntar cualquier cosa y en dejar tu comentario.

Muchas gracias y hasta la próxima

Jaume Jubany

 

Materiales consultados:

  • García García, Emilio; González Marqués, Javier; Maestú Unturbe, Fernando (2011) Revista de Psicología y Educación Vol. 1, Núm. 3, pág. 69-89, Link de referencia: http://www.revistadepsicologiayeducacion.es/pdf/27.pdf
  • Baron-Cohen, S. (2005). La gran diferencia: cómo son realmente los cerebros de hombres y mujeres. Barcelona: Amat Editorial.
  • Wertsch, J.W. (1988). Vygotski y la formación social de la mente. Barcelona: Paidos

¿Qué es la Inteligencia? El Coeficiente Intelectual

¿Qué es la inteligencia? ¿De que modo la podemos entender? En esta ocasión hablaremos de esta capacidad mental y del coeficiente intelectual. ¡Entra y descubre-lo!

¿Qué es la inteligencia? ¿Qué es lo que nos hace inteligentes? ¿Cómo podemos identificar y cuantificar nuestra propia inteligencia y la de los demás?

La inteligencia es un concepto complejo: en general, podemos considerar la inteligencia como la capacidad o conjunto de capacidades principalmente cognitivas que nos permiten adaptarnos al entorno, resolver los problemas que éste nos plantea e incluso anticiparnos a ellos con éxito.

Se entiende como una capacidad mental muy general que implica habilidad para razonar, planificar, resolver problemas, pensar de forma abstracta, comprender ideas complejas, aprender con rapidez y aprender de la experiencia. Y en esta ocasión, nos vamos a centrar en definir y detallar este modo de entender la inteligencia, ya que lo usaremos como base para otros post del blog.

Como capacidad mental, la inteligencia no supone el mero aprendizaje de un texto, una habilidad académica específica, o resolver test de forma habilidosa, sino que más bien refleja una capacidad amplia y profunda para la comprensión del entorno, para ser capaz de capturar el significado de las cosas y darles un sentido hacer; se trata de la capacidad de adaptación del individuo en su entorno, así como su grado de éxito con el uso adecuado de los recursos que tiene a su disposición. En este sentido, la inteligencia ser medida, y los test de inteligencia la miden correctamente. Si bien existen distintos tipos de test de inteligencia, todos ellos miden la misma inteligencia.

La complejidad del tema, sin embargo, reside en que los diferentes autores que han tratado y estudiado la inteligencia han encontrado diferentes definiciones de este concepto, contradiciéndose algunas mientras que otras resultan complementarias.


Muchas personas piensan que la inteligencia tiene un origen multifactorial

Dos grandes grupos de teorías

La gran dicotomía dentro del estudio de la inteligencia reside en el enfoque que se le puede dar a la inteligencia. La gran pregunta clave es: ¿la inteligencia es una o, por el contrario, hay varios tipos de inteligencia?

Existen teorías que estipulan que la inteligencia no es una única capacidad, sino que se trata de un conjunto de habilidades y aptitudes independientes entre sí. Esto explica por qué existen genios en algunos aspectos como la música y el arte que tienen una capacidad lógica limitada, o eminencias a nivel intelectual que son incapaces de proyectar tales conocimientos o entender las reacciones ajenas. Es este tipo de teorías, multifactoriales, son las más consideradas a día de hoy. Y en un futuro próximo, traeremos más contenido de este tipo en el blog.

Aún con el auge de las teorías multifactoriales, la vertiente de la inteligencia única continúa teniendo una gran importancia. Y de este modo de comprender y estudiar la inteligencia surge el concepto de Coeficiente Intelectual

Coeficiente Intelectual

El cociente intelectual o coeficiente intelectual (CI en forma abreviada;) es una puntuación resultado de alguno de los test estandarizados diseñados para valorar la inteligencia, como las escalas de Wechsler. Al contrario de lo que se suele pensar comúnmente, el CI no es la inteligencia de una persona, sino un estimador de inteligencia general.

Tal y como hemos visto en el apartado anterior, las teorías más aceptadas consideran que el cerebro humano es lo suficientemente complejo como para no poder medir la inteligencia con un único factor, pero también es innegable que tiene gran valor predictivo en términos de rendimiento académico o laboral. Es por esto que su uso está altamente extendido, tanto en la psicología clínica como en otros ámbitos del estudio del conocimiento y los aprendizajes.

Es importante resalar que el CI no es un indicador absoluto de la inteligencia: lo que mide es el desarrollo mental de un individuo según su edad mental y su edad cronológica. Dicho de otro modo, se comparan las puntuaciones de un mismo grupo de personas con las mismas edades y, según sus notas, se determina el grado de habilidad respecto a sus iguales.

Es por esto que la mayoría de las personas tienen una edad mental que se corresponde con su edad cronológica, por eso el CI de la mayoría está alrededor de 100.

Este es el repartimiento de las distintas puntuaciones del CI en la población, en forma de campana de Gauss

Según el Coeficiente Intelectual, una puntuación de 100 se considera dentro de la normalidad, una puntuación inferior a 70 se habla de discapacidad intelectual, y por encima de 130 se habla de superdotación intelectual. En algunos casos a partir de CI superior o igual a 120 se habla de alta capacidad, y por debajo de 80 se habla de baja capacidad.

En el recuadro superior se pueden observar las diferentes dimensiones 
que nos dan las puntuaciones del CI

Estos valores presentados en las imágenes no tienen por qué ser estáticos y pueden fluctuar a lo largo de la vida de una persona. Cuándo mayor ha sido su formación y estimulación de una persona, más probabilidades hay de que si CI aumente con el tiempo. Por el contrario, hábitos poco saludables, el consumo de drogas o ante un accidente que afecte directamente al cerebro, más probabilidades hay de que el CI disminuya.

¡Ahora llega tu turno! ¿Qué opinas de la inteligencia? ¿Te has preguntado nunca cual podría ser tu CI? No dudes en participar, preguntar cualquier cosa y en dejar tu comentario.

Muchas gracias y hasta la próxima

Jaume Jubany

Materiales consultados:

  • Hernangómez, L. y Fernández, C. (2012). Psicología de la personalidad y diferencial. Manual CEDE de Preparación PIR, 07. CEDE: Madrid.
  • Martin, M. (2007). Análisis histórico y conceptual de las relaciones entre la inteligencia y la razón. España: Universidad de Málaga.
  • El rendimiento académico, cociente intelectual y los niveles de inteligencia emocional, RODAS CABANILLAS, José Luis1; SANTA CRUZ CARPIO, Víctor Oswaldo UCV-HACER Rev. Inv. Cult. Volumen 4, N° 2, Julio – Diciembre 2015 Chiclayo, Lambayeque – Perú
  • El Mundo del Superdotado, Madrid (2018). Link de consulta: https://www.elmundodelsuperdotado.com/que-es-la-inteligencia/
  • Psicologia y mente, teorías de la inteligencia humana (2018). Link de consulta: https://psicologiaymente.com/inteligencia/teorias-inteligencia-humana

La activación

En este post vamos a hablar del Arousal, también conocido como nivel de activación, y sus funciones en la psicología del deporte. ¡Entra y descubre-lo!

<<< Este artículo esta relacionado con la Entrevista de Javier Marrón

Nivel de activación – Arousal

Para explicarlo de una manera simple, el nivel de activación es el grado de intensidad en el que un deportista sale a competir. Si el nivel de activación es demasiado bajo, el deportista saldrá con un exceso de relajación, desmotivado y con poca intensidad, mientras que si lo hace con un nivel demasiado elevado puede causar un exceso de estrés, presión o excitación. Ya que los dos extremos son perjudiciales para competir, es importante encontrar cual es nuestro punto medio tal y como podemos ver en el siguiente gráfico:

El nivel de activación funciona en forma de U invertida, logrando el nivel adecuado antes de entrar en la zona de estrés y/o ansiedad.

Si buscamos una explicación más científica nos encontramos con que el nivel de la activación también se conoce como “arousal” aún no ser exactamente lo mismo, pero al tener una distinción tan sutil se usan de manera indistinta. Una definición que incluye los dos términos es la de Malmo (1959), “el arousal es una activación general física y psicológica que oscila entre  un estado de sueño profundo en su nivel más bajo hasta un estado de máxima alerta”. Otra definición que nos gusta es la de Hardy, Jones y Gould (1996) considerando la activación como “un estado multidimensional complejo que refleja la preparación de anticipación del organismo para responder”. La importancia en esta definición está en el “estado multidimensional”, ya que hay muchos factores que pueden influenciar, como pueden ser el tipo de deporte, el momento o los propios deportistas, ya que cada uno interpreta una misma situación a su manera.

No existe un nivel óptimo de activación estándar, este variará según el deporte que se realiza, entre otros factores.

Durante la entrevista a Javier Marrón pudimos hablar de varias cosas, pero hemos querido compartir con vosotros su preparación previa a las competiciones. El se refería a ello como “control de tensión” destacando que lo más importante que trabajó con el psicólogo fue según sus palabras “preparar los calentamientos previos para saber regularse y alcanzar un nivel de activación óptimo, para no salir sobreactivado ni demasiado relajado” y, considerando que era para competir en Taekwondo, sin duda esta preparación es vital.

Hay varias teorías que tratan de analizar este tema, pero nos gustaría destacar “La teoría de la inversión” formulada por Smith y Apter (1975) y adaptada al ámbito del deporte por Kerr (1985). Según esta teoría, el deportista puede interpretar su arousal de manera positiva o negativa por lo que su propia percepción puede afectar y modificar su rendimiento en un período de tiempo muy breve. Esto significa que un nivel de arousal bajo puede ser interpretado como una situación aburrida o como un momento de relax útil, al igual que un nivel alto puede provocar ansiedad o excitación según su interpretación.

Dicho de otra manera, la activación puede venir debido al alto nivel de motivación del deportista y sus ganas de competir o debido a la ansiedad y estrés que puede causar la competición, considerando ambos casos fuera del nivel óptimo, ya que por muy positiva que sea la motivación, los nervios o descontrol pueden jugar una mala pasada. Es por eso que para poder controlar y obtener el nivel de activación optimo para competir es recomendable trabajar con un psicólogo para realizar un trabajo de introspección y evaluación, eso servirá para saber cómo nos afecta la competición  en nuestras emociones y evitar su percepción como una situación estresante.

Antes de competir, los deportistas suelen preparar un calentamiento para empezar a arrancar motores, esto lo podemos ver sobretodo en la previa de un partido de futbol o baloncesto, donde cada equipo ocupa una parte del campo y realizan una serie de ejercicios y lanzamientos. Lógicamente, como dice su nombre, esto sirve para calentar la musculatura y poner a tono la parte física del deportista, pero también es importante usar este tiempo para activar la parte psicológica. Aquí es donde Javier Marrón nos comentaba como había preparado estos calentamientos con el psicólogo. Otro aspecto útil de llevar el calentamiento preparado es el hecho de saber exactamente que se va a realizar, ya que la incertidumbre y el “no saber” puede aumentar el estrés en el deportista y descontrolar un poco el aspecto psicológico.

Otros deportes, como el golf o el tiro con arco, le dan mucha más importancia a trabajar los aspectos cognitivos como la concentración o la estrategia. Con ello podemos ver la dificultad de encontrar el nivel óptimo, ya que se necesita equilibrar tanto el aspecto físico como el psicológico. Y eso solo hablando de la preparación previa ya que durante la competición un deportista puede perder la concentración o sufrir una situación inesperada y necesitar regularse de nuevo.

¿Qué estrategias podemos usar para alcanzar nuestro nivel de activación adecuado?

Si nuestra intención es aumentar la activación, algunas técnicas fisiológicas adecuadas son: acelerar la respiración, controlar el ritmo cardíaco e intentar incrementar la tensión muscular, mientras que para hacerlo de manera cognitiva podemos usar otras técnicas como la visualización, el control de pensamiento o las autoinstrucciones.

La visualización es una estrategia con la que ensayamos una acción de manera simbólica con el uso de la mente, experimentando  internamente las sensaciones de una acción concreta con el resultado deseado.

Por otra parte, si nuestra intención es reducir la activación o ansiedad, como técnicas fisiológicas intentaremos relajar la musculatura y/o respirar de manera más pausada y profunda, mientras que las técnicas cognitivas pasarían por la meditación, control de pensamientos y visualización.

Algunas de estas técnicas como la visualización o el control de pensamientos son técnicas usadas tanto para aumentar como disminuir la activación, por eso suelen ser las más usadas por los deportistas de élite. Estas técnicas son vitales para evitar problemas de estrés, angustia o saturación cognitiva, factores habituales en momentos de mucha presión y que pueden venir causados por la sensación de imposibilidad de controlar la situación. Esta sobreactivación también se encuentra reflejada en la entrevista cuando Javier comenta que “Para la competición es fundamental haber trabajado el control de tensión, controlar los nervios ya que si esto no lo trabajas puedes no responder bien. Si la tensión puede contigo las piernas no responden como deben y puedes dirigir tu atención a factores que te hacen perder”.

Para finalizar, quiero compartir un par de vídeos con todos vosotros para que podáis ver situaciones donde deportistas regulan su nivel de activación en determinados momentos de la competición:

Davor Suker muestra su rutina antes de lanzar un penal, donde regula su respiración y comprueba las pulsaciones. Esta rutina le da la seguridad de saber cuándo debe ejecutar el penal.

¿Quién no conoce las hakas de los All black antes de un partido de Rugby? Hay quien cree que el motivo es atemorizar al rival. Seguro que tenerlos de frente puede condicionar, pero en realidad es una danza de guerra. Esta servía y sirve para activar al equipo física y psicológicamente, solo hay que ver el control de la respiración durante los movimientos duros pero controlados, no se ve un solo jugador desconcentrado o desganado.

En este vídeo Jason Day (1golf) explica como usa la visualización antes de golpear. Esta estrategia le ayuda a focalizarse solo en el golpe evitando distractores tanto externos como internos. (Video en ingles)

Espero que os haya interesado y si tenéis cualquier duda o aportación, no dudéis en comentarlo con nosotros. Saludos a todos y hasta el próximo post.

<<< Este artículo esta relacionado con la Entrevista de Javier Marrón

Saulius Vasaris

@SauVasaris

¿Hay algún problema con los videojuegos?

Vamos a hablar de un tema un tanto controvertido, el uso de los videojuegos. ¿Se abusa de ellos? ¿Hay algún problema con los videojuegos? ¡Entra y descubre-lo!

Este es un tema recurrente en las preocupaciones de los padres; frases como “mi hijo está enganchado a la maquinita”, “no se despega del mando” o “solo piensa en jugar” son muy usuales y son muchos los padres que lo viven como si realmente se tratase de una adicción. ¿Tienen razón?

Voy a aprovechar que ya llevamos 3 post sobre el tema de la ciberadicción, sus factores de riesgo y su acercamiento al tratamiento para hacer una reflexión sobre este tema. Esto significa que todo el texto de este post es subjetivo: no sale de ningún estudio ni tiene ninguna referencia académica; solo es mi opinión personal así que es muy probable que tu opinión sea distinta a la mía. Por lo tanto, no dudéis en dejarla en la caja de comentarios, que nos encantan vuestras opiniones. Aclarado esto, empecemos.

Es cierto que los niños (y los que no son tan niños) presentan una fijación especial a los videojuegos. Se pueden pasar horas y horas delante de una pantalla jugando, ya sea al LOL, al nuevo COD, al Fornite o a cualquier otro juego de consumo masivo sin parar, sin descansar y, a veces, incluso sin comer. ¡Y es que no puede ser de otro modo! Quiero decir; son juegos diseñados, pensados y creados para conseguir atraer a su público y hacer que se enganche.

Juegos como el Fornite o el LoL ya son fenómenos de masas, con consumos masivos

La jugabilidad, los colores, los gráficos, el sistema de premios y recompensas, la cooperación y la competición online, las actualizaciones de nuevos contenidos, su promoción por Youtube,… todo suma e influye para que una vez lo pruebes quieras volver a repetir. Es un entorno único, rico y fascinante que te invita a quedarte y desconectar del mundo real.

La mayoría de juegos que triunfan y que más enganchan son los que tienen un componente de multijugador online (ya que los single player suelen tener una duración más corta y, una vez completado el juego, resulta más difícil que los niños lo repitan porque les resulta poco divertido hacer siempre el mismo contenido).

En esta clase de juego, tal y como comentábamos en este otro post, hay más riesgos de caer en la ciberadicción, sobretodo si se cumplen factores predisponentes como el bulliyng, rechazo social o pocas habilidades sociales que les hacen sentir inseguros en la vida real pero que les ayuda a hacer amigos por la red. El razonamiento que suelen seguir es el de “cuando más bueno sea en el juego, más gente quera jugar conmigo y más amigos tendré” ¿conclusión? “debo practicar más”. Y, por lo tanto, aún le meten más horas en el juego.

Esto no es algo nuevo: hace años ya pasaba con el uso de las maquina recreativas. La gran diferencia es que no se podía jugar desde casa, pero enganchaba igual. Lo que pasa ahora es que el método se ha perfeccionado hasta transformarse en un bien de consumo y rara es la casa que no tenga algún tipo de plataforma des de la que poder jugar (el ordenador, la PS3 o PS4, las XboX, las consolas de Nintendo… ¡incluso los móviles!).

De hecho, sin ir más lejos, hay un montón de adultos que también consumen videojuegos a diario durante horas, ya sea en el trasporte para ir hacía el trabajo (en el metro, el tren o el bus), en su propio espacio de ocio o, a veces, incluso en el trabajo. ¿Quién no ha jugado nunca al Candy Crush o al PetRescue? Pero para este colectivo, estas horas de juego no son vistas como una adicción. ¿Por qué?

Los niños se aburren. Esto es un hecho y, por cómo está montada la sociedad, de pequeños tienen poco tiempo de jugar con sus padres a juegos más convencionales. En cambio, se les expone des de bien temprano a las TIC (ordenador/móvil/televisión), ya sea como juego, película o youtube, para distraerlos. Así que aprenden des de pequeños que estar delante de una pantalla es divertido.

Hay un decisivo factor relacionado con el tutelaje y la crianza de los padres hacía los niños sobre su relación con las consolas. En los videojuegos, como en cualquier otro TIC o situación cotidiana, hace falta educar adecuadamente a los niños y en su uso y consumo. Lo que no debería pasar es “mi niño no deja de jugar a las PS4” cuando nunca se le ha dedicado tiempo a jugar con él en su día a día, no se le ha puesto límites ni normas de uso u cuando se le ha comprado la consola, el juego e incluso se le ha dado un espacio concreto para que juegue. Si se le ha dado todo esto… ¿cómo quieres que el niño no lo use? Es incoherente pedir a un niño que no use un material que ha estado elegido y comprado para él.

¿Hay consumo? Sí. ¿Hay abuso? En muchos casos, sí. ¡Pero como en cualquier otro bien de consumo masificado! Pasa con los productos con azúcar, con el aumento generalizado de la obesidad o el alto consumo del alcohol así que, en realidad, si este tema sale más a flote es porqué impacta más de cerca al colectivo infantil. Ahora la pregunta es ¿Por qué no se limita este consumo des de pequeños?

En todos los videojuegos existe un PEGI que informa del contenido y características del juego

Los adolescentes ya es otro cantar pero los niños y niñas no tienen acceso a las consolas sin la colaboración y visto bueno de los padres. Y todos los videojuegos tienen un PEGI identificativo para mostrar si su contenido es adecuado o no para su edad. También hay videos en youtube que enseñan de que va el juego así que… ¿porque los padres permiten que sus hijos consuman algún tipo determinado de videojuego?

¡Ahora llega tu turno! ¿Crees que se esta abusando de los videojuegos? ¿Hasta que punto es todo responsabilidad de los niños y niñas? No dudes en participar, preguntar cualquier cosa y en dejar tu comentario.

Muchas gracias y hasta la próxima

Jaume Jubany

¿En que nos basamos para hacer los diagnósticos?

¿Como catalogamos los trastornos psicológicos? ¿Hay algún modo concreto de hacer diagnósticos? Vamos a hablar de todo esto y del DSM-5 en este post. ¡Entra y descubre-lo!

En vistas a la nueva sección del blog: Salud mental y los Trastornos psicológicos, hemos considerado importante hablar, antes que de cualquier cosa, de en qué se basa la comunidad científica para decir si una cosa u otra es un trastorno mental. Para hacer-lo, vamos a hablar acerca del manual de proceso diagnóstico DSM-5. Así que ¿Qué es el DSM-5?

El DSM-5 es como la Biblia de los diagnósticos de los trastornos mentales: todos los profesionales que nos dedicamos a la rama más clínica lo usamos como referencia y como herramienta indispensable. Es lo que le da rigor científico a nuestros dictámenes y es un libro que cuenta con el reconocimiento y la fiabilidad internacional sobre el tema. Dicho en otras palabras: el DSM ES EL LIBRO del trastorno mental y ahora mismo estamos en su quinta edición.

El DSM-5 es la quina edición sobre los trastornos mentales

Si esta es la quinta edición es porque los trastornos mentales y el modo de entenderlos y de clasificar-los por la comunidad científica ha ido variando a lo largo del tiempo. Tanto es así que, en cada actualización, algunos trastornos cambian parte de sus criterios de diagnóstico, otros son absorbidos en categorías más amplias e, incluso, algunos trastornos cambian su nombre o son eliminados por dejarse de considerar como tal.

Así pues, esta nueva edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM5), es la obra más completa y actualizada de la práctica clínica, a disposición de los médicos especializados en salud mental e investigadores. La información que ofrece este manual es también útil para otros profesionales de la especialidad; además de los psicólogos también lo suelen usar los terapeutas ocupacionales, los enfermeros, los trabajadores sociales, médicos forenses y especialistas legales. Y su función es la de definir y clasificar los trastornos mentales con el objetivo de mejorar los diagnósticos, tratamientos y en la investigación.

Clasificación del DSM-5

El DSM-5, como libro que es, cuenta con su propio Prefacio, su introducción, su modo de utilización y su apartado de Conceptos básicos, entre otras secciones. Como estos apartados son inherentes al libro, no vamos a tratar-los en este post, así que nos centraremos principalmente en como divide y engloba a los distintos trastornos. Esta clasificación se encuentra en la Sección II. Criterios y códigos diagnósticos y cataloga a los trastornos mentales del siguiente modo:

  1. Trastornos del neurodesarrollo
  2. Espectro de la esquizofrenia y otros trastornos psicóticos
  3. Trastorno bipolar y trastornos relacionados
  4. Trastornos depresivos
  5. Trastornos de ansiedad
  6. Trastorno obsesivo-compulsivo y trastornos relacionados
  7. Trastornos relacionados con traumas y factores de estrés
  8. Trastornos disociativos
  9. Trastornos de síntomas somáticos y trastornos relacionados
  10. Trastornos de la conducta alimentaria y de la ingesta de alimentos
  11. Trastornos de la excreción
  12. Trastornos del sueño-vigilia
  13. Disfunciones sexuales
  14. Disforia de género
  15. Trastornos disruptivos, del control de los impulsos y de la conducta
  16. Trastornos relacionados con sustancias y trastornos adictivos
  17. Trastornos neurocognitivos
  18. Trastornos de la personalidad
  19. Trastornos parafílicos
  20. Otros trastornos mentales
  21. Trastornos motores inducidos por medicamentos y otros efectos adversos de los medicamentos
  22. Otros problemas que pueden ser objeto de atención clínica

Son muchas categorías distintas ¿verdad?

Datos importantes acerca del DSM-5 y del proceso diagnóstico

Tal y como se puede ver en la lista anterior, hay un montón de categorías diferentes que nos permiten daros una visión global de la gran cantidad de trastornos que se pueden diagnosticar en la actualidad. Dentro de cada categoría encontramos todos los trastornos asociados a la misma que, a su vez, tienen una lista de requisitos o criterios diagnósticos que deben ser cumplidos para poder afirmar si una persona tiene o no tal las características necesarias para poder tener un diagnóstico de trastorno mental.

Cumplir con todos y cada uno de los criterios es indispensable para poner un diagnóstico. Y si no se hiciera de este modo, se podría considerar una mala praxis profesional o, incluso, una posible negligencia médica grave.

Así pues, en psicología clínica hacemos la evaluación de los usuarios según pruebas que van orientadas a validar o negar los criterios de diagnóstico que hay presentes en el DSM-5.

boom

¡Último detalle! El DSM-5 es una herramienta importante en el diagnóstico clínico pero no es el diagnóstico en si. De esto ya hablaremos de este tema en otro post. 

¡Ahora llega vuestro turno! ¿Conocíais el DSM-5? ¿Creéis que es tan importante para el diagnóstico de los trastornos mentales o que hay métodos mejores? No dudes en participar, preguntar cualquier cosa y en dejar tu comentario.

Muchas gracias y hasta la próxima

Jaume Jubany

 

Materiales consultados:

Presentación de la sección de la Salud Mental y los trastornos psicológicos

Abrimos una nueva sección al blog: la de la Salud Mental y los trastornos psicológicos. En los post de esta nueva sección vamos a aprovechar para poner-nos más técnicos. ¡Entra y descubre-lo!

Hola queridos lectores de CienciaPoliticamenteIncorrecta. Es un placer anunciaros que abrimos una nueva sección al blog: la de los trastornos psicológicos. En los post de esta nueva sección vamos a aprovechar para poner-nos más técnicos.

Hoy, 10 de Octubre, es el día de la Salud Mental… ¿Qué mejor ocasión para inaugurar esta nueva sección?

Hemos pensado que esta sección puede resultar interesante y tenemos algunas ideas pensadas como: “¿Qué diferencias hay entre las obsesiones de un Trastorno del Espectro del Autismo (TEA) y las de un obsesivo-compulsivo (TOC)?” o “¿Cuándo podemos estar hablando de un verdadero TDAH?”, “¿En qué consiste un diagnostico diferencial?”. Preguntas como estas son las que tenemos pensado de presentar, entre otras muchas.

Aprovechamos esta presentación para, también, aclarar el concepto como tal: ¿En qué consiste un trastorno mental?

Hoy, 10 de Octubre, es el Dia Mundial de la Salut Mental

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la SALUD es “un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades.» Esta definición previa es importante, ya que el trastorno mental es una alteración de tipo emocional, cognitivo y/o comportamiento, en que quedan afectados procesos psicológicos básicos como son la emoción, la motivación, la cognición, la conciencia, la conducta, la percepción, la sensación, el aprendizaje, el lenguaje, etc. Lo que dificulta a la persona su adaptación al entorno cultural y social en que vive y crea alguna forma de malestar subjetivo. (Ref. La “Guía de estilo” de FEAFES, la Confederación Española de Agrupaciones de Familiares y personas con enfermedad mental).

No es fácil establecer una causa-efecto en la aparición de la enfermedad mental sino que son múltiples y en ella confluyen factores biológicos (alteraciones bioquímicas, metabólicas, etc.), factores psicológicos (vivencias del sujeto, aprendizaje, etc.) y factores sociales (cultura, ámbito social y familiar, etc.) que pueden influir en su aparición.

No es fácil establecer una causa-efecto en la aparición de la enfermedad mental sino que son múltiples

Tal y como explica el DSM-5, todos los trastornos psicológicos se clasifican en función de una serie de criterios específicos. De acuerdo con estos criterios, los profesionales diferenciamos y diagnosticamos las distintas problemáticas entre sí. Nosotros vamos a poner siempre los distintos criterios cada vez que presentemos los trastornos por protocolo, pero también hablaremos de sus implicaciones para el usuario.

Finalmente, decir que continuamos siendo más CienciaPoliticamenteIncorrecta que nunca. Cuando hablemos sobre los trastornos, más allá de los criterios, hablaremos según nuestra propia experiencia personal; esto quiere decir que siempre veremos estas circunstancias bajo el prisma de nuestra cultura, nuestra formación y nuestro modo de comprender el trastorno. Esto puede significar que haya errores parciales o que, a veces, la información pueda quedar obsoleta con el pasar del tiempo. Así que… ¡Avisados estáis! No pretendemos publicar ni dogmas ni verdades absolutas, solo nuestro modesto modo de entender esta rama de la psicología clínica. Y deseamos que pueda resultar de ayuda y de interés para todos vosotros.

¡Ahora es tu turno! ¿Qué te ha parecido el tema? ¿Quieres conocer algún trastorno en particular? ¿Hay algún caso clínico en el que te gustaría ahondar? ¡No dudéis en comentar!

Muchas gracias y hasta la próxima

Jaume Jubany

¿Genética entre padres e hijos? La impronta parental

¿Nunca os habéis preguntado cómo nos afecta la genética entre padres e hijos? Todo esto está muy relacionado con la impronta parental. ¡Entra y descubre-lo!

¿Nunca os habéis preguntado cómo nos afecta la genética entre padres e hijos? El color de los ojos, la forma de la cara, la altura, el metabolismo… todo esto está muy relacionado con la genética y la epigenética, pero en esta ocasión nos vamos a centrar en otro concepto que a menudo pasa desapercibido: la impronta parental. Para este artículo nos vamos a poner un poco técnicos, así que si no estás familiarizado/a con algunos de los términos que usamos a continuación coméntalo por la caja de comentarios y te ayudaremos con tus dudas.

La impronta parental o genómica es un proceso biológico por el cual un gen o dominio genético se encuentra marcado bioquímicamente indicando su origen parental. Las improntas genómicas pueden ser covalentes (por metilación de ADN) o no covalentes (por interacciones proteínas-ADN, ADN-ARN o localización genómica en el espacio nuclear). El proceso de impronta requiere de una maquinaria enzimática nuclear que mantenga estas marcas epigenéticas del ciclo celular.

En otras palabras, las impronta parental es el fenómeno por el cual la expresión de determinados genes maternos (ovulo) es diferente a los mismos genes paternos (espermatozoides). De ese modo, los dos pares de cromosomas (maternos y paternos) tienen funciones diferentes. Se trata de un proceso de herencia independiente de la clásica herencia mendeliana. La impronta se da durante la gametogénesis por la metilación de unas bases determinadas (sobre todo la citosina). Esta metilación hace que el gen afectado tenga una expresión diferente durante el desarrollo embrionario i, también, a lo largo de la vida adulta.

Resultat d'imatges de impronta parental

Clásico ejemplo de como funciona la impronta parental

En los organismos diploides, las células somáticas tienen dos copias del genoma. Por lo tanto, cada gen autosomación está representado por dos copias o alelos, cada una de ella heredada de un progenitor en la fertilización.

Para entender un poco mejor la impronta parental, vamos a poner algunos ejemplos de alteración genética dados por la impronta parental son:

  • Síndrome de Beckwith- Wiedemann: Este síndrome se da debido a una afectación del cromosoma 11 con impronta parental.
    Este cromosoma tiene una región para el gen lgf2 que codifica el factor de crecimiento tipo insulina II, es activo en el cromosoma paterno y fomenta la proliferación celular.
    En este mismo cromosoma, existe otro gen, el lgf2r, que codifica un producto que se une y degrada el exceso de lgf2, es decir, evita un crecimiento excesivo y se expresa en el cromosoma materno.
  • Síndrome de Angelman: Esta Síndrome, al igual que el Síndrome de Prader -Willi, está relacionada con la ausencia de la expresión de genes que se encuentran en el mismo locus del cromosoma 15. Una persona sana recibe dos copias del cromosoma 15; una de la madre y la otra del padre. La expresión de los genes que se encuentran en el locus relacionado con estas dos enfermedades es diferente según se encuentre en el cromosoma materno o paterno debido a la epigenética.
    Por tanto, en un individuo sano se expresan unos genes en el cromosoma materno y otros en el paterno. Si el locus materno se pierde o está mutado, se produce el Síndrome de Angelman, mientras que si lo que se pierde o muta es el paterno, se desarrolla el Síndrome de Prader-Willi.

Según la impronta parental, los niños tienen más o menos posibilidades de adquirir el síndrome

En resumen: la impronta genómica tiene la consecuencia funcional de reducir la expresión génica de una de las copias parentales, lo que tiene como resultado la expresión desequilibrada de ambos alelos homólogos. Como resultado de la impronta, se favorece la expresión de un determinado el alelo sobre el otro en función de su origen parental.

¡Ahora llega tu turno! ¿Conocías la impronta parental? ¿Os gustaría profundizar más en otros temas de biología y genética? ¿Qué te ha parecido este artículo? No dudes en participar, preguntar cualquier cosa y en dejar tu comentario.

Muchas gracias y hasta la próxima

Jaume Jubany

 

Materiales consultados: