La personalidad en el deporte

Sobre J.Viejo me gustaría empezar haciendo referencia a su experiencia como entrenador. El se muestra contrario al autoritarismo, considerando más interesante una enseñanza individualizada y motivacional hacia los jugadores, por lo que es interesante remarcar la importancia del líder y su forma de liderar. El liderazgo es un tema muy interesante para tratar, pero lo analizaremos en otra entrevista, ahora me interesa ver como diferencia cada jugador de manera individual, considerando un trato globalizado del equipo no tan positivo como puede ser el de trabajar pieza por pieza, jugador por jugador. Esta visión es muy importante porque aquí Jorge ya empieza a demostrar la importancia que tiene el tema de hoy, la personalidad.

La personalidad es uno de los temas en los que más artículos se ha escrito en las últimas décadas, ya que se considera un aspecto muy relevante en cuanto a investigación y, en todos los artículos, siempre hay un punto en común, la singularidad. Cuando entramos en los aspectos deportivos no podemos ignorar que antes de trabajar con deportistas lo hacemos con personas y estas tienen una personalidad propia que les diferencia del resto, por lo que la reacción en una misma situación y el trabajo a realizar por parte de un psicólogo nunca será exactamente igual.

 “hay que estar atento porque muchas personas toman esa decisión (ir a un club grande y vivir en la residencia) y luego se ven afectadas bajando el rendimiento por estar lejos de sus padres, otros reaccionan con fuerza considerando que como tanto ellos como su familia están haciendo un sacrificio pues deben redoblar la apuesta para que sirva de algo”. Tras estas palabras podemos apreciar la importancia de la personalidad en una situación tan compleja como es la de ir a vivir fuera de casa en busca de una oportunidad en el deporte de élite. Antes de nada, tenemos que dejar muy claro que en esta frase no se hace referencia en absoluto a jugadores “buenos” o “malos, “fuertes” o “débiles” ni tan siquiera a jugadores más capacitados que otros. Son deportistas que, por sus características de personalidad (innatas o adquiridas), pueden necesitar, en mayor o menor medida, el concurso de alguien que ayude a optimizar sus capacidades. (Dosil, 2004).

En este ejemplo que hemos dado podemos ver como lo que para unos puede suponer una amenaza,  para otros es una oportunidad. Esto dependerá de su personalidad y la manera de ver y analizar las situaciones. Pero, ¿la personalidad es innata o adquirida? ¿viene influenciada por nuestras vivencias y el entorno o cada uno la trae de serie?  A día de hoy se considera que los dos factores son influyentes en nuestra manera de ser.

La personalidad no debe influir en la elección del deporte que queremos practicar, lo importante es que nos guste o no ese deporte (y aquí si influye la personalidad).

Se han realizado diferentes teorías explicativas para entender desde donde se construye la personalidad.  De hecho, hay muchos puntos de vista distintos para un tema tan amplio, pero limitaremos la explicación a los 3 paradigmas generales:  disposicional (interno), situacional (externo) y  interaccionismo ( interacción de los dos anteriores).

  • Disposicional (interno): Considera la personalidad un rasgo estable y consistente a lo largo del tiempo, por lo que un deportista que actúa de una determinada manera en competición, actuará de igual manera en otras situaciones de su día a día fuera del deporte, ya sea en casa con la familia, en otro trabajo, etc… Aquí podríamos encontrar esas opiniones sobre alguien que es una persona “tranquila” o “impulsiva”, esta característica se considera innata, por lo que es difícil de modificar en la persona.Si eres estudiante de psicología o estas interesado en este tema específico, en esta línea podríamos encontrar los trabajos de Allport (1961), Cattell (1965) y Eysenck (1970) que defienden el enfoque sobre los rasgos de la personalidad.

 

  • Situacional (externo): En este enfoque, la conducta viene condicionada por la situación y el contexto donde se encuentra la persona, de esta manera la personalidad dependerá de lo que lo rodea más que de sus propias características. Para entendernos, si habéis practicado deporte seguro que conocéis a esa persona que dentro del terreno de juego era un jugador agresivo, aquel que iba a por todas y no evitaba ninguna confrontación pero que fuera del contexto deportivo era la persona más pacífica con la que podías coincidir, pues esta diferencia comportamental es causada por el aprendizaje que obtuvo en el contexto deportivo.Este enfoque se entiende desde una perspectiva más conductista donde parte del peso está en el aprendizaje por observación. Tomando como referencia la teoría del aprendizaje social de Bandura (1977) vemos la importancia de aprender y desarrollar nuevas conductas mediante la observación de otras personas o deportistas. Para disipar cualquier duda la mejor manera de entenderlo es desde la visión de un niño, el cual aprende a actuar imitando el comportamiento de las personas que lo rodean (modelos), poniendo en primer lugar aquellos que percibe como mas semejantes (padres, hermanos, etc…). Es desde este punto de vista donde entra la crítica a aquellos profesionales con malas conductas, ya que son un ejemplo para aquellos niños que quieren “jugar como el”.

 

  • Interaccionismo: Actualmente se considera que la personalidad depende de los dos enfoques anteriores, por lo que es importante tener en cuenta tanto las características personales del jugador como el contexto en el que se encuentra. Por lo tanto es importante que los entrenadores y miembros de un staff técnico observen el comportamiento de los deportistas para poder conocerlos y saber en qué situaciones pueden desarrollarse mejor y en que otras se debe reforzar su conducta a través de los entrenamientos. Con ello se deben controlar los factores ambientales facilitando un entorno óptimo para el entrenamiento y ayudando a los jugadores a aprender, a la vez que se individualiza en aquellos aspectos donde disciernen los jugadores.

 

Zona de confort, aprendizaje y pánico

Otra manera de analizar esta situación en la que se encuentran estos jóvenes deportistas la encontramos con la zona de confort, aprendizaje y pánico usado habitualmente en el coaching. Esta teoría nos explica el funcionamiento del aprendizaje y el crecimiento personal, el cual consta de estas tres zonas:

Zona de confort: Aquí lo conocemos y dominamos todo por lo que no hay aprendizaje. Nos sentimos seguros, ya que nada puede sorprendernos, pero no hay crecimiento personal. En esta zona también entran nuestros hábitos, rutinas y comportamientos. Si hablamos de los jugadores que están aprendiendo este deporte, aquí se encuentran aquellos que no evolucionan, saben realizar un número determinado de acciones técnicas y como les funciona no ven la necesidad de aprender nuevas habilidades. Eso, sin duda, les perjudicará en un futuro ya que su nivel de juego no incrementará, llegando el día en que estas habilidades no sean suficientes.

Zona de aprendizaje: Al salir de la zona de confort buscamos ampliar nuestra visión y conocimiento. Con ello expandimos más el “terreno” como podría ser el viajar a países desconocidos y conocer otras culturas. Cuando vamos a la zona de aprendizaje nos enriquecemos y con ello tenemos nuevas sensaciones que pueden provocar cambios tanto en hábitos como en comportamientos. Estos cambios también ayudan a ampliar nuestra zona de confort, ya que una vez aprendido aquello por lo que estamos aquí acaba formando parte de nosotros. Un ejemplo seria Paolo Maldini, histórico defensa del Milan. Durante muchos años fue defensa lateral, posición que dominaba perfectamente, pero terminó jugando de defensa central. Cuando le tocó cambiar de posición tuvo que salir de su zona de confort para pasar a jugar “diferente”, pero una vez dominó la posición de central a la perfección, esta pasó a formar parte de su zona de confort.

En el caso de los jugadores del futbol base es muy importante mantenerlos en esta zona y ayudarlos a aprender aspectos nuevos que los ayuden a mejorar, ampliando sus habilidades ya dominadas pero sin alejarlos demasiado, ya que de ellas es de donde sacaran los recursos para evolucionar y lograr mejorar como jugadores.

Zona de Pánico: Esta es la 3ª zona, está más allá de la zona de aprendizaje, en ella está la parte más desconocida e incontrolable y lógicamente, la más arriesgada. A diferencia de la zona de aprendizaje, aquí no podemos ver la zona de confort, hemos perdido de vista aquello que nos da seguridad y estabilidad, donde tener un soporte y poder agarrarnos en caso de emergencia. Produce una sensación de indefensión que lleva a una posición defensiva que nos impide llevar a cabo un aprendizaje positivo.

