Las redes sociales en el deporte

Sabemos que las redes sociales pueden resultar adictivas, però ¿Pueden influir también en el deporte de élite? si te interesa saber la relación entre redes sociales y deportistas, ¡entra y descubrelo!

>>> Artículo relacionado con la entrevista sobre Gerard Romero

No hay duda alguna que, en estos últimos años, las redes sociales han entrado de lleno en nuestras vidas. Su aparición y expansión ha sido tan repentina, cada día surgen nuevas aplicaciones y los usuarios se siguen multiplicando, que son muy pocos los estudios realizados y validados para investigar este nuevo fenómeno. De éstos, la mayoría son para investigar el aspecto más adictivo de las redes sociales y las TIC en general, llegando a considerar tabletas y Smartphone como una nueva “droga tecnológica”.

Este tema ya lo tratamos hace unos meses aquí en el blog, así que para ampliar la información recomendamos volver a leer nuestro artículo, pero en este caso vamos a hablar sobre su impacto en el deporte de élite.

Las redes sociales han agilizado el acceso a la información para todas aquellas personas que quieran saber las noticias y/o el día a día de cualquier deportista

La cuestión es simple: ¿pueden las redes sociales afectar al rendimiento de los deportistas?

Como bien nos comenta Gerard Romero en la entrevista, éstos pasan sus horas de trabajo y entrenamiento con el equipo, y una vez finalizado tienen mucho tiempo, pero habitualmente lo aprovechan para la familia y sus hobbies.

Ésto hace que sea muy difícil encontrar un problema de adicción a las redes sociales en el deporte de élite y, al final, terminan usándolas como lo hacemos todos: en esos tiempos muertos donde no hacemos nada y tenemos el smartphone a mano. Aunque bien es cierto que un mal uso de las RRSS puede perjudicar a su rendimiento de otras maneras.

Hace pocos meses, la revista Sleep Health Journal publicó un estudio analizando 37.000 tweets de 112 jugadores de la NBA, entre el 2009 y el 2016. El resultado que se obtuvo fue que, aquellos jugadores que twiteaban entre las 11 p.m y las 7 a.m antes de un partido, lograban unos niveles de anotación y de rebotes inferior al habitual. Entonces quedó reflejado que, estar pendiente de las redes sociales antes de ir a dormir, no solo perjudica la calidad del sueño debido a la luz azul de la pantalla sino que, también afecta el rendimiento del deportista si le toca competir al día siguiente.

De entre los resultados del artículo, también encontraron que, los jugadores con hábitos nocturnos en RRSS, jugaban una media de 2 minutos menos por partido en comparación a aquellos jugadores que no se conectaban. Lógicamente parece absurdo querer culpar a las RRSS de este deterioro del rendimiento, cuando es obvio que el problema pasa por una privación de sueño; pero sí cabría destacar que, sin las redes sociales, el descanso de estos jugadores no se vería afectado de la misma manera.

Uno de los principales efectos de la luz azul es el insomnio según la mayoría de estudios al respecto

El Dr. Steven Lockley, neurocientífico de la Escuela de Medicina de Harvard (EE.UU), lleva casi dos décadas investigando cómo nos afecta la luz azul; y ya desde el 2003, tiene estudios que desmuestran  que ésta suprime la síntesis de melatonina, también conocida como la hormona del sueño.

De hecho, ya se han empezado a usar estas investigaciones para la NASA, intentando aprovechar este efecto para ayudar a mantener un ciclo de luz y oscuridad más adaptado al cuerpo, debido a la complejidad ambiental en las labores de los astronautas.

Volviendo al aspecto deportivo, ésto no es un problema de adicción, pues al final están haciendo el mismo uso que la mayoría. Pero sí que son unos hábitos que seguramente se deberían controlar cuando se está en la élite, de la misma forma que se hace con la alimentación, el calzado u otros aspectos que afectan al rendimiento.

De momento no hay más evidencias que relacionen el rendimiento del deportista con las redes sociales, pero sí se han dado casos donde, algunos deportistas han perdido la oportunidad de jugar en determinados clubs debido a comentarios realizados en sus RRSS. Los ejemplos más claros son: los de Sergi Guardiola, jugador del Barça durante 8 horas, el tiempo que se tardó en sacar a luz unos tuits donde insultaba al club y a Cataluña, o Julio Rey, que también publicó varios insultos hacia el Deportivo de la Coruña unos años antes del intento de fichaje, por lo que no se llegó a realizar.

Sergi Guardiola, actual delantero del Valladolid perdió la oportunidad de jugar en el Barça B en 2015 tras salir a la luz varios mensajes con insultos y ataques al club y a Cataluña durante la temporada anterior

Y luego una infinidad de polémicas entre jugadores y sus propios clubes: como cuando Cristiano Ronaldo publicó imágenes de su fiesta después de perder contra el Atlético o cuando Arturo Vidal mostró su enfado después de no jugar un partido. Y así otros tantos que se podrían añadir a a lista.

Al final  esta facilidad, de compartir la vida privada con la afición, es un input muy positivo en el sentido de acercar al deportista con su público y hacerlo más accesible. Pero también puede tener sus efectos negativos, como los ya comentados que afectan directamente o los externos, ya que al ser un ídolo de masas, muchos jóvenes querrán imitar a sus ídolos y, el hecho de compartir ciertos excesos, malos hábitos o lujos, lleva a distorsionar una realidad a la cual muy pocos podrán llegar.

>>> Artículo relacionado con la entrevista sobre Gerard Romero

Saulius Vasaris

@SauVasaris

 

Bibliografia:

Anuncios

Entrevista a Gerard Romero

En esta ocasión hemos hablado con Gerard Romero, periodista deportivo de RAC1, con el que hemos conocido su trabajo desde los inicios. A demás hablamos de como afectan las redes sociales en los deportistas y su relación con los medios. ¡Entra y descubre-lo!

>>> Entrevista relacionada con el artículo sobre las Redes Sociales en el Deporte

Gerard Romero (Vilanova i la Geltrú, 1985), periodista deportivo durante casi 15 años en la radio por y para el deporte. Actualmente en Rac1, la radio más escuchada en Cataluña, pero también ha estado en la cadena SER o el diario Sport. Todo un profesional  que, aprovechando las redes sociales, sigue compartiendo información y opiniones por Twitter e Instagram. Nos acercamos a él para conocer más de cerca a un gran periodista, entender la relación entre deportistas de élite y los medios de comunicación y cómo pueden afectar las redes sociales tanto en este vínculo como a los propios deportistas. ¡Vamos a ello!

Unos quince años haciendo radio, ¿cuántos de éstos dedicados específicamente al deporte? ¿qué te ha llevado hasta dónde estás ahora?

Prácticamente todos. De los 15 a los 21 estuve en Radio Vilanova haciendo un magazine de verano, hablando de actualidad, fiestas locales y cosas así. Además colaboré en la tele local y en la SER Penedés, retransmitiendo partidos de Hockey y futbol.

Al gustarme este mundo, estudié un grado superior de radio y televisión, el cual me permitió hacer las prácticas aquí en Rac1 y, al año siguiente, ya  pasé a trabajar en la sección de deportes, desde entonces  casi siempre he estado aquí. Solo me fui un año fuera para dirigir otro programa deportivo en la cadena SER y 4 meses del año pasado, que estuve haciendo el matinal de Rac105 (la radio hermana) donde casi no pude estar en deporte.

Entonces estos  años, ¿trabajando en primera línea con deportistas casi desde el principio?

Sí, al final son 12 años trabajando aquí. Al inicio principalmente con el futbol base (cadetes, juveniles) y también estuve un tiempo en hockey patines. Además de mucho trabajo en la redacción los fines de semana con algún programa del mediodía. En resumen, con el deportista desde un primer momento, algo ideal para ir vinculándote y haciendo amistad.

d0mwiepwsaevdvi

Gerard Romero entrevistando a J.M. Bartomeu, presidente del Barça, tras proclamarse campeones de la copa del Rey en la sección de Hockey

Sin duda el deporte de élite,  y en especial el fútbol es uno de los mayores pasatiempos, por lo que cada día hay noticias y tertulias hablando sobre el tema. Con esa cantidad de horas, ¿hay algún espacio donde se dé cabida a la psicología deportiva?

Pues realmente creo que llevamos un ritmo tan frenético que no nos da tiempo a pensar en eso. Pero a veces sí que necesitamos saber cómo pueden llegar a afectar a los futbolistas ciertas cosas.

Un ejemplo es el caso de Coutinho en el Barça, saber qué le está pasando últimamente, interpretar su gesticulación y saber cómo se ve desde la visión de un psicólogo deportivo como Pep Marí, que es un referente por aquí.  Hay veces que tenemos que recurrir a profesionales como él para que nos ayuden a saber qué está pasando en situaciones como estas, pero no es recurrente.

Por lo tanto, en casos particulares como el actual de Coutinho o los problemas de conducta de Dembelé si se tiene en cuenta el factor psicológico y se comenta, pero fuera de casos concretos no, ¿es así?

Sí, en caso particular se busca el especialista para tratar el tema y a partir de aquí los analistas dan su opinión. En el caso de Dembelé fue lo mismo, la gente se preguntó qué  comportamiento tenía este jugador fuera del terreno de juego y cómo afectaba ello a su rendimiento; porque al final, si estuviera rindiendo bien, sus compañeros no se quejarían y el problema no saldría a la luz.

Pero al final también son cosas que el club trabaja más directamente con el jugador, y la prensa tampoco tiene acceso a todas partes. Por mucho que nosotros expliquemos por la radio qué pautas o conductas se deban llevar, al final debe ser el club quien tenga un responsable que le ayude a ver que lo que hace no está bien y encarrilarlo.

Pasando al siguiente tema, hace unos años se habló del problema de las redes sociales (Instagram, Twitter, etc.…) ya que en cierto modo se saltaban la figura del periodista, pasando directamente del jugador al aficionado. ¿Cómo viste la llegada del nuevo paradigma?

Yo no tuve ningún problema, al contrario. Mi opinión siempre ha sido que las redes sociales nos ayudan a todos a ser mejores. A partir de aquí, si no nos dan entrevistas a los medios de comunicación o no quieren hablar con nosotros, creo que debemos reflexionar el porqué; y si además tienen un canal directo, pues es normal y muy lícito que lo usen para decir lo que quieran.

Al final, si un jugador da una entrevista a un medio de comunicación, la pueden cortar por donde quieran, manipularla, buscar titulares y provocar un follón innecesario, mientras que un deportista a través de sus redes sociales es directo y dice lo que quiere decir, sin malas interpretaciones. Ésto nos debe hacer reflexionar y por eso desde el primer día dije estar de acuerdo con las redes sociales y que a todos nos haría más grandes.

Por otro lado, es importante mirar bien qué dicen y que no dicen, pues  se debe ser muy cuidadoso. Cuando ves una declaración o te llega una información, antes  de darle difusión es bueno preguntarle al jugador si es verdad lo que ha dicho o hecho y contrastar la información; es por ello que el contacto con el jugador o su entorno no se debe perder.

cfs-p6cukaec0i3

En el Instagram de Gerard Romero podemos encontrar imágenes suyas junto a futbolistas como Messi, Luis Suarez, Bojan o Marc Crosas (foto); pero también otros deportistas como Joan Carles Navarro, Rafa Nadal o Marc Marquez

Desde la psicología moderna también se habla bastante de la adicción a las redes sociales y cómo éstas condicionan el día a día de los usuarios. ¿Crees que también pueden llegar a afectar en el rendimiento de los deportistas de élite?

Yo creo que no, pues al final los jugadores saben muy bien lo que deben hacer. Es lo que comentaba antes, el deportista lo usará para enviar un mensaje y mostrarse públicamente. Como ejemplo lo que hace Arturo Vidal cuando está enfadado y envía algún stories de Instagram para dar un palo a alguien, pero en el rendimiento no  afecta. Al final el jugador, por suerte o por desgracia, de 9 de la mañana hasta las 2 del mediodía está muy ocupado, pero desde las 3 p.m que sale hasta el día siguiente, tiene muchas horas para usar su tiempo de ocio como quiera.

Lo que sí es cierto  es que, de manera indirecta, han afectado a más de un posible fichaje debido a algunas publicaciones desafortunadas, como los casos del 2015 de Sergi Guardiola por el Barça o el de Julio Rey por el Depor debido a unos tuits ofensivos escritos en 2013 y 2012 respectivamente ¿Estas situaciones son positivas para el deporte o este exceso de información condiciona negativamente a los intereses de los clubs?

El tema al final consiste más en saber lo que dices o dejas de decir. Cada uno es responsable de lo que escribe, un jugador puede haber criticado a un entrenador hace años y después tenerlo en su equipo. Por lo que sí es cierto que se se debe ser muy consciente de lo que se publica y a veces no lo somos. Yo soy el primero en ser muy impulsivo, y en Twitter he hecho alguna rajada de la que después me he arrepentido y pensado  en borrar, aunque si lo haces, finalmente parece tener más importancia. Es un tema complicado, porque al final cada uno debe saber gestionar sus redes y sobretodo en beneficio propio.

 ¿Los clubes deberían tomar medidas en el control de sus jugadores respecto a las RRSS al igual que hacen con las declaraciones en la prensa?

Depende, a una cierta edad sí que se debe controlar. Por ejemplo en el Barça ahora se están haciendo charlas por la gestión de las redes sociales en los más jóvenes. Porque al final un stories de Instagram con unos chavales sin camiseta y haciendo el tonto en una habitación, en un vestuario o en algún sitio de las instalaciones del club, da mala imagen. Cómo decía anteriormente, cuando estén de vacaciones que hagan lo que quieran pero dentro de las instalaciones, donde la responsabilidad recaiga en el club, sí se debe vigilar un poco más.

Luego, a primer nivel quizá también se puede vigilar y se de algún toque cuando pasa algo. Es posible que haya algún control, aunque no tanto como en el filial y categorías inferiores, pero sí creo que se controla y que cada vez se deberá hacer más y destinar más personal para trabajar en ello porque es hacia donde nos estamos encaminando.

Gracias a su trabajo y su constancia en las redes sociales, su cuenta de twitter @gerardromero se ha convertido en un referente para informarse sobre la actualidad del Barça, hasta tal punto que actualmente tiene más de 126mil seguidores. Mucha información y de gran calidad

Para despedirnos agradecerte,  Gerard Romero,  por cedernos este tiempo para la entrevista y compartir con nosotros tu experiencia, todo un placer. Te seguiremos leyendo por las redes y escuchando por la radio. Muchas gracias y mucho éxito en tu carrera.

Saulius Vasaris

@SauVasaris

>>> Entrevista relacionada con el artículo sobre las Redes Sociales en el Deporte

Entrevista Jordi Morales

En esta ocasión tenemos el placer de hablar con Jordi Morales (Esparraguera, 1985), jugador de tenis de mesa paralímpico en activo y con un largo palmarés. ¡Entra y descubre-lo!

<<< Esta entrevista esta relacionado con el artículo El deporte adaptado

En esta ocasión tenemos el placer de hablar con Jordi Morales (Esparraguera, 1985), jugador de tenis de mesa paralímpico en activo y con un largo palmarés. Acaba de proclamarse campeón del mundo tras ganar el último Mundial jugado en Eslovenia. También ganó el oro por equipos en los Mundiales del 2010 y 2014 y ha participado en 5 juegos paralímpicos, todos desde Sidney (2000) obteniendo el bronce de categoría individual en Atenas (2004), plata por equipos en Londres (2012) y 4o en Rio (2016). Como deportista profesional se estuvo formando en el CAR Sant Cugat, trabajando los aspectos psicológico con el psicólogo Pep Marí, a quien también pudimos entrevistar hace poco.

A parte de competir, también es el director técnico de la sección de tenis de mesa del C.N.Sabadell y uno de los responsables de la asociación ACTIVA T, dedicada a gestionar y organizar servicios y actividades de ocio y deporte adaptado. Además fue el secretario técnico de la federación catalana de deportes de personas con discapacidad física, una persona dedicada al 100% por y para el deporte adaptado.

Jordi Morales alzándose con el oro en el pódium este pasado mundial

En la competición paralímpica los deportistas tenéis la doble dificultad de competir y tener que hacerlo según la diversidad funcional de cada uno ¿Cómo funciona el sistema de competición?

En el deporte paralímpico sí que hay esta doble dificultad, la del deporte y la de la limitación física, que está añadida en el deporte. Esta segunda te obliga a competir de una manera más exigente y perfecta, adaptarte en una manera de jugar muy diferente, con un estilo de juego más estratégico y quizá en determinados momentos más lento. Uno se debe adaptar a las necesidades.

Sobre el sistema de competición, hay 11 categorías, 10 de discapacidad física (5 con silla de ruedas y 5 de pie) y una intelectual. Lo que pasa que hay tanta diversidad diferente que al final también se intenta valorar las capacidades pero claro, uno que ha entrenado mucho también tiene más capacidad que otro que no lo ha hecho, con el tiempo también se puede mejorar o empeorar y al final aquí se da un caso un poco como en el dopaje, si estas entre dos categorías pues se intenta estar en la inferior para destacar mas.

También se puede cambiar de categoría según cómo evoluciona cada persona. En mi caso, al ser espina bífida, no es progresivo, y me mantengo siempre en la misma categoría, pero otro compañero mío estaba en la 8, bajó un tiempo conmigo en la 7 y ahora ya está en la 6 porqué la suya es degenerativa.

Pero aún estar condicionado cada uno por este handicap individual (parálisis, paraplejia, ceguera, etc) la competición se basa en vuestra alta capacidad en el deporte. Este cambio de perspectiva debe ser muy positivo para quien practica deporte, ¿hasta qué punto?

Totalmente, una de las cosas magníficas que tenemos los deportistas paralímpicos es que en un mundo donde precisamente se nos destaca la discapacidad, aquí se nos reconoce y destaca por una alta capacidad. A mí estos días no paran de felicitarme, y lógicamente no es por mi discapacidad, es por haber sido campeón del mundo jugando al tenis de mesa y podemos decir que es una gran capacidad poder jugar a este nivel.

Esto refuerza mucho muchos aspectos como la  autoestima, la integración en la sociedad, el reconocimiento, aceptación, e incluso la propia visión que se tiene del mundo desde nuestra perspectiva es muy diferente.

En tu caso has llegado a campeón del mundo, pero hay mucha gente que compite en categorías muy inferiores, de manera más amateur o regional pero que por el simple hecho de poder participar y competir, estos beneficios los perciben igual, no es por el nivel si no por el poder hacer.

Una cosa magnifica que tiene el deporte es que en el momento que estas compitiendo, quieres ganar y pensando en este aspecto deportivo, la persona sin darse cuenta está haciendo una rehabilitación física e incluso un poco mejorando su inclusión en la sociedad, pero lo hace de manera intrínseca.

El deporte sirve de vehículo para estas cosas, porque el deportista está compitiendo y su objetivo es intentar ganar, pero a la vez está consiguiendo este reconocimiento, está integración y estas virtudes que a los años uno se da cuenta y lo aprecia.

Jordi Morales enseñando la medalla lograda y la bandera del C.N.Sabadell, donde a demás, trabaja de director técnico

Tengo la impresión que el deporte paralímpico a veces parece vivir más los fundamentos del deporte que las competiciones más “populares”.

Si, el deporte paralímpico también es rendimiento, también es espectáculo pero nunca, nunca, nunca perderá una cantidad increíble de valores, que el deporte olímpico también los tiene pero diferente, es más show y sobretodo si hablamos del futbol, pero el paralímpico mantiene mucho la esencia de los valores y algunos de ellos llevados al extremo como puede ser la superación, el esfuerzo, la constancia, no rendirse…. el deportista paralímpico lo lleva muy hasta el extremo.

Has participado en cinco juegos paralímpicos y ganando medallas, aún así te gusta dedicar la mayor parte de tu vida en ayudar a las personas, a enseñar y compartir con los demás. ¿Qué te lleva a esto?

Al final los éxitos que consigues quizá si te aporten una satisfacción máxima, es el reconocimiento a todo el esfuerzo y tiempo que has invertido, pero esta satisfacción es momentánea, si no hubiera gente a tu alrededor al día siguiente pierde la esencia.

Lo que realmente le da valor es el poder compartir estos momentos y ver que hay una transferencia, es decir, poder ser un ejemplo a seguir para otras personas ya sea enseñando en el aspecto deportivo, como en el personal. Que vean el esfuerzo que te ha supuesto y como superar los fracasos, porqué por cada éxito que tienes hay un montón de fracasos detrás, ver cómo te levantas y sigues adelante puede servir para más gente, cada uno en su ámbito. Yo creo que lo más bonito del deporte está aquí, en compartir y poder transmitir todo lo que tú has vivido.

Considerando la diversidad y viendo partidos donde se puede ver un altísimo nivel de juego, algunos deportistas podríais llegar a competir en olimpiadas normales?

Si, por supuesto, de hecho hay una deportista polaca que ya lleva 2 olimpiadas compitiendo, sí que es verdad que tiene una limitación leve, está en la categoría 10 aún así tiene su limitación aunque para alguien en mi categoría sería impensable. Pero esto solo pasa en algunos deportes, los de marcas como atletismo o natación es muy difícil, pero en el nuestro, al haber el componente técnico, el estratégico, el psicológico, al final puedes suplir una por las otras y estar en el nivel.

Y al igual que un deportista de categoría 10 puede competir en los olímpicos, tu estando al nivel 7 puedes competir en el 8?

No, solo puedo competir en la mía. Teóricamente no sería perjudicial para los demás, ya que mi afectación sería superior a la suya pero no se puede, solo se puede en la que te toca.

El tenis de mesa es un deporte de precisión pero a la vez muy rápido, con estas características, la parte psicológica debe ser fundamental ya que dos errores seguidos pueden afectar al estado de ánimo y de allí a ir perdiendo puntos hasta volver a asentar la cabeza ¿tú como lo trabajas?

Si, el tenis de mesa tiene algo muy malo psicológicamente y es que los puntos duran poco, por lo que hay muchas interrupciones. Durante cada interrupción te da tiempo a pensar en muchas cosas y como empiecen a venir los pensamientos negativos te va menguando la moral, con ella la confianza y cuando no hay confianza no entra nada.

El trabajo psicológico es esencial en muchos aspectos, como evitar estos pensamientos negativos, mejorar la concentración, conseguir un buen autodiálogo o el uso de palabras clave. El autodiálogo yo lo uso bastante y me ayuda mucho, de hecho en este último campeonato del mundo tuve que usarlo durante la final, donde estaba yo ganando dos juegos a cero y el tercero también me puse por delante. En ese momento se me hacía muy difícil no pensar en que podía ser campeón del mundo y esto podía ponerme muy nervioso. Entonces, empecé a desviar la atención a otra cosa que me ayudase a no pensar en ello. A mi por ejemplo me gusta mucho intentar concentrarme en la pelota y ser capaz de poder leer la marca, concentrarme en esto me ayuda a no estar pendiente de la presión, la tensión ni nada que pueda afectarme. Es un estímulo neutro, que quizá no suma para mejorar pero tampoco me resta, de hecho evita que otros factores me resten.

Tengo entendido que normalmente tu objetivo suele ser el oro, si no logras el objetivo ¿como te lo tomas?

Esta es una manera de ser autoexigente, creo que si no aspiras al oro no puedes aspirar a ganar, aún así, si al final lo has dado todo y tu rival ha sido mejor que tu y te ha ganado por calidad pues solo queda felicitarlo y tampoco pasa nada, pero me ayuda a competir siempre al 100%.

De acuerdo, pues muchas gracias por compartir tu experiencia y por pasar este rato con nosotros, sin duda te deseamos que puedas seguir conquistando medallas y mucha suerte en todos tus proyectos.

<<< Esta entrevista esta relacionado con el artículo El deporte adaptado

Saulius Vasaris

@SauVasaris

Entrevista Javier Marrón

Volvemos con una nueva entrevista, esta vez a Javier Marrón (Figueres, 1983), Taekwondista 4º DAN. ¡Entra y descubre-lo!

<<< Esta entrevista esta relacionado con el artículo La Activación

Volvemos con una nueva entrevista, esta vez a Javier Marrón (Figueres, 1983), Taekwondista 4º DAN. En su palmarés, como logros más destacados, constan una medalla de bronce en el Campeonato Mundial realizado en Dinamarca (2009), campeón de España (2006, 2008, 2009 y 2012), Copa de Europa por equipos en Bakú (2010) y medalla de Oro en el abierto de París (2008) y el de EUA (2009). Actualmente, forma parte del cuerpo técnico de la federación Catalana de Taekwondo, Técnico responsable del Centro de Tecnificación de la provincia de Girona y entrenador en el gimnasio Jan-Su de Figueres.

t25c325adtulo2b2

Magiesport i Jan-Su de Figueres es el gimnasio familiar donde actualmente trabaja Javier junto a sus padres y su hermana

¿Cómo fueron tus principios en este deporte?

Tanto mi padre, maestro, como mi hermana hacían taekwondo y yo con 3 años también empecé taekwondo, a esa edad tampoco es que puedas decidir mucho. Aquí estuve pasando los años, progresando y mejorando día a día, más aún cuando a mi padre le gustaba mucho, además de ser una buena actividad por tema de disciplina, respeto y valores.

Pero es que es una actividad que ya de por si gusta mucho. Yo como entrenador, cuando veo algún niño que se muestra un poco más reacio a venir, suele ser por querer quedarse en casa con la tablet o los videojuegos más que por no querer hacer taekwondo. Veo a muchos niños así por aquí y cuando acaban la clase ves que se lo han pasado bien y se van contentos. Este empujón por parte de la familia creo que es fundamental para que hagan algún deporte o actividad.

Y tú, siendo el hijo del maestro, el empujón estaba asegurado.

Yo como cualquier niño, había épocas que no quería hacer taekwondo, por ejemplo un día le dije “papa, que no quiero hacer taekwondo, que prefiero hacer futbol” y mi padre ya me dejaba, pero era -¿quieres hacer futbol? Ningún problema, pero el taekwondo lo vas a seguir haciendo.- Yo podía hacer futbol, waterpolo o cualquier actividad que quisiera, pero siempre manteniendo la continuidad en el taekwondo y ha sido una suerte la verdad.

¿En qué se diferencia el taekwondo de otras artes marciales, que lo hace especial?

No me he preocupado mucho en mirar otras modalidades. Durante una época probé el kickboxing y me gustaba el tema de puños, no tiene nada que ver con el taekwondo, ya sea por las distancias o por la manera de atacar, pero me quedé 100% por taekwondo, al final es meter todo lo que tienes en una cosa y ser muy bueno en ello, si te diversificas mucho ya estas repartiendo el tiempo y cuesta más llegar a ser experto en algo.

¿Cuál ha sido tu mejor momento profesional?

Tengo dos momentos, el mundial de Copenhague, cuando logre el bronce y la parte olímpica con Joel, cuando logró la medalla de oro en Londres (2012). Yo era sparring y suplente y estuvimos entrenando juntos del 2008 al 2012.

Fotografia del Oro conseguido por Joel en las Olimpiadas de Londres 2012

¿Y el peor?

Ninguno, no hay peor. Hay veces en las que a puedo haber creído que debería haber ido yo y ha ido otro, pero esto no lo considero como peor, al final forma parte del camino y en vez de tomarlo a mal, me lo he tomado para entrenar más y mejorar, así la próxima vez tendré más posibilidades de ir yo. Y ahora que soy entrenador lo veo más claro todavía.

A demás, he tenido suerte con las lesiones y no he sufrido ninguna grave. Sí que me habré hecho daño en la nariz o las costillas, cosas que pasan en la competición, pero una lesión que pudiera condicionar mi carrera o dejarme fuera varios meses, ninguna.

¿Por qué recomendarías el taekwondo por delante de otros deportes?

Por los valores, es una de las primeras cosas que trabajamos y corregimos durante la formación de los jóvenes que vienen al gimnasio. Somos Taekwondistas y se debe demostrar dentro y fuera del deporte. Es un aspecto muy importante, hay alumnos que pueden ser más o menos buenos, pero a mí lo que realmente me interesa es fomentar la implicación, no busco hacer campeones, busco hacer buenas personas y que sean responsables. Después estas personas son las que trabajan y se esfuerzan, saben lo que cuesta mejorar y aún así lo hacen. Van a correr solos, trabajan el físico en parques habilitados y todo esto lo hacen para poder mejorar por voluntad propia. Y quizá con esto si se harán campeones, pero lo sean o no, si serán mejores personas.

1r encuentro de detección de talentos de la provincia de Barcelona organizado por la Federación Catalana y dirigido por los técnicos de la Federación, con Javier Marrón entre ellos

¿El hecho de que el Taekwondo sea un deporte individual puede influir en que un mal comportamiento te deja completamente en evidencia?

No, de hecho el Taekwondo es un deporte individual, pero solo no haces nada. Si tienes un grupo de unos 20 o 30 taekwondistas que compiten más o menos en las mismas categorías y entrenan juntos como equipo, será ese equipo lo que les llevará a hacerse fuertes. También es importante que el entrenador ayude en ello,  asegurarse que estén contentos, se lleven bien, se hagan amigos… todo esto es lo que hará que se esfuercen,  aprendan más y juntos puedan llegar a un buen nivel, aunque realmente lo importante es que lo disfruten.

Un poco como lo que comentabas antes sobre las Olimpiadas con Joel, donde tú eras parte del equipo. Entrenabais juntos y por lo tanto, en parte, también colaboraste en su victoria.

Sin duda su victoria en parte también me la sentí mía, estuvimos desde el 2008 al 2012 entrenando juntos pero los últimos 3 meses eran entrenamientos fuertes donde estábamos los dos solos. Al ser compañeros de entrenamiento nos corregíamos mutuamente, el también me decía “Javi, ataca de esta manera” o yo le avisaba por donde le veía el hueco para atacarle. Este trabajo en equipo es lo que te hace mejor aún ser un deporte individual.

En casos así hay gente que quizá pueda apartarse un poco, ya sea por envidia o por no gustarle ser el segundo, pero no era mi caso, es importante asumir el rol que tiene cada uno y trabajar por ello. Yo tenía muy claro que tenía que ir él ya que era mejor que yo, pero era mi colega, los dos somos de Figueres y teníamos que ser los mejores y mi trabajo era ayudarlo y apretarlo para dar el máximo. Si a demás de esa unión sumamos a los entrenadores, los médicos y todo este entorno positivo, se acaba logrando el objetivo.

Javier Marrón dirigiendo un entrenamiento de taekwondo

Entonces hay muchos valores que te aporta el deporte, pero el Taekwondo quizá aporta más de los que parece, como el trabajo en equipo.

El compañerismo y el trabajo en equipo son fundamentales. Lo he visto clarísimo en mi gimnasio y lo he podido vivir tanto en la selección catalana como con la selección española. Los mejores resultados en la selección española ha sido cuando ha habido unión, cuando el grupo ha sido una piña. Del 2009 al 2012 el historial de España es de los mejores que ha tenido, donde había un equipazo, además quedábamos a menudo, nos gustaba viajar juntos para competir o entrenar. Sin duda los buenos resultados vinieron porqué había equipo.

¿Y qué factores crees que son los más importantes para poder destacar en el taekwondo?

Los 3 pilares fundamentales son: esfuerzo, familia y trabajo. Para que se entienda, la constancia en los entrenamientos, tener una buena estabilidad familiar o sentimental y estabilidad laboral. El no tener problemas con ninguna de estas 3 cosas te permite poder ir entrenando en tu plenitud. Si tienes problemas con la novia, con la familia, el trabajo… tu rendimiento no es el mismo ya que tienes la cabeza en otra parte. Son 3 factores fundamentales que deben estar equilibrados, si cojeas de un lado es difícil crecer al máximo ritmo.

¿Y cuando estás en competición, que factor psicológico influye más?

Para la competición es fundamental haber trabajado el control de tensión, controlar los nervios ya que si esto no lo trabajas puedes no responder bien. Si la tensión puede contigo las piernas no responden como deben y puedes dirigir tu atención a factores que te hacen perder. En taekwondo son 6 minutos que no puedes perder ni un segundo la concentración y como la pierdas ya puedes dar unos pasos atrás e intentar recuperarla y centrarte en el combate, que hace el rival y controlar la distancia.

Es una de las artes marciales más conocidas y practicadas en el mundo, la cual hizo el salto a competición deportiva en los juegos Olímpicos de 1988 disputados en Corea del Sur, país del cual es originario el Taekwondo

¿Has trabajado con algún psicólogo deportivo?

Durante el tiempo que estuve en el CAR Sant Cugat, estuve trabajando el control de la tensión con Pep Font, la relajación y saber ponerme a punto antes del combate. Prepararme los calentamientos previos para saber regularme y alcanzar un nivel de activación óptimo, intentar no salir sobreactivado ni demasiado relajado.

Conociendo como conoces tu deporte, ¿crees que se trabaja suficiente la psicología deportiva?

Hay deportistas que quizá no les hace falta, que hablando con su padre o alguien próximo ya les aporta lo que necesitan y tienen esa fuerza o autocontrol dentro que ya no les hace falta trabajarlo, pero la mayoría de profesionales sí que van al psicólogo.

Pero si no eres profesional, ya no se trabaja. Por mi parte con los niños sí que intento transmitirles todo lo que aprendí durante los 10 años en el CAR, explicarles y transmitirles el feedback para que también vayan aprendiendo y es algo que hago con todos, ya sea en mi club como en los viernes cómo con los jóvenes talentos.

Pues muchas gracias por compartir con nosotros tu experiencia, desde aquí te deseamos toda la suerte en tus nuevos proyectos, ahora como formador.

<<< Esta entrevista esta relacionado con el artículo La Activación

Saulius Vasaris

@SauVasaris

La autoconfianza

Un elemento crucial en cualquier ámbito (y, aún más, en el deporte) es la confianza. En base a la entrevista de Rafa Carrillo, en esta ocasión nos vamos a centrar en la autoconfianza. ¡Entra y descubre-lo!

<<< Este artículo esta relacionado con la Entrevista Rafa Carrillo

La temporada del Atlético Sanluqueño no empezó tan bien como se esperaba en un principio, aún así, lograron cambiar la dinámica para llegar al tramo final de liga con un nivel de autoconfianza tan alto como para alcanzar sus objetivos. El equipo dirigido por Rafa Carrillo no solo ha logrado ganar los Play Off de la fase de ascenso a segunda B, también ha logrado mantener la portería invicta en partidos oficiales jugados en casa, y eso que terminó jugando contra dos campeones de liga en sus respectivos grupos (Mallorca B y Yeclano). Pero por el momento, vamos a intentar explicar en este artículo qué es la autoconfianza y como la podemos potenciar al igual que han hecho ellos.

Para empezar, debemos diferenciar entre la autoconfianza individual (la que tiene un deportista sobre sí mismo y su rendimiento) con la eficacia colectiva (creencia o percepción compartida por los miembros de un equipo en relación a las capacidades de sus compañeros). Al venir de la entrevista con Rafa Carrillo sobre el Atlético Sanluqueño, empezaremos por la eficacia colectiva, que a su vez también es más compleja.

Para una buena eficacia colectiva, hace falta un buen nivel de cohesión en el equipo y asegurarnos que los jugadores confíen en sus propios compañeros. Habitualmente, la confianza que tenemos de los demás depende del error, si el compañero de al lado falla, pierdes confianza y si habitualmente fallas tu, el equipo deja de confiar en ti. En un equipo de alto rendimiento, la confianza depende del compromiso de sus miembros, puedes fallar ya que al final es imposible no hacerlo nunca, pero mientras te dejes la piel por el equipo y demuestres que éste está por encima de todo, el equipo confía en ti. Eso se debe a que el peso de la confianza radica en el éxito del equipo y no el éxito individual, y este punto es clave a tener en cuenta para todo entrenador. De hecho, estudios recientes demuestran que dar preferencia e intentar crear un clima orientado hacia la destreza, ayuda mucho más a aumentar la sensación de eficacia colectiva en un equipo, a diferencia de trabajar de manera orientada al resultado, por lo que la preocupación del míster debe centrarse más en la eficacia colectiva que en la individual, pero obviamente sin llegar a olvidar-la.

El Sanluqueño celebrando el pase en la primera ronda de los PlayOff de ascenso

 

Cuando pasamos a hablar sobre un deportista individual es mucho más fácil entender cómo funciona la autoconfianza. Para definir-la, es la creencia de poder llevar a cabo una conducta deseada exitosamente. Además, ésta es multidimensional, ya que actúa sobre habilidades físicas, psicológicas y de percepción, por lo que un buen nivel de autoconfianza acaba influyendo positivamente en varios aspectos, como la concentración, una buena gestión o la organización de los propios recursos a parte de las propias habilidades. Otro aspecto importante es que ayuda a evitar profecías de autocumplimiento negativas, que son barreras psicológicas que nos imponemos nosotros mismos al pensar que una acción o competición va a salir mal y es habitual ver que la expectativa acaba influyendo al resultado final. Sin duda la confianza es un aspecto que debemos cuidar e intentar mantener en un buen nivel.

¿Pero se puede trabajar la confianza? Sin duda alguna. La confianza se refuerza a través de trabajo, práctica y, sobretodo, planificación. Principalmente es vital que enfoquemos nuestra atención en nuestro rendimiento e intentemos no hacerlo tanto hacia el resultado. No hay duda que perder competiciones resta confianza y ganarlas ayuda a aumentarla, pero si dejamos que la confianza solo dependa de esto, puede provocar una inestabilidad continua o entrar en una mala racha de la cual sería muy difícil salir. El hecho de enfocarnos en nuestro rendimiento hace que nuestro nivel de confianza dependa de nuestro esfuerzo y de competir bien, factor que depende al 100% de uno mismo y que a la larga ya lleva a obtener mejores resultados. Se podría decir que el objetivo es competir contra uno mismo con tal de ser mejor de lo que éramos ayer, si lo logramos es qué vamos por buen camino.

También es cierto que, aunque intentamos no depender solo de los resultados, si las cosas salen bien ayudan a mejorar la confianza. Esto se puede ayudar a entrenadores o deportistas para usarlo en nuestro día a día en los períodos de preparación. Una vez conocí a un entrenador que le gustaba acabar el entrenamiento cuando el portero había realizado una buena parada, aunque tuviera que esperar unos minutos más. Así se aseguraba que el portero se iba a casa con buenas sensaciones y la autoconfianza sin dañar, sobre todo si eran ejercicios de finalización ya que se pueden acumular muchos goles y esto podría crear una mala percepción. Si queremos que el equipo o un jugador en concreto aumente su confianza, se trata de preparar los ejercicios de tal manera que se puedan realizar exitosamente sin que estos estén a un nivel tan bajo como para que sean aburridos. Se trata de buscar el equilibrio entre la dificultad, que obligue al esfuerzo y la mejora, pero que sea accesible, intentar estar entre el 65% y el 80% de acierto de ejecución.

Es muy importante tener en cuenta estos factores y medir bien los ejercicios y los niveles de acierto/error, ya que podríamos provocar una falta de confianza en el deportista. La falta de confianza la podremos identificar cuando durante una competición, el deportista rinde a un nivel inferior al que podría debido al miedo de fallar, las dudas sobre si saldrá bien o no o de si realmente tienen la capacidad de hacerlo. Esto pasa cuando se focaliza más en los errores que en los aciertos, y las dudas acaban creando un estado de ansiedad y un deterioro del rendimiento que acaba afectando al resultado final.

La confianza se puede ver perjudicada si centramos nuestra atención en nuestros errores, ya que se puede acabar entrando en un círculo vicioso:

 

Pero no solo la falta de confianza puede resultar un problema cuando toca competir ya que un exceso de confianza puede ser igual de perjudicial. Aquí encontramos a los deportistas que tienen una confianza mayor de lo que sus capacidades le podrían garantizar. Estos deportistas acaban considerando que no necesitan tanta preparación para competir y no es necesario implicarse al 100%, ya que el objetivo supuestamente será fácil. De aquí sale el “partido a partido” del Cholo Simeone o la preocupación de Guardiola aún cuando a su equipo le toca jugar contra un equipo de nivel claramente inferior, porqué subestimar a un rival es demostrar un exceso de confianza que hará que los jugadores rindan por debajo de su máxima capacidad. Se debe encontrar un punto medio que garantice un nivel óptimo de confianza tal y como podemos ver en el gráfico de la U invertida.

Nuestro nivel máximo de rendimiento dependerá de nuestra propia confianza, viéndose perjudicada tanto por falta como por exceso:

 

¿Y cómo podemos evitarlo? Como hemos comentado antes, competir contra ti mismo para intentar ampliar tú rendimiento es la mejor manera. Centrar los avances y los resultados en las actuaciones propias, intentando evitar al máximo las influencias externas. Intentar ser consciente de lo que uno es capaz de hacer, por lo que se necesita una buena autoobservación y al final, creerse capaz  de lograr el objetivo o medirse por las capacidades propias y no por los desméritos del rival.

Espero que os haya interesado este breve repaso sobre la autoconfianza y si tenéis cualquier duda o aportación, no dudéis en comentarlo con nosotros. Saludos a todos y hasta el próximo post.

Saulius Vasaris

@SauVasaris

Entrevista Pep Marí

En esta ocasión tenemos el honor de entrevistar a Pep Marí (1964), psicólogo deportivo responsable de la Federación Española de Hockey durante las olimpiadas del 92 y ha sido jefe del departamento de psicología en el CAR de St. Cugat de Barcelona ¡Entra y descubre-lo!

>>> Entrevista relacionada con el artículo sobre la concentración y la atención en la competición

Hoy tenemos la suerte de poder entrevistar a un reconocidísimo psicólogo del deporte, Pep Marí (Girona 1964). Ha trabajado con la Federación Española de Hockey durante las olimpiadas del 92, la selección femenina de waterpolo y el club de futbol RCD Español de Barcelona. Además ha pasado más de 20 años en el CAR Sant Cugat (Barcelona), donde ejerció de jefe del departamento de psicología. Actualmente organiza formaciones y talleres para clubes deportivos y empresas. También sigue colaborando con prensa y radios deportivas cuando el tiempo se lo permite.

Empezaste cuando la psicología del deporte era una gran desconocida, ¿qué hizo que decidieras dedicarte a esto?

Cuando estudiaba en el instituto sacaba muy buenas notas en dos asignaturas, biología y filosofía.. No quería dedicarme plenamente a una de ellas, ya que, aún gustarme las dos, a la filosofía creo que le falta tocar un poco el suelo y a la biología le falta un punto de locura. Un día le pregunté al profesor de filosofía si había alguna cosa entre las dos asignaturas y me dio a conocer la psicología, incluso me dejó un libro que me encantó y ya con esto tuve bastante para saber que quería ir por aquí.

La decisión de especializarme vino cuando estudiaba psicología. Por aquel entonces también jugaba al tenis de mesa y quería ser muy buen jugador, tanto como para poder llegar a tocar la élite, pero en segundo curso me di cuenta de que no podría. Mi nivel no era suficiente, de hecho lo máximo a lo que había llegado era a 16º de España a nivel juvenil en dobles. Así que viendo que yo no llegaría pensé que, con la psicología que estaba aprendiendo, intentaría ayudar a los otros deportistas a llegar por mí.

¿Crees que te hubiera hecho falta un psicólogo deportivo cuando competías?

Sin duda, la presión me podía, sobre todo cuando jugaba con equipos. Si estaba solo no era tan grave, pero cuando estaba en equipo acusaba la presión de tal manera que mi rendimiento estaba siempre muy por debajo de mis posibilidades.

¿Qué factores hacen que un deportista de alto nivel pueda estar entre los mejores?

Para empezar, son aquellos que tienen la posibilidad de dar el máximo de sí mismos. Si uno no es capaz de darlo todo es muy difícil que pueda llegar a destacar. A partir de aquí, recitando un poco la pirámide del rendimiento son:

Capacidad de aprender: que tengan una personalidad psicológica sana y un entorno que no reste (estabilidad emocional). Una frase que me gusta y va muy acorde es la de Pacho Maturana, “se juega como se vive”, si quieres ser regular y constante rindiendo también debes ser estable emocionalmente viviendo.

Querer aprender: estar motivado, tener claros los objetivos y pagar todo el precio que cueste (imprescindible).

3º  Saber aprender: corregir rápidamente los errores, ser capaz de no repetir el mismo error más de una vez seguida.

Saber demostrar lo aprendido: saber tolerar la presión y demostrar aquello que se ha trabajado en entrenamiento durante la competición. Ser capaz de dar lo mejor de uno mismo.

¿Y para estar entre los mejores? Pues hace falta otra cosa que también tiene mucho de psicología, el talento. Tener facilidad para hacer lo que haces. Puedes dar lo mejor de ti mismo pero si no tienes talento tampoco estarás entre los mejores.

Y si te fijas, en los cinco puntos se puede encontrar la importancia de la psicología.

¿Y algún caso curioso que te puedas haber encontrado durante tu carrera?

Sí, yo siempre digo que esta frase de Pacho Maturana de “se juega como se vive” es cierta en el 99% de los casos. Hay un 1% de personas con un talento impresionante que pueden hacer lo que quieran que de cualquier manera competirán como los ángeles. De más de dos mil setencientos deportistas con los que he trabajado solo me he encontrado con tres de este tipo y son los que más me han enseñado, porque las reglas del juego  con las que me ha tocado tratar eran diferentes. Algo que les distingue es la confianza. La manera habitual para conseguir confianza es que pasen una serie de cosas, por ejemplo si realizas diez exámenes y obtienes un 9 de nota media, al siguiente examen te presentarás confiado. Primero logras, después confías. Estos deportistas funcionan al revés del mundo, primero confían y con ello, logran.

Uno de ellos y del que más he aprendido es el gimnasta Gervasio Deferr, tres veces medallista olímpico. Es la persona que conozco que mejor compite. Tiene tanto talento que incluso sin llevar un estilo de vida 100% espartano, es capaz de rendir a un nivel olímpico.

Gervasio Deferr tras ganar la medalla de plata en las Olimpiadas de Pekín (2008)

 

Estuvo 2 años lesionado y en 2002 reapareció para competir en los Mundiales por aparatos, en Debrecen (Hungría). Mientras le acompañaba en el avión, le pregunte ¿Qué objetivo tienes en esta competición? Y él va y me responde “quedar campeón”. Yo estaba allá para ayudarle a creer en sus posibilidades, pero considerando de donde venía y que también estaba Dragulescu, otro fenómeno en un estado de forma excelente, insistí, “no seré yo quien limite tus expectativas pero… ¿no te estás pasando un poco viendo la situación? Y acabó con un “que si que sí, hay gente que cree en Dios, yo creo en mí mismo y he venido aquí para ganar”. Quedó segundo, pero contento con el resultado ya que el primero también compitió de manera extraordinaria.

En determinados deportes, la psicología aún está en un segundo plano, ¿que podríamos hacer para darle la importancia que se merece?

Completamente de acuerdo y creo que esto pasa un poco por culpa nuestra. Hemos cometido una serie de errores que deberíamos corregir si queremos revertir la situación, como por ejemplo haber vendido al psicólogo en vez de vender la psicología.

También se ha vendido que la psicología aumenta el rendimiento, cuando lo que hace es ayudarte a rendir a tu máximo potencial. Si tu nivel está entre 5 y 7, aún estando bajo presión, con la psicología podrás rendir bordeando el 7, incluso un poco más en determinados momentos pero nunca a un 9. La psicología no te hará ganar partidos que no puedes ganar, pero sin ella puedes perder partidos que podrías haber ganado. No aumenta tu rendimiento, lo estabiliza a tu máximo potencial. Pero esto no pasa solo con la psicología, no hay ninguna ciencia que tratada de manera individual te mejore el rendimiento, lo que mejora el rendimiento es el trabajo en equipo multidisciplinar e integrado.

Por último, otro error es querer empezar siempre desde arriba, el alto rendimiento y la élite, cuando lo correcto debería ser empezar en la base. Esto haría que, cuando los deportistas subiesen de categoría ya trajesen la psicología integrada.

Habitualmente colabora en prensa y radios como RAC 1 para difundir la psicología deportiva

 

Hay muchos factores importantes relacionados con la psicología deportiva, uno de ellos es la concentración, ¿cómo se puede entrenar?

La concentración se podría decir que es el vínculo entre el deporte y la psicología, la importancia del “de qué estas pendiente”. La concentración consiste en estar pendiente de lo que toca en cada momento, de los estímulos controlables por uno mismo y relevantes por el ambiente,

Para poder mejorarla, primero se debe tener muy claro de qué estar pendiente, esto es clave ya que si no lo tienes claro no puedes entrenarlo. Segundo, aunque sepas de qué debes estar pendiente, eso no significa que sepas estarlo. Por ejemplo si juegas a tenis de mesa, debes estar pendiente de dónde bota la pelota, de su trayectoria y factores que afectan a tu golpeo. Una vez se sabe, se trata de practicar, intentar ser consciente de aquellos aspectos concretos y prestarles plena atención. Yo diría que la manera es esta, tomar conciencia de qué estímulos estar pendiente y segundo, acostumbrarte a realizar las acciones pendiente de aquellos estímulos.

Rafa Nadal lo explicó genial en una entrevista,  vino a decir algo como: “yo no soy el jugador que más entrena de todo el circuito, pero seguramente soy de los que más concentrado lo hace. Cuando el entrenador me dice un ejercicio busco el motivo de este ejercicio y si no lo encuentro, pregunto. Si se hace para trabajar el juego de piernas, porque cuando voy a la derecha arrastro el pie, estoy pendiente al máximo de ese pie, sin importar el golpeo de la pelota o el apuntar, solo  del motivo del ejercicio. Y cuando cambiamos de ejercicio y pasamos a trabajar otra cosa, pues paso a estar pendiente de esa otra”. Estar solo pendiente de aquello por lo que se debe estar, así se entrena.

Otro aspecto a considerar es la fatiga, principal causa en la perdida de la concentración en competición, por ahí también se puede entrenar. Al final del entrenamiento, cuando se llega a un nivel alto de fatiga, lo normal es terminar el entrenamiento o pasar a trabajar ejercicios simples ya que cuesta estar por lo que toca, pero aquí es cuando hay que poner más dificultad para que aprenda a mantener la concentración aún y la fatiga, así esta afectará menos el día de competición.

Pep Marí ha trabajado con más de 2500 deportistas profesionales, pero actualmente dedica buena parte de su tiempo a fomentar los valores en el deporte

Cambiando de tema y pasando a algo tan importante como los valores, ¿Qué peso tienen hoy en día en el deporte?

Tener, tienen el mismo de siempre, el problema es que no se le concede el que se merece. Pero creo que esto va a cambiar, la próxima incorporación en los entrenamientos del mundo del deporte serán los valores. Ya va mejorando, pero cada vez más veremos a los entrenadores entrenar el aspecto físico, técnico, táctico, psicológico y los valores. Habrá programaciones para entrenar los valores de manera mezclada con el resto.

Actualmente estás colaborando con uno, ACB Next Valores, pero hay muchos proyectos para potenciar los valores ¿en general cumplen las expectativas o se podría hacer algo más?

En nuestro caso, cuesta decirlo porque no tenemos datos objetivos aún, ahora hemos incorporado una serie de aplicaciones informáticas para ver si realmente los colegios usan el programa, pero una cosa es que lo usen y otra, que los niños incorporen estos valores en su vida. Lo que sí podemos afirmar es que después de las sesiones sí que parece que los niños absorben esos valores y les dan continuidad.

Si hablamos del tema en general, seguro que se podría hacer más, siempre se puede. De hecho una de las cosas que propongo para evaluar si los valores se están transmitiendo como queremos es el uso de lemas, si ves que los niños utilizan los lemas después de un tiempo podría significar que el valor sigue interiorizado. Creo que pasa sobre todo por buscar métodos para hacer un seguimiento, el mejor programa del mundo sin un seguimiento quizá no sirva de nada mientras que uno normal, con un buen seguimiento podría pasar a ser el mejor del mundo, esa es la clave.

La pandilla de los valores son los protagonistas en el programa de ACB Next Valores

 

¿Es un tema exclusivo del psicólogo?

No, por dos razones. Porque no somos los únicos que educamos y porque los valores se deben transmitir en equipo. O nos ponemos todos de acuerdo y seguimos una línea o no servirá de nada, la coherencia es la clave y todos los agentes educadores de un niño deben ir a una.

Tuve una muy buena experiencia en un instituto de Terrassa (Barcelona). Se pusieron de acuerdo los profesores, los padres a través del psicólogo y los educadores externos relacionados con la clase (club de hockey y academia de idiomas). Logramos unir en un mismo programa a todos los responsables de su aprendizaje para potenciar todos juntos los mismos valores y la verdad es que fue una maravilla.

Por último, has escrito cinco libros: Aprender de los campeones (2011), La felicidad no es el objetivo (2013), Nos lo hubiéramos perdido todo (2015), El músico de cristal (2016), Liderar equipos comprometidos (2017).  Dos son de psicología deportiva (el primero y el sexto), uno de psicología (el segundo) y dos son novelas. ¿Qué te lleva a comunicar tanto y de una manera tan variada?

Creer que para llegar a la gente hay mas formas. Quizá a determinadas personas les llego más con libros sobre psicología del deporte o incluso de autoayuda mientras que otro tipo de público, que puede que no lea libros de psicología, con una novela más psicológica pueda sembrarles un poco el anhelo de psicología.

La dificultad está en que  mucha gente me conoce por la psicología, pero cuando salgo del tema y busco otros colectivos, allá soy un desconocido, cuesta más llegar a la gente. Incluso  hay quien duda de si somos el mismo “Pep Marí” pero, ¿verdad que me gusta hacerlo y disfruto con ello? Pues eso es lo importante, disfrutar con lo que uno hace. Me ayuda a apaciguar esa lucha interna entre querer ser un científico (psicólogo) o un artista (novelista) y me divierte.

Primer libro de psicología deportiva de Pep Marí con la pirámide del rendimiento en portada

 

Saulius Vasaris

@SauVasaris

La concentración y la atención en la competición

La concentración y la atención no son lo mismo. ¿Que diferencias existen entre estos dos términos? ¿Cómo afectan a nuestro rendimiento a nivel competitivo? ¡Entra y descubre-lo!

>>> Entrevista relacionada con la entrevista de Pep Marí

En el ámbito de la actividad física y el deporte, a menudo encontramos los términos de concentración y atención como sinónimos, por lo que pueden ser usados de forma intercambiable, aunque es más habitual encontrar el término atención por parte de los investigadores y concentración por parte de los terapeutas (Weinberg i Gould, 1996).

Por otra parte, Dosil y Caracuel (2003) propusieron la siguiente definición:

  • Atención: forma de interacción con el entorno en la que el sujeto establece contacto con los estímulos relevantes de la situación (procurando desechar los estímulos no pertinentes) en el momento presente (excepto cuando la situación reclame interactuar con el pasado o con el futuro – retrospectiva o prospectivamente –).
  • Concentración: mantenimiento de las condiciones atencionales a lo largo de un tiempo más o menos duradero según exija la situación a la que nos estamos enfrentando.

¿Pero cómo funciona?, según la teoría de la atención (Nideffer, 1989) para que un deportista pueda rendir a su máximo nivel, debe estar centrado en los rasgos más relevantes para sus funciones, en aquellos estímulos que puede controlar. Según la teoría, hay 4 direcciones posibles y estas dependerán de dos dimensiones: amplitud (amplio o estrecho) y dirección (externa o interna) y el deportista debe ser capaz de cambiar el foco atencional según las demandas de la competición.

 

Resultat d'imatges de Teoria de la atención de R.M. Nideffer

Teoria de la atención de R.M. Nideffer, 1976

Un foco atencional amplio nos permite percibir varios estímulos simultáneamente, estar atento a diversos factores que pueden influenciar. Un jugador de futbol iniciando un contraataque debe actuar con el foco amplio y externo, viendo la posición de varios defensores y la de sus compañeros para encontrar el mejor pase, además de algún posible perseguidor. Por otra parte, un entrenador también debe usar un foco atencional amplio, pero con dirección interna, ya que debe analizar el desarrollo del juego y pensar, de entre las alternativas que tiene, que cambio o movimiento táctico es más útil para superar al rival.

El foco atencional estrecho es el que usamos cuando solo nos interesa controlar uno o dos estímulos. Un ejemplo claro de foco estrecho externo es un jugador de golf haciendo un putt en el green. Este debe estar pendiente solo de la posición de la pelota y del hoyo para calcular qué golpe realizar. Si queremos encontrar otro con dirección interna podría ser un jugador de futbol antes de ejecutar un penalti, ya que debe decidir hacia donde chutará para engañar al portero, usa una representación mental a la futura ejecución.

En definitiva, cuando estamos compitiendo hay distintas maneras de concentración y según el deporte que juguemos o qué recursos necesitamos en un determinado momento, nos tocará usar un tipo u otro. Si durante la entrevista se remarca tanto la importancia de saber a dónde dirigir nuestra atención y saber que estímulos necesitamos controlar es precisamente para saber hacia dónde dirigir nuestro foco atencional, pero esto puede verse afectado por varios factores, por lo que vamos a analizar posibles problemas atencionales que podamos encontrarnos.

 

Problemas atencionales

Los problemas atencionales pueden venir causados por distracciones internas o distracciones externas. Entre las distracciones podemos encontrar la incapacidad de tolerar la presión o la fatiga, relacionadas directamente con la competición, pero el problema más habitual es estar pendiente de eventos pasados o futuros. Es habitual ver jugadores que tras cometer un error grave pasan por una etapa de rendimiento inferior al suyo, el motivo suele ser que el jugador está más pendiente de la acción anterior que de la acción actual. Otro ejemplo podría ser un jugador a punto de chutar un penalti tras haber fallado otro en una jornada anterior, si antes de chutar tiene en mente el penalti anterior por miedo a volver a fallar, las posibilidades de errar se incrementarán.

En el caso de las distracciones externas son aquellas causadas por el entorno como el público o  el clima. Pero entre las distracciones externas también encontramos estrategias de distracción de los propios rivales. Aquí hay acciones limpias, como sería el caso de un jugador realizando una acción vistosa y poco común para llamar la atención o simular una discusión entre compañeros antes de lanzar una falta, y luego hay acciones más sucias como puede ser el  “trash talking” usado en la NBA, o incluso discutir con el árbitro y el equipo rival para ganar tiempo y sacarlos del partido, acciones con la finalidad de desconcentrar al rival para intentar reducir su nivel.

 

La concentración es clave en la competición

¿Cómo podemos mejorar la concentración?

Hay varias maneras para mejorar la concentración en competición. La primera ya la hemos podido ver en la entrevista a Pep Marí. Durante las olimpiadas del 92, el trabajo que llevó a cabo con la selección española de Hockey consistía en hacer consciente al deportista de aquellas demandas atencionales que se pretendía cubrir en cada momento y prescribirle una serie de comportamientos, extraídos de sus propios recursos, que le posibilitaran atender al foco más adecuado según la tarea a realizar. La importancia de saber a qué estar atento al realizar una determinada acción y entrenar aquella acción pendiente al 100% en esta.

Otra estrategia es el uso de autodiálogos. Estos también se pueden considerar como un distractor más, pero si aprendemos a manejarlo nos puede servir de mucha ayuda. El autodiálogo puede presentarse de tres maneras, positiva, instructiva o negativa. La positiva nos ayuda a motivarnos con frases como “sigue así”, “aguanta un poco más que ya lo tienes”. La instructiva la usamos para autocorregirnos “no te precipites antes de chutar”, “flexiona bien las rodillas antes del salto”. Y la negativa sin duda es la que más nos puede perjudicar, ya que son comentarios del estilo “como puedes fallas esto”, “para jugar así mejor haberse quedado en casa”. El primer caso nos ayuda a incrementar la motivación y a rendir mejor, el segundo nos ayuda a corregir posibles errores, no nos motiva pero si nos mejora, mientras que el tercer caso solo nos sirve para perjudicarnos. Para crear un buen autodiálogo debemos potenciar el autodialogo positivo y eliminar por completo el negativo. Además, es importante que las frases sean cortas y muy específicas, con un tono amable y dirigido en primera persona.

Por último, también puede resultar muy útil el establecimiento de rutinas. Es muy positivo establecer rutinas tanto antes como durante la competición. Esta técnica ayuda a evitar distracciones tanto internas como externas, ya que el deportista dirige su atención a la rutina. Actualmente podemos ver a muchos deportistas con determinadas rutinas, se ven en los jugadores de baloncesto al lanzar tiros libres, futbolistas antes de los penaltis o los tenistas durante el saque. Pero estas también pueden ayudar durante los períodos de descanso, por ejemplo un equipo de futbol durante el medio tiempo suele tener unas rutinas establecidas para no perder la concentración. Esta podría consistir en descansar en el vestuario 5 minutos, pensar en aquellos aspectos que se están haciendo bien y aquellos que se podrían mejorar, realizar la charla entre equipo y entrenador y por último lanzar unos mensajes motivacionales para salir enchufados. Esto que puede resultar tan obvio sirve para que el jugador sepa qué debe hacer durante el descanso y un cambio de rutina durante estos 15 minutos podría provocar una salida al campo sin estar concentrado al 100% debido a posibles distracciones.

Sin duda este es un tema muy amplio y hemos decidido resumirlo con estos ejemplos, pero si conocéis alguna otra estrategia, distracción o tenéis alguna duda que os gustaría compartir con nosotros no olvidéis hacer el comentario y os responderemos tan brevemente como nos sea posible. Esperamos que os haya gustado el artículo y os sirva de ayuda.

 

Bibliografía:

  • Dosil, J. (2008). Psicología de la actividad física y del deporte (2ª ed.). Madrid, España: McGraw-Hill/Interamericana de España, S.A.U.
  • Marí. J (1994) “Mejora de la concentración en pista: experiencia en hockey hierba alto rendimiento”. Apunts: educación física y deporte, 35, 32-37.
  • Nideffer, R.M. (1989) “Anxiety, attention and performance in sport: Theoretical and practical considerations”. A D. Hackford and Ch. D. Spielberger (Eds.) Anxiety in sport. New York: Hemisphere Publishing Company, CO.
  • Weinberg, R. S., Gould. D. (2010). Fundamentos de psicología del deporte y del ejercicio físico. Ed. Médica Panamericana.

 

Saulius Vasaris

@SauVasaris

Psicología del deporte: los objetivos

Vamos a tratar de las metas y los objetivos ¿cómo se eligen? ¿Qué debemos tener en cuenta? ¿Cuándo debemos marcarnos objectivos? ¡Entra y descubre-lo!

Antes de realizar la entrevista con Gerard Marín, me esperaba escribir sobre temas como el agotamiento o la fatiga, síntomas que lógicamente se vieron en el barco pero realmente no afectaron como pensaba que podrían afectar. Sin duda cuando un deportista se anima a realizar este tipo de competiciones es porque ama su deporte, le apasiona estar al pie del cañón y no tiene problema en pagar todo el precio para poder vivir esta experiencia, tanto en la cantidad de horas de preparación como la durada de la competición. Un bonito tema también para comentar otro día, la pasión por el deporte.

Lo que si pude ver fue una gran preparación para la competición y, sin duda, unos objetivos claramente marcados y compartidos por todo el equipo, por lo que hoy vamos a tratar esto, metas y objetivos, ¿cómo se eligen? ¿Qué debemos tener en cuenta?  ¿Cuándo debemos marcarnos objetivos? ¿Realmente es efectivo?

El establecimiento de objetivos es una de las técnicas más empleadas e investigadas por la PAFD. Fijar un objetivos ayuda a hacer visible el destino final deseado para todo el equipo, por eso es muy importante y ayuda a su buen funcionamiento el consensuarlos entre todos para asegurarnos estar de acuerdo y remar juntos en una sola dirección. Establecer objetivos se considera esencial para regular la motivación e influir positivamente en otras variables como la concentración, la ansiedad/estrés, autoconfianza o cohesión de grupo (Dosil, 2004).

Su funcionamiento ha sido analizado y demostrado en una gran cantidad de estudios en el ámbito del deporte, de hecho Burton, Naylor y Holliday (2001) realizaron la revisión de cincuenta y seis de los cuales se demostró un aumento del rendimiento en cuarenta y cuatro de ellos. Eso se debe a que fijar una meta ayuda a aumentar la motivación del deportista. Pero para poder asegurarnos su buen funcionamiento, antes debemos saber que tipos de objetivos podemos marcarnos.

La manera más habitual de diferenciarlos es entre: resultado, rendimiento o proceso. No hay una mejor que otra, todos  importantes según que se quiera conseguir:

  • Resultado: hace referencia al resultado en una competición. Un ejemplo es el objetivo marcado por GAES en la entrevista anterior, quedar entre los 3 primeros competidores. Lo que diferencia este tipo de objetivo de los otros es que no depende solo de ti ya que si el rival compite mejor, por muy bien que lo hagas, podrías no alcanzarlo. Es por eso que al fijarse este tipo de objetivos es muy importante saber nuestro nivel, el de los rivales y de la competición en general.
  • Rendimiento: depende principalmente del deportista en cuestión. Suele ser para mejorar una marca personal, un porcentaje en tiros libres, etc. En el caso de GAES, su objetivo de Rendimiento era lograr finalizar la regata en menos de 100 días y esto, si dependía solo de ellos.
  • Proceso: hace referencia a lo que hace el deportista, aquellas acciones a las que debe comprometerse para mejorar su rendimiento. Por ejemplo, en fútbol, un defensa central que trabaja el juego aéreo debe calcular la trayectoria de la pelota para realizar el impacto en el punto más alto del salto o un tenista trabajando la postura corporal antes de golpear marca como objetivo del entrenamiento intentar golpear con los pies fijados al suelo. Son comportamientos y pensamientos adecuados para consensuar su meta.

Otra manera  habitual de diferenciar las metas es según su duración. Podemos encontrar objetivos a corto, a medio o a largo plazo, aunque no hay establecido un período determinado. Lo que para un deportista podría considerarse a largo plazo quizá para otro seria a corto o medio.  Además, lo normal es plantear un objetivo a largo plazo y de este, establecer otros objetivos dentro para lograr el principal. Un ejemplo lo encontramos en la misma entrevista cuando Gerard dice: “No podemos salir de Barcelona diciendo que vamos a dar la vuelta al mundo, seria psicológicamente durísimo. El primer objetivo es llegar al estrecho de Gibraltar, el segundo a las Canarias, etc. Al final hay unos 8 o 9 de entre 5 y 10 días de duración según la distancia”. Otro ejemplo está en la liga de fútbol de España (20 equipos, 38 jornadas), se habla de la salvación matemática en los 42 puntos, cantidad que se marcan como objetivo aquellos clubes modestos que luchan por mantenerse,  a demás deben dividir la liga en varios objetivos de “X” jornadas cada uno que ayuden a consolidar el principal.

Recorrido del BarcelonaWorldRace

Hay varias maneras más de diferenciar las metas. Podemos encontrar las objetivas o subjetivas, dependiendo de si son mesurables o no. Dos ejemplos de la primera son: lograr un determinado hándicap para un jugador de golf o bajar la marca 2 segundos para la próxima competición de un nadador. Mientras que las subjetivas pasarían a ser un simple “hacer un buen partido” o “lograr plantar cara a un rival superior”.  Otra manera diferenciación es si son generales o específicas. Un ejemplo de la primera es hacer una presión fuerte al rival para impedir su juego, mientras que la segunda seria presionar al rival cuando intente salir jugando por el lateral derecho. Son matices que facilitan al deportista saber cuándo y cómo actuar, factor que da la seguridad y la motivación del reto.

Como podéis ver, hay muchas maneras de dividir los objetivos, esto da la posibilidad de marcarse más de uno a la vez, aunque se recomienda un uso moderado. Nuestra atención apunta hacia aquel reto que nos marcamos, sabemos a qué fijarnos, pero a cuantos más objetivos apuntemos, más se difuminará la luz de nuestro foco y se reducirá su efectividad. A demás tenemos que fijarnos en que los objetivos sean complementarios y el logro de uno no imposibilite el de otro.

Un objetivo nos ayuda a enfocar hacia la dirección deseada y no desviarnos o distraernos con posibles distractores

Para finalizar, para que un objetivo sea motivador debe suponer un reto para el/los deportista/s, eso significa que debe tener un grado de dificultad considerable, pero que sea alcanzable, ya que un reto fuera del alcance podría provocar un alto nivel de frustración mientras que otro muy fácil de lograr no provoca motivación alguna, con poco esfuerzo se puede lograr. Es por eso que habitualmente en deportes de equipo es el propio club o entrenador quien marca el objetivo a lograr, pero en estos casos, contar con la colaboración de los jugadores durante el establecimiento de objetivos puede ser muy positivo, ya que no solo ayudará a su motivación durante la competición, ver que su opinión se tiene en cuenta le ayuda a sentirse valorado y esto aumenta su compromiso con el equipo, un aspecto importante a tener en cuenta.

Así que ya sabes, si practicas algún deporte, formas parte de un equipo o lo diriges, analiza bien que objetivos te marcas y una vez los tengas, encara la proa hacia ellos y a trabajar para lograrlos, ¡seguro que te ayudaran a mejorar tu rendimiento!

Saulius Vasaris

@SauVasaris

Entrevista a Gerard Marín

Esta vez tenemos el placer de entrevistar a Gerard Marín (1982), campeón mundial clase Europa de vela y competidor de la Barcelona World Race ¡Entra y descubre-lo!

En esta ocasión vamos a conocer a Gerard Marín (1982). Toda una vida en alta mar compitiendo en vela y logrando un amplio palmarés del que cabe destacar la victoria en el Campeonato del mundo clase Europa en 2012 después de quedar dos veces subcampeón, 2002 y 2007. Además ha finalizado las últimas dos ediciones de la Barcelona World Race (2010/11 y 2014/15), ésta última quedando en tercera posición junto a Anna Corbella.

gaes_bwr_269_17002461251_9f77a4a17e_o

Llegada a la meta en la 3a posición. 91 días, 5 horas, 9 minutos y 21 segundos para recorrer 28.127,16 millas

¿Cuándo empezaste a practicar la vela?

A los 6 años. Me apuntaron a un curso de vela en Roses durante el verano y a partir de ahí me gustó tanto que empecé a ir todos los años. Lo que empezó siendo una afición poco a poco se fue incrementando, primero en Roses, luego a Empuriabrava y a los 14 años en la Escala, donde empecé a competir ya que hay regatas muy consolidadas en clase Europa.

Si no me equivoco, la clase Europa no es olímpica, con los resultados que obtenías, ¿no te hubiera gustado intentar ir más allá?

En su día fue olímpica la modalidad femenina pero nosotros teníamos que ir en clase Laser, también con barco individual. Creo que es un gran error pensar en ir a competir directamente con una clase olímpica. Lo principal es mirar qué hay en la zona donde vives y aprender con el tipo de barco que se use allá. Lo más importante es tener entrenador y una buena flota para entrenar bien.

Cuando ya tienes un buen nivel de navegación, si se ha hecho un buen trabajo táctico previo, independientemente del barco, puedes plantearte si ir o no a una clase olímpica. Ahí ya toca elegir con cabeza un tipo de barco donde puedas adaptarte físicamente bien. Por mi tipología quizá no hubiera llegado a ir con un barco Laser, ya que me faltaba físico, además el tipo de barco no me acaba de gustar, por lo que el tema de las olimpiadas estaba complicado.

Gerard Marín durante la regata

¿Pero lo intentaste?

En 2002 llegué a ser subcampeón del mundial y en ese momento pensé que había llegado a un buen nivel, por lo que decidí arriesgar y elegí competir en 470, una clase doble a contracorriente. Los entrenadores me decían que era muy alto para ser patrón pero lo quise probar, si no lo hubiera hecho me hubiera quedado siempre la duda de “¿y si hubiera ido bien?”. Finalmente no funcionó, pero el primer problema fue lo que comentaba antes, sin flota ni entrenadores de esta categoría tocaba navegar solo, y eso es muy difícil y produce poca motivación. Supongo que con un entrenador podría haber subido al tope de mi nivel y saber hasta qué punto se me hubiera dado bien.

¿Qué características son las que diferencian a un navegante de alto nivel de los demás?

Creo que con la vela hay muchos factores, si tuviera que dividirlo seguramente sería un 30% físico, 30% táctico, 30% psicológico y un 10% de varios.

Si te has entrenado y preparado bien para una regata y estás a tope, quedar entre los cuatro primeros no es muy difícil. Del primero al cuarto dependerá de la meteorología, el viento y la táctica. Para poder quedar primero lo debes hacer muy bien, evitar al máximo posibles errores y que las condiciones externas te acompañen. Por ejemplo a mi navegar con 10 nudos de viento me va muy bien, si hay más  viento, físicamente me cuesta mucho y al costarme más también lo disfruto menos, eso hace que otro más fuerte pueda hacerlo mejor.

Aprovechando tu respuesta, dices que el 30% es de cabeza, ¿en vela hay psicólogos deportivos?

Sí, yo he trabajado con 2, pero creo que es algo que va un poco con el carácter también, hay gente a quien le hace más falta que a otros. Para competir en este nivel tan exigente se debe sacrificar mucho y creo que si necesitas ayuda externa para no desmoralizarte o estar motivado es complicado. Con el trabajo en equipos puede que sea mucho más importante y necesario. Aunque recuerdo que me dieron algunos inputs que me han gustado y he usado a menudo, podría haberlo trabajado más pero al final no le di continuidad. También fuimos con Anna para la BWR y tanto ella como yo salimos pensando que fue realmente muy interesante, pero estaba lejos y teníamos un horario tan intenso… se nos hizo imposible acordar las visitas deseadas.

Pasamos a la BWR. Prácticamente 3 meses sin parar, ¿Cómo os organizáis el día a día para trabajar, descansar y dormir?

Nosotros acordamos guardias cada 3 horas. Anna quería hacerlas cada 2 horas y yo las quería hacer cada 4 pero ya había hecho cada 2 horas en otra regata de 30 días y acabe agotado. Entre que sales, comes, envías algún correo a la familia… al final solo duermes una hora.

A partir de aquí, quizá la única fuente de problemas fueron las guardias. Supongo que con la acumulación de cansancio acabas magnificando problemas que a priori no son nada. Para nosotros la puntualidad en las guardias era muy importante, si la guardia se acaba a las 4 y tienes hasta las 7 para descansar, a las 4:00 quieres estar fuera. En el momento que hay un retraso, hay un problema… el primer día quizá no, el segundo tampoco pero a la que pasan varios días pueden empezar las discusiones ¡y quizá solo era por 2 minutos!

Y tú puedes estar descansando o durmiendo, pero si viene una nube y se debe poner la vela, el compañero debe llamarte para sacarla entre los 2, si tienes tiempo te cambias y si no pues con pijama, con el agravante que el horario sigue siendo estricto. Si inviertes una hora para la maniobra quizá solo quede media para descansar. Aunque si pasa a menudo y a una misma persona, al final lo normal por parte del compañero es ceder y compensar para estar los dos en el mejor estado de forma. Por otra parte, si lo que toca es subir la vela, al no ser tan urgente, esperamos a despertar al compañero cuando falta media hora para terminar el cambio, así se usa tiempo de las 2 guardias y se evitan conflictos.

Gerard Marín junto a Anna Corbella presentando candidatura para la BWR 2014

¿Y el comer en el barco?

Todo es comida liofilizada. Se hace un estudio con un médico del CAR (Centro de Alto Rendimiento) donde se prueban varios sobres distintos y se escogen los que más gustan, unos 40 al final. También tuvimos algunos de “El celler de Can Roca” los cuales sin duda eran buenísimos, pero la mayoría del mercado común son muy similares.

El médico comprobó y organizo los elegidos según su contenido (calorías, proteínas, hidratos, etc.) de tal manera que, complementado con suplementos vitamínicos, tuviera una dieta equilibrada. Al final se ordena en bolsas numeradas para tener la dieta diaria con mis 3500 calorías, que, guste o no, te debes comer para no volver a casa con 10kg de menos. Lo que hice en esta última regata fue organizar las bolsas poniendo comida más fresca para los días de etapas con clima cálido y las comidas más pesadas para zonas frías. No podíamos saberlo exactamente pero si calcular un intervalo de días aproximado. Esta última regata solo perdí 2k de los cuales 1’5k era musculatura, que eso en el barco es normal.

La comida liofilizada es comida deshidratada después de cocinar, de tal manera que para prepararla solo se debe añadir agua hirviendo en el sobre y esperar unos pocos minuto. Sus ventajas son su facilidad en la preparación,el poco volumen que ocupa y el tiempo de conservación

Estar 24h al día durante 3 meses sin salir del barco debe ser agotador, ¿cómo lo hacéis para descansar psicológicamente?

En los descansos, libros y música. Leemos bastante mientras no estamos de guardia, de hecho yo llevaba bastantes libros y se me acabaron.

El tema regata pues, dividimos la ruta en objetivos. No podemos salir de Barcelona diciendo que vamos a dar la vuelta al mundo, seria psicológicamente durísimo. El primer objetivo es llegar al estrecho de Gibraltar, el segundo a las Canarias, etc. Al final hay unos 8 ó 9 de entre 5 y 10 días de duración según la distancia. Uno de los puntos más complicados es Hornos, sales del sud donde hace mucho frío y da la impresión que la regata ya se está terminando, la proa apunta a Barcelona y sabemos que en una semana podremos estar con manga corta. Pero van pasando los días sin ver nada alrededor y es todo tan monótono que se hace muy duro. Si a eso le sumas que quedan pocos libros y son los que has ido descartando… ¡peor aún!

Antes de suspenderse, este año la BWR se iba a realizar con una parada en Sídney, ¿a qué crees que se debe y en que beneficia en la competición?

Aquí creo que hay 2 argumentos. La regata, gracias a esta parada, gana patrocinadores ya que abre mercado en Australia. La segunda, es que nunca ha gustado que se comparara con la Vendée Globe (vuelta al mundo en solitario), y esta parada es una manera de diferenciarse y hacerla más única. Además, esto posibilitará hacer un reset al barco y arreglar esas partes tocadas durante la primera mitad. Actualmente se debe mimar mucho el material y no forzar la máquina para evitar que se rompa y tener que abandonar; el parar y poder salir mejor de lo que se ha llegado, permite apretar más tanto en la primera mitad como en la segunda.

Personalmente, habiendo finalizado la BWR dos veces, está parada en Sídney me gusta. El reto ya lo he realizado y ahora, cada vez más, prefiero disfrutar antes que buscar nuevos retos, y estos días para descansar sentarían bien.

También abre la puerta a casos como el nuestro, que no sólo teníamos patrocinadores de Australia, también se permite hacer el cambio de uno de los regatistas, que podría hacer el segundo tramo completamente descansado. Esto es bueno porque al final estas regatas son psicológicamente muy duras y este cambio puede dar mucho oxígeno.

Hicisteis poco trabajo de Psicología deportiva para la BWR pero os gustó, ¿Qué hicisteis?

Si, fuimos a dos sesiones y con Anna decidimos que haríamos más, pero debido a la falta de tiempo no nos fue posible. Recuerdo que me abrió ciertas puertas que no me esperaba y me hubiera gustado seguir trabajando, pero no pudo ser. Aún así nos ayudó mucho en el trabajo de equipo, de hecho durante toda la regata solo tuvimos un problema. Pasado el cabo de Hornos tuvimos que realizar una sesión de fotos que al final se alargó más de la cuenta, pero la discusión tampoco llegó a ninguna parte y el clima en el barco siguió estupendamente bien. Además el trabajo con el psicólogo no solo fue con nosotros, se hizo con todo el equipo para asegurar una buena puesta a punto y salir a competir en las mejores condiciones posibles.

Foto del GAES, realizada durante la última regata de la BWR

Sobre el objetivo con GAES, la intención era subir al podio y lo lograsteis bien. Tal y como fue la regata ¿podríais haber ido a por más?

Sí, estamos contentos porque ese era el objetivo y lo conseguimos. Los 4 primeros estuvimos varios días muy pegados hasta que uno rompió, con eso nos pusimos terceros y el grupo fue haciendo un poco de acordeón. Durante casi toda la regata seguimos igual y a buen ritmo para cumplir el objetivo. A media competición tuvimos que analizar si atacar a los primeros o no considerando el riesgo/beneficio.

Uno de los barcos de delante estaba tripulado por una pareja con mucha experiencia y era un poco más rápido, el otro era un barco similar donde el patrón ya había realizado varias vueltas al mundo, muy competitivo y se jugaba poco, si le hubiéramos apretado lo más probable es que él también lo hubiera hecho hasta que uno de los dos hubiera roto.

A eso hay que sumarle un punto de mala suerte, justo entre ellos y nosotros nos pilló un anticiclón que nos hizo perder muchas horas. Aún así nos acercamos bastante y quizá hubiéramos podido luchar por la segunda posición. Pero decidimos no poner en riesgo el objetivo, esfuerzo y todo el trabajo dedicado por una posición y consideramos mejor mantener el rumbo y asegurar terminar bien, terceros y cumpliendo.

Saulius Vasaris

@SauVasaris

Entrevista Iban Cuadrado

Hoy conversamos con Iban Cuadrado (1979), ex futbolista profesional y actualmente seleccionador de la C. A. de Murcia en la categoría Juvenil. ¡Entra y descubre-lo!

Hoy conversamos con Iban Cuadrado (1979), ex futbolista profesional y actualmente seleccionador de la C. A. de Murcia en la categoría Juvenil.

Defensa central, formado desde los 6 años en la Masía del Barça, donde pasó toda la etapa de formación llegando incluso a debutar en Champions League con el primer equipo. A los 21 años fue al Real Murcia donde pasó 7 años alternando etapas entre primera y segunda división. En el 2008 volvió a hacer las maletas para ir al Málaga dos temporadas más en primera y después de saltar al Rayo, Ponferradina y Salamanca, el 2013 decide cambiar de aires y vivir una nueva aventura en el futbol Chino. Allí pasó dos temporadas en el Shanghai Donghai y dos más en el Guizhou Zhicheng, donde finalmente colgaría las botas.

Fuiste de los primeros españoles en ir a jugar a China, ¿cierto?

Si, cuando estuve allí solo había dos o tres. Fui de los primeros en saltar hacia el futbol chino tanto en la segunda como primera división y la verdad es que fue una bonita experiencia.

¿Había más opciones a parte de China?

No, estaba sin equipo y salió esta opción. Ya estaba pensando en salir al extranjero cuando tuve esta oportunidad y pensé en ser valiente, adaptarme y a ver qué. Ir a otro país, sea europeo o más lejos al final es lo mismo. Te tienes que adaptar a una nueva cultura, nuevos compañeros, el clima…. Quizá en algunos países hay más diferencia que en otros pero te debes adaptar igual.

¿Cuándo decidiste ir a China pudiste llevar la familia?

Al principio fui a chequear, vi que no era el lugar adecuado para llevar a mis hijos y a mi mujer y lo que hice fue intentar adaptar un poco las cosas para que pudieran venir en verano. Los  primeros años fueron más complicados, luego los otros dos ya era en otro sitio, quizá más fácil pero al ser durante el periodo de colegio de los niños, preferí vivir yo la experiencia y cuando les fuera posible, que vinieran unos días.

Por mi parte ir a España era complicado ya que solo teníamos un mes de vacaciones al año, si hay mundial 2. Cuando aquí era verano y había parón, en noviembre, venia y pasaba las navidades con ellos.

¿Cómo fue la primera impresión que tuviste al llegar?

Fue complicada porque yo venía del futbol profesional y entré en una China que todavía no estaba profesionalizada. El mundo del futbol era completamente diferente, se entrenaba de diferente forma, todo distinto… fue un shock. Los primeros dos meses fueron duros pero al final poco a poco me fui adaptando a su rutina.

31390621_10213597688769591_8523712101875712000_n

En 2015 Iban fichó por el que sería su último equipo, el Guizhou Zhicheng, donde dos temporadas después colgaría las botas.

¿En un país de idioma tan distinto, como te comunicabas con compañeros/entrenadores?

Teníamos un traductor, con lo que empecé hablando en inglés, pero aprendiendo las palabras claves tanto para jugar durante los partidos como las más cuotidianas para poder ir a comprar o pedir ayuda. Para los partidos, unas 15 o 20 palabras como derecha, izquierda, arriba, abajo, presionar, defender, etc. y luego en ingles, que aunque ellos no lo dominaban si lo entendían un poquito. Parece complicado, pero al final a base de usarlo y encontrarte en esta situación se normaliza rápido.

Ha habido jugadores conocidos que también hicieron las maletas a China y al poco tiempo se fueron debido a la diferencia cultural y futbolística ¿te encontraste casos como este?

Si, casi todos los años. Vienen jugadores gracias a buenos contratos y el nivel económico que consiguen, creyendo que van a un futbol parecido y es completamente distinto. Lo que decía antes, un modelo de vida y una cultura distinta. Con un nivel competitivo que ahora ha mejorado, pero antes era menos profesionalizado. Te tienes que adaptar a muchas cosas y al final esto no lo paga el dinero, lo tienes que vivir en tus propias carnes y sobrellevarlo. No todo el mundo es capaz de adaptarse…. Y más ese nivel de futbolistas que vienen de clubs muy grandes, acostumbrado a tenerlo todo. Al final el dinero no es todo.

31318197_10213597693889719_3234682248783462400_n

En la última temporada de Iban en el Guizhou Zhicheng el equipo logro ascender a la Super Liga China por primera vez

Imagino que aparte de españoles habría gente de otros países. ¿Cómo se llevaba la diversidad cultural?

Depende de donde estés, en la ciudad de Shanghai hay españoles, ingleses y muchas nacionalidades pero yo no vivía en la ciudad. Estuve viviendo en un pueblo de una isla donde no había extranjeros, entonces solo con ir a comprar la gente ya me miraba raro. Era un pueblo más rural y de interior. Allí, como en muchas zonas de China la gente solo habla su idioma y esas son las dificultades con las que uno debe de convivir, exceptuando si estas en equipos top de ciudades muy grandes donde ya lo tienen todo.

Si hablamos del equipo, poca diversidad. En los primeros años había tres extranjeros, uno de Australia, otro de África y yo que hablábamos en inglés. El resto ya eran chinos que hablaban poco inglés, por lo que éramos los 3 que debíamos adaptarnos al grupo. Teníamos un traductor que venía a todos los entrenamientos, pero para una buena adaptación tocaba aprender su idioma para poder comprender algunas cosas más.

¿Dentro del campo había más limitaciones que pudieran condicionar a parte del idioma?

Si, por supuesto, es una forma diferente de jugar. Al principio según cómo te comuniques interpretan que les estas gritando y en realidad es una corrección. Depende de muchos factores como el tono de voz o comunicación no verbal, y ellos están acostumbrados a otro tipo de competición, son hándicaps que se han ido cambiando y cada vez igualando.

¿Mientras estabas allá, hubo algún momento que pensaste “¿qué hago aquí?”?

Si, a veces te pasa por la cabeza. Sobre todo los primeros dos meses porque eran tantas cosas diferentes que venían ganas de volver, pero empieza la liga, a jugar en estadios nuevos, competir y esto te limpia la cabeza. Recuperas energías y ganas para la siguiente semana.

Piensa que el primer año no tuve ni un día libre, era una rutina de dos entrenamientos diarios. Muchas rutinas diferentes a lo que estamos acostumbrados en España y poder adaptarse a eso los primeros meses cuesta. Te chocas, te quejas por todo porque al final crees que vienes de un nivel profesional y ellos no se adaptan a lo que dices, pero es porque eres tú quien debe adaptarse a ellos.

31326815_10213597697249803_6980687599765553152_n

En el Shanghai Donghai fue donde Iban inició su aventura asiática (2013), siendo uno de los primeros españoles en jugar la Superliga China.

Dos entrenamientos diarios cada día, ¿Qué tipo de entrenamientos?

Muy rudimentario y repetitivo, ahora ya va cambiando. Ha llegado mucha gente extranjera y más profesionales que ya están dando días de descanso. A mí me pasó, el primer año ningún día, el segundo ya teníamos uno a la semana y luego ya tuvimos nuestro micro ciclo de trabajo estructurado. Han ido poco a poco mejorando y dándose cuenta que no todo es entrenar, también es importante descansar y recuperarse tanto física como psicológicamente. Esto ha cambiado y está cambiando cada vez más rápido.

Por supuesto, la fatiga no es solo física, también hay la psicológica.

Si, esta es la peor, cuesta sobrellevar la fatiga psicológica, porque llegas con mucha energía pero la vas perdiendo poco a poco, esta energía psicológica va mermando cada día al tener que estar  siempre traduciendo, hablando otro idioma, limpiando problemas ya que cada día hay nuevos y se deben ir superando. Al final uno ve las cosas desde otra perspectiva.

¿Podríamos decir que has tenido la suerte de vivir la evolución de un futbol más “rural” por así decirlo a un futbol más globalizado y profesional?

No sé si es una suerte, porque vivir esas cosas no son fáciles. Ahora veo gente que va para allá y lo tiene todo; preparador físico, fisioterapeuta, medico e incluso van a hoteles buenos. Yo al llegar no tenía eso. He visto el cambio y lo que veo es que el futbol en China va a mejorar y los resultados sin duda van a venir.

¿Entonces hubiera sido más fácil haber ido un par de años después?

Más fácil no sé porque fácil no hay nada, más cómodo sí, pero al final creo que para mí esto ha sido mucho más rico. He vivido cosas muy bonitas que me han hecho aprender y mejorar, adaptarme y ver que en la vida no todo es de color de rosa.

Si, viendo tu web y redes sociales se puede ve que hay una estima por el futbol de China.

Si, lo sigo de cerca. A demás he dejado muchas amistades y muchos contactos allí. También tuve un final muy bonito en el cual el aficionado mostró mucho cariño, al final uno deja un poco su sello de personalidad y nunca se cierra la puerta a volver como entrenador u otro rol. Ahora empiezo la carrera de entrenador, completamente diferente. Con esto se reestructura la forma de pensar y vivir el futbol. Esta opción no depende de mí, pero en un mercado así abierto nunca se sabe que puede pasar.

A demás, cuando te encuentras con una situación tan complicada, en un contexto tan diferente, lograr normalizar la situación y seguir adelante es más gratificante.

Si, eso es verdad, fue muy duro debido a varios factores. La contaminación, una alimentación no muy buena, poco descanso entre tantos entrenamientos… al final si no estás preparado lo pasas mal, pero cuando lo miras con perspectiva es cuando verdaderamente te das cuenta de todo lo que has pasado, todo lo que has conseguido y de cómo te has podido superar. Es muy gratificante, una mejora tanto en la vida como en la propia persona, sobre todo en un caso así.

Todas estas cosas uno debe tenerlas en mente y debe vivirlas, no todo es dinero y jugar a futbol. También es estar lejos de la familia, respetarla desde lejos y que sepan que estas por ellos desde aquí. Hay muchas cosas y al final debes tener la cabeza muy bien amueblada, saber a dónde vas, para qué y luego rendir, ya que lo que quiere el club son resultados y rendimiento. Como soy una persona trabajadora y humilde siempre pude aportar donde he estado, a demás las cosas han ido bien. Fui para un año y he acabado cuatro con posibilidad de seguir, pero al final uno mira la balanza y después de tantos años fuera, con los niños creciendo y yo lejos decidí retirarme, las prioridades van cambiando y vi que para mí, las más importantes ya eran otras. A demás, habiendo acabado bien y con la gente contenta pensé que era un buen momento. Ahora empiezo una nueva etapa, preparándome y formándome en España como entrenador.

Si quieres saber como puede afectar la comunicación en el deporte puedes leer el artículo relacionado en el siguiente enlace La comunicación en el deporte

31416903_10213597699769866_8505766392778194944_n

Saulius Vasaris

@SauVasaris