Durante la entrevista con J.Viejo nos comentó como Mascherano se tomó su estancia en la residencia con mucha garra ya que suponía una oportunidad única, mientras que otros deportistas bajaron el nivel e incluso llegaron a abandonar. Aquí se distingue como mientras Mascherano estaba capacitado para aprender de esta situación, otros jugadores entraron en su zona de Pánico. Por eso es tan importante conocer la personalidad de los jugadores, para evitar situaciones de abandono, aunque en casos como estos es difícil encontrar soluciones.

La limitación, flexibilidad y tamaño de cada zona es individual para cada persona, por lo tanto, debemos tener esto en cuenta cuando nos encontramos con un jugador nuevo dispuesto a iniciar una posible carrera profesional. Es importante saber diferenciar donde están sus zonas, intentar mantenerlo en la zona de aprendizaje y evitar entrar en la de pánico, ya que la inseguridad y sensación de indefensión puede perjudicar considerablemente su evolución… y no nos estamos refiriendo solo a los aspectos deportivos, ya que el hecho de ir a vivir en una residencia lejos de la familia también supone alejarse de su zona de confort.

 

Saulius Vasaris

@SauVasaris

 

Este artículo esta relacionado con la entrevista de Jorge Viejo; no te pierdas detalle y entra en este enlace para más información.

Entrevista Jorge Viejo

Esta entrevista esta relacionada con el post de la Personalidad en el deporte.

En esta ocasión hemos tenido el privilegio de conversar con Jorge Viejo, actualmente trabajando desde el 2014 como asesor deportivo y en la dirección de búsqueda de talentos y jóvenes promesas para River Plate, aunque también ha sido entrenador desde 1984 en clubes como: Quilmes, Argentinos Juniors (divisiones formativas), Olimpia (Paraguay), Boca Juniors o el mismo River Plate.

– Tengo entendido que también estuviste unos meses colaborando en el F.C. Barcelona, ¿cómo fue?

– Si, en el año 1974, antes de ser entrenador. La época de Rinus Michels en el Barcelona, donde de la mano de compañeros argentinos exbarcelonistas, tuve la oportunidad de que me abrieran la puerta, pudiendo estar con Johan Cruyff, que para mi fue una suerte ya que tengo 2 referentes en cuanto al deporte, uno es Cruyff y el otro Phill Jackson (entrenador de baloncesto).

Dos entrenadores de distinto deporte, pero con la intención de hacer disfrutar con buen juego, competitivos pero vistosos.

Si, disfrutar, pasarlo bien y no perder de vista el juego.

¿Y a que se debería dar preferencia en el deporte base, al juego o al resultado?  

Nadie juega para perder a nada, todos queremos ganar cuando jugamos, tiene que ver el cómo. Los cómos tienen que ver con esto, uno pregona que nunca se pierda de vista lo ético y lo estético.

No pretender tener siempre la razón, de hecho la razón te la acaba dando los resultados. De la receta que uno utiliza tiene que ver qué resultados va adquirir con eso y de acuerdo a eso lo va modificando, pero el resultado siempre está latente, si un equipo con una idea determinada para jugar no consigue resultados eso vuelve como un boomerang para la autoestima y la motivación de los jugadores.

-El sistema debe ser estable, pero cuando no funciona se debe cambiar. Cada año se ven casos de entrenadores ser destituidos por insistir en un sistema aún ver que en este equipo no funciona. Es importante aprender a adaptarse donde está.

Claro, mi idea es que hay 2 formas que uno puede emplear, la “autoritaria” imponiendo porque soy el entrenador y la otra es la que uno va marcando insinuando y acompañando, sin tanto intervencionismo. Entonces uno cree en una de las dos, pero las dos son modificables en todo momento, o sea si se ve que no le da resultado dentro de esta misma manera puede ir apretando otros timbres.

– ¿uno puede variar de una a otra según el comportamiento del equipo?

Simplemente digo que todas las posturas teóricas son muy lindas para describir, pero en la práctica es donde uno debe tener el pulso de que todas las cosas no son así para todos. Cuando es un grupo colectivo y por lo tanto personas, emplear un método idéntico para todos no me parece bien, pero no lo desapruebo. Simplemente yo uso una forma más individualizada. Aunque en mi idea, uno nunca debe de ser autoritario, pero repito, cuando yo hablo, hablo desde mi opinión y desde mi experiencia, no con pruebas de que esto sea una receta mágica. Es lo que a mí me funciona.

Sobre talentos de River, ha habido varios jugadores profesionales que han pasado por tus manos siendo entrenador: Higuaín, Riquelme, Redondo, Gago, Sorín y un largo etc. Hay alguna característica que tengan en común todos ellos aparte de ser técnicamente unos fuera de serie?

La verdad es que he tenido mucha suerte en mi carrera porque coincidimos juntos en el momento y el lugar indicado. Pero no, son personas, cada uno distinto al otro, cada uno con sus particularidades. Hablando específicamente del juego tienen la misma sensibilidad.

-Y entre ellos y todos aquellos que aún y tener mucha calidad como jugadores no lograron llegar a triunfar?

No, la diferencia tiene que ver con los momentos de la vida y el futbol es exactamente lo mismo. Hay posibilidades que se le presentan a algunos y a otros no, pero había muchos jugadores en ese grupo que no han triunfado, muchísimos que seguramente cualquiera de los mencionados podría decir “ese era mejor que yo”, pero eso son circunstancias de la vida.

Jorge viejo junto al exfutbolista Leonel “Pipa” Gancedo observando juveniles en 2014

– ¿Entonces hay que considerar importante el factor del azar para lograr la oportunidad de llegar al nivel profesional?

Sí, hay muchos factores que pueden influir, el futbol tiene muchos aspectos que maneja el azar, por ejemplo, si yo soy el número 5 en la categoría inferior de Redondo y está jugando él, pues yo no voy a tener posibilidades, entonces voy a tener que irme del club a otro lugar, donde quizá no va bien o prioricé estudios o trabajos… hay millones de cuestiones que juegan en esto, no solamente la calidad.

El factor de la personalidad simplemente hace que uno tenga su estilo de juego, cada uno juega acorde a su manera de ser, hay quien tiene más garra o quien tenga más técnica… no es un rasgo que defina con llegar o no llegar. En ese grupo de jugadores había de fuerza, garra y perseverancia, otros más light, otros por su talento natural… pero si con disciplina, ya que el futbol requiere de ella.

– Sobre los jóvenes talentos de River, estar en el club te da la oportunidad de llegar a profesional algún día, pero nada puede garantizar esta suerte. Hay diferencia entre aquellos que vienen de fuera y residen en la residencia lejos de sus familias, en comparación a los que son de la misma ciudad?

Si, la diferencia es obvia. Una cosa es estar contenido por tu familia y tener ese apoyo y seguridad y la otra es ir lejos a una pensión u hotel. Cada uno responde a su manera, hay que estar atento porque muchas personas toman esa decisión y luego se ven afectadas bajando el rendimiento por estar lejos de sus padres, otros reaccionan con fuerza considerando que como tanto ellos como su familia están haciendo un sacrificio pues deben redoblar la apuesta para que sirva de algo, un ejemplo es Macherano que estuvo en la residencia y siempre mostró mucha garra aún la distancia de casa.

De hecho hubo muchos casos de chicos que no han querido venir por no querer dejar a su pueblo, su pareja… eran buenos jugando a futbol pero no tenían interés de hacer este sacrificio.

– En la residencia hay jugadores de todas las edades, ¿Qué edad es más complicada para vivir allá?

Hay 2 edades comunes donde más cuesta a los jóvenes en la residencia. Los más chiquitos lógicamente y en la edad de la adolescencia cuando empiezan con la noviecita, los amigos del barrio y todo este entorno que también tienen un peso importante en su vida.

De hecho entre la pre adolescencia y adolescencia es cuando más abandonos hay en el mundo del futbol, podemos ver que también es equiparable en la base de equipos profesionales. Eso se debe a entornos nuevos y en este caso seguramente a la dificultad que supone la compatibilidad entre estos.

– En River hay psicología deportiva?

Si, varios psicólogos trabajando por grupos. Hay un área de psicología trabajando tanto con los de primera como categorías inferiores pero siempre en grupo, no hay uno solo. Del tema deportivo, lo específico del juego no se trata. Trabajan con las cosas que ellos ven en los juegos y consideran que se debe mejorar por la parte psicológica. Ellos hacen su diagnostico y luego llevan a cabo lo que consideran.

– ¿Y a parte de con los jugadores, también trabajan con técnicos y/o responsables del club?

Si, también trabajan con nosotros, pero no mezclan los temas. Si ellos ven dificultad en algún chico piden autorización para trabajar con él, hablan con el entrenador y si no hay problema pues tratan con el jugador para mejorar ese aspecto considerado.

Y los aspectos que más trabajan son los de las cuestiones sociales, de la vida diaria, un trabajo importante fuera de cancha y luego también en lo específico. Si ellos traen un problema que tiene que ver con su naturaleza de vida, con su cultura y educación y lo manifiestan en la cancha deberán trabajarlo con los psicólogos… si no lo curan ellos, en el equipo tampoco podrán.

Saulius Vasaris

@SauVasaris

 

Este post esta relacionado con el de la Personalidad en el deporte; si no quieres perderte ningún detalle pincha aquí

Introducción a la Psicología Deportiva

Bienvenidos a esta nueva sección de Ciencia Políticamente incorrecta dedicada específicamente a la psicología deportiva. Un tema que, sin duda, cada día levanta más interés y se está ganando un merecido lugar en el mundo del deporte. Conscientes de este aumento de interés e información, aquí hemos decidido tratar el tema de una manera más amena, diferente y con ejemplos reales, donde aparte de la información teórica necesaria para conocer la PAFD (Psicología de la Actividad Física y del Deporte) ofreceremos historias de profesionales del deporte intentando entender aquellos factores psicológicos que influenciaron en su carrera.

Por lo tanto, a lo largo del año (y esperemos que más tiempo) colgaremos mensualmente una entrevista a diversos deportistas o agentes relacionados con el deporte como pueden ser entrenadores, directivos, cazatalentos e incluso psicólogos deportivos, desde los que podremos ver y entender diversos aspectos psicológicos que afectan en las distintas modalidades que vamos a tratar. La finalidad no será solo tratar de entender la PDAF de primera mano, también poder conocer a nuestros invitados desde un prisma diferente al que normalmente son conocidos y también las distintas dificultades que pueden darse según el deporte o posición, a veces de manera muy específica y otras más generales.

deportes3

La psicología del deporte se puede trabajar en absolutamente todos los deportes, sean colectivos o individuales, ya que en todo deportista siempre existe el factor psicológico

¿Qué es la PAFD?

Definiciones sobre la PAFD hay varias, pero hemos decidido compartir estas dos:

La psicología del deporte y el ejercicio comprende el estudio científico de las personas y sus conductas en el contexto del deporte y de las actividades físicas, y la aplicación práctica de dicho conocimiento (Gill, 2000)

La psicología de la actividad física y del deporte es una ciencia que estudia el comportamiento humano en el contexto de la actividad física y deportiva, y como disciplina de las ciencias de la actividad física y aportando los conocimientos psicológicos al mismo y, de esta manera, contemplando y enriqueciendo las aportaciones propias de otras ciencias, como la medicina, la sociología o el derecho. (Dosil, 2004)

Para profundizar más en el tema, la explicación sobre ¿Qué es la PAFD? la podemos encontrar en este post de uno de nuestros invitados especiales del blog. Pero para poder entender más en que situaciones la podemos encontrar y como trabajarla vamos a adentrarnos un poco en el tema.

Para empezar, es importante saber desde donde puede trabajar un psicólogo deportivo y que funciones puede tener en cada caso. En la PAFD se puede trabajar desde tres campos principales, la investigación, la docencia y en el asesoramiento:

  • Un psicólogo deportivo que decide ejercer el rol de investigador tiene la función de profundizar en los conocimientos a través de la investigación. Por ejemplo podríamos encontrar casos de investigadores intentando conocer la mejora del rendimiento en determinados deportistas con la práctica de una herramienta psicológica como podrían ser la visualización o la relajación. También podríamos encontrar investigadores comprobando la reacción que puede producir la práctica del deporte o ejercicio físico en la personalidad de una persona, ya sea reduciendo el nivel de estrés, ansiedad, etc. Profesionales que usan datos y resultados y que nos ayudan sin duda a conocer y mejorar en esta ciencia, es por eso que la mayoría desempeña sus funciones desde el ámbito universitario.
  • Aquellos que deciden ejercer el rol de docente es habitual encontrarlos trabajando en el ámbito universitario, aunque también pueden ejercer la docencia desde centros especializados o como divulgadores de sus propias investigaciones en congresos y conferencias. Por lo tanto, no es incompatible ejercer el rol de investigador con el de docente.
  • El último campo es el del asesoramiento o consultor. Tal y como indica su nombre es aquel profesional al que acuden los deportistas, profesionales del deporte o clubes para obtener un asesoramiento ya sea para una finalidad muy concreta como podría ser un deportista que quiere recuperar la confianza después de sufrir una lesión o un entrenador que quiere mejorar sus habilidades de comunicación, o un trabajo más generalizado con el que poder trabajar más aspectos, como podría ser el psicólogo deportivo dentro de un club deportivo o incluso un deportista individual que quiere asesoramiento constante para potenciar su rendimiento, conocer aquellas conductas que le dificultan su progreso, o aprender a gestionar situaciones complicadas en su carrera. En este último rol cada vez es más habitual ver al psicólogo trabajando de manera aplicada como parte de un staff técnico, pisando el terreno con la ropa deportiva puesta, perdiendo de vista las cuatro paredes de un despacho, aunque en determinados momentos también sea necesario trabajar en el.

El principal objetivo en el trabajo aplicado es lograr el máximo rendimiento
posible del deportista, ahí entran los factores como la confianza, la motivación
o el nivel de activación entre otros.

Los tres roles poseen una vital importancia para la psicología del deporte, uno mejora y amplia su conocimiento, el segundo la divulga y el tercero la pone en práctica. Es este último el que acaba trabajando directamente con los deportistas, pero ¿somos realmente conscientes de todas las posibilidades de trabajo que ofrece la psicología del deporte? Seguramente si, ya que si estás leyendo esto es porque tienes interés en este mundo, pero aún así voy a detallar varias posibilidades de manera generalizada para que nos demos cuenta que el trabajo del psicólogo deportivo no es el del bombero apagafuegos. Tenemos que terminar con el prejuicio aún tan presente de que ir al psicólogo es sinónimo de tener un problema. La mayoría de funciones que ofrecemos son para sumar y mejorar el rendimiento a un nivel superior evitando que se pueda producir ese posible problema o ayudando a que su afectación sea mínima en caso de haberlo. “Es mejor prevenir que curar”.

Podemos trabajar en aspectos tan importantes como:

  • Trabajo en equipo: la cohesión, la comunicación (entre jugadores o de entrenador a jugadores), liderazgo (tanto en entrenadores como capitanes).
  • Aspectos individuales en el bienestar personal y la salud: las rutinas de entrenamiento, reducción de ansiedad, prevención, aceptación y rehabilitación en lesiones, el autocontrol (mejora de conductas)
  • Aspectos individuales para mejora del rendimiento: Mejorar la concentración y atención, buen nivel de autoconfianza, control de la activación, técnicas como la relajación o visualización.
  • Deporte base y formativo: Reforzar los valores deportivos, el fair play, ayudar en la adquisición de buenos hábitos.

Esta es una lista muy genérica, donde cada aspecto comentado se puede trabajar de varias maneras siempre dependiendo de con quien se deba llevar a cabo, pero queda en evidencia que los beneficios de la PAFD son muchos y realmente importantes. A lo largo de los siguientes meses intentaremos ver con nuestros invitados como han influenciado estos aspectos ya sea trabajando o no con un psicólogo, las diferencias en la respuesta según el deportista y la importancia de trabajarlos.

Saulius Vasaris

@SauVasaris

 

Bibliografia:

  • Dosil, J. (2008). Psicología de la actividad física y del deporte (2ª ed.). Madrid, España: McGraw-Hill/Interamericana de España, S.A.U.
  • Weinberg, R. S., Gould. D. (2010). Fundamentos de psicología del deporte y del ejercicio físico. Ed. Médica Panamericana